Breves

La Coprosave analizó las acciones de control y monitoreo de la polilla de la vid

En reunión informaron que desde la colocación de los difusores de confusión sexual no hubo captura de individuos de Lobesia botrana (polilla de la vid), lo cual indica que el sistema de control implementado está dando resultados positivos en los Valles Calchaquíes.

Durante una reunión realizada en el Centro Cívico Grand Bourg, la Coprosave (Comisión Provincial de Sanidad Vegetal), realizó un análisis sobre la actualidad de las diferentes acciones de control y monitoreo de Lobesia botrana (polilla de la vid), que se vienen efectuando e informó que los sistemas utilizados arrojaron resultados favorables, al no capturar individuos del insecto.

La reunión estuvo presidida por el secretario de Asuntos Agrarios, Flavio Aguilera, y en ese ámbito también dialogaron con productores del sector vitivinícola sobre la necesidad y posibilidad de conformar un ente sanitario que los nuclee en el marco del Registro Nacional de Entes Sanitarios, conforme a lo establecido por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en la Ley N° 27.233, y su reglamentación a través de la Resolución N° 671. Se trata de un trámite gratuito y pueden inscribirse asociaciones civiles sin fines de lucro, entidades académicas, colegios profesionales y entes oficiales (nacionales, provinciales y municipales) de carácter público, privado o mixto.

Respecto a las tareas de control de la polilla de la vid, explicaron que a partir de la colocación de difusores de confusión sexual no hubo capturas de individuos de Lobesia botrana, lo que indica que el sistema de control implementado está funcionando correctamente en la zona de los Valles Calchaquíes. Mantendrán una nueva reunión en el término de 15 días.

Lobesia botrana es una plaga que ataca principalmente el cultivo de vid, por ello se la conoce comúnmente como la “polilla de la vid". Es una plaga de importancia cuarentenaria para la República Argentina que se encuentra bajo control oficial. Produce daños directos provocando pérdidas en los volúmenes de producción, menor rendimiento por planta, afectando además la calidad de la fruta tanto para consumo en fresco como para vinificación. Además favorece el ataque de diversos hongos patógenos que provocan la podredumbre del racimo.

Participaron del encuentro el director general de Agricultura, Gunther Schreiner; la jefa del Programa Protección Vegetal, Guadalupe Juri Lindow; Gustavo Caruso, técnico de la Dirección General de Agricultura, autoridades del Senasa y productores.

- Prensa Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable