2017: el año en el que una robot obtuvo más derechos que las mujeres de su país

Sophia es una humanoide que ve, actúa y aprende como un humano. Fue presentada en 2017, un año con implicancias que marcarán nuestro devenir como humanidad.

En el último día de un año repleto de novedades tecnológicas, conviene reflexionar sobre algunos acontecimientos que pasaron casi inadvertidos, pero cuyas implicancias marcan nuestro devenir como humanidad.

Uno de ellos fue noticia hace un par de meses: una robot, fabricada por la compañía Hanson Robotics de Hong Kong, fue nombrada como la primera ciudadana no-humana de la historia. Su nombre es Sophia, una humanoide que se ve, actúa y aprende como un humano.

"Me siento muy honrada y orgullosa de esta distinción única (…) es histórico ser el primer robot en el mundo en ser reconocido con una ciudadanía", dijo Sophia durante la conferencia internacional de tecnología y futuros negocios "Future Investment Initiative", que se realizó en Arabia Saudita, el país que le otorgó este beneficio, con una celeridad que le niega a los humanos.

Es que el Reino Saudí busca diversificar la matriz de su economía -basada en el petróleo- y comenzar a transitar el camino de la innovación en tecnología. Con bombos y platillos, armó su presentación al mundo en este evento internacional del que fue anfitrión y en el que también anunció la construcción de NEOM, una nueva ciudad con robótica y energías renovables en la que invertirá 500 mil millones de dólares. Parte de las políticas diseñadas por el príncipe heredero del país, Mohámed bin Salmán, de cara a 2030.

- Por Muriel Balbi

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook