Entrevista exclusiva desde Somma Vesuviana, provincia de Nápoles

Andrea Martínez, bailarina argentina residente en Italia: "Sentir que puedo sostener a otros me sostiene"

"Ahora baila por el mundo...." sería el corolario de una nota de Cultura en la que Andrea nos hable de su arte: del ballet clásico, del tango y de toda su magnífica carrera sobre los escenarios diversos: su paso por Salta, Córdoba, Buenos Aites y Europa, entre otros destinos. Pero hoy, en clave de añoranza de las luces en las tablas, nos une el espanto, la congoja y el enorme deseo de superar el mal que azota al planeta: la pandemia del coronavirus. De cuarentena a cuarentena, instalamos la experiencia de cómo es vivir en Italia hoy.

"Quedarse en casa a salvar el mundo en pantuflas"

Son las 18:15 hs. de un martes 24 de marzo, en Salta, Argentina... A pesar de esta pandemia, siento que aún estamos en la gloria... Vos, en cambio, estás en el centro mismo de la tragedia. Contáme cómo es la vida en Italia, cómo es tu día a día en cuarentena...

- Acá está todo parado. Es un toque de queda, feriado y paro en general, todo junto. Solamente funciona lo básico, como supermercados, farmacias y estaciones de servicio con horario reducido. Mi día a día es más que nada estar conectada con familia y amigos y mirar las noticias lo mínimo imprescindible...

Pienso que la sensación de estar en la gloria que pueden tener en Argentina con respecto a Italia puede ser justamente el peligro a exponerse innecesariamente.

¿Cómo se dio en Italia la cuarentena? ¿Funciona bien hoy?

- La cuarentena estricta se declaró el 8 de marzo. Antes de eso ya estaba recomendada, y mucho antes cerraron las escuelas, universidades, cines, teatros, concursos/competencias, obviamente toda la actividad artística, escuelas de baile, etc. La cuarentena estricta se dio primero en las zonas con infectados. Mucha gente que vive ahí se volvió a sus ciudades de origen, ahí se esparció en pocos días.

¿Hace caso el Italiano cuando le imponen las medidas? ¿Cómo es la gente...

- La gente coopera mucho la verdad. Además fue todo tan rápido que hay mucho miedo. Hubo gente que no se quedó en la casa pero nada violento. Las multas son hasta €4mil si te para la policía y no podés justificar el estar afuera. Por ejemplo: multaron a 10 personas entrenando en un gimnasio. En Italia hay mucha mucha gente de más de 80 años que son los de más riesgo.

Días pasados, sin circulación de personas. Al lado del centro.

Políticamente, ¿sentís que ahí hay una grieta como la hay en Argentina? ¿Cómo es el clima político?

- Es muy distinto. Políticamente sí hay problemas, pero no vi a nadie tomándoselo tan a pecho... Creo que es en parte porque en Argentina se siguen las mismas corrientes políticas hace décadas, es muy profundo. Acá es otra cosa. Conte, el presidente, tiene muchísimo apoyo. Creo que está claro que hay que quedarse en casa, no hay opciones. El que vende algo, igual, no tiene a quién venderselo

¿Cómo era tu vida antes del coronavirus, hace cuánto estás allá?

- Acá fija estoy desde junio 2019, antes ya venía cada algunos meses. Antes del virus estaba dando clases grupales y privadas de tango acá y cada tanto algunos viajes a dar clases intensivas en otras ciudades. Algunas cosas se me fueron cancelando solas o las cancelé yo, al final era lo mismo. Iba de jurado al Metropolitano de tango región Campania, tenía que dar clases especiales en Salerno, Nápoles, Alessandria, Novi Ligure, Potenza, nada de eso se hace ahora...

Aprendiste a manejar el aislamiento: ¿qué consejos nos darías desde tu experiencia?

- Más que consejos... algunas ideas... Hace un mes que no trabajo así que ya fui probando de todo. Lo importante es no quedarse en pijama todo el día, algún día no está mal descansar, pero hay que darse a sí mismo un poco de buena imagen. No quedarse todo el día en el tema virus, ya está en todos lados, hay que cambiar de tema también y darse un respiro. Estar monotemáticos no va a salvar ninguna vida. Y hacer actividad física... aunque sea subir y bajar las escaleras varias veces, es básico para mantener la salud mental.

Sos bailarina profesional, una gran artista. Pero en estos momentos todo espectáculo está suspendido. ¿Cómo te las ingeniás para subsistir?

- Cómo subsisto... Son varios factores. Uno, que los argentinos somos hechos a prueba de balas, siempre caemos parados y sabemos vivir con poco, por desgracia, pero por suerte ya tuve que zafar mil veces. Este instinto me ayuda ahora para cocinar rico gastando poco (risas). Acá el costo de vida es más barato en relación a un sueldo. Vamos a ver cómo quedan las cosas después del virus. Además estoy retomando mi otra carrera. Gracias a la vida de artista aprendí idiomas y estudié traductorado. Estoy tratando de retomar eso. Por supuesto, otros millones de personas tuvieron la misma brillante idea.

Andrea Martínez dando clases.

¿Qué ayuda ofrece el gobierno a los independientes? ¿Hay subsidios para la gente?

- Ahora por el virus todavía no escuché nada de subsidios concretos. Acá hay seguros de desempleo que pueden durar meses y que hay que justificar mil cosas para conseguirlos, no es fácil. Lo que sí ya es seguro es que van a bajar costos de impuestos y servicios por un período.

Dicen que el sistema de salud de Italia es muy bueno, de excelencia. Claro, la situación lo hizo colapsar. ¿Cómo es el trato al infectado, hoy?

- También es público, parecido al sistema de Argentina pero con más recursos. Obvio siempre está la opción privada, igual que allá también. Hoy vi que empezaron a derivar infectados a otras regiones. Si no hacian eso, tenían que elegir a quién dar prioridad, si al más joven o al revés: al paciente más grave. No alcanzan las camas ni los respiradores. A los médicos que se estaban por recibir ya los hicieron trabajar, muchos infectados son trabajadores de salud. Parece una película...

La pregunta que nadie quiere hacer: ¿qué hacen con los muertos por la pandemia?

- No se los puede velar porque es muy contagioso, la familia no los ve nunca más. En la ciudad de Bérgamo, una de las más afectadas, hace dos días pusieron al ejército para llevárselos.

¿Qué es lo peor que te tocó vivir o conocer u observar...?

- Varias cosas. Incertidumbre, impotencia por mi trabajo y por el de todos los que conozco. Hay mucha gente que está mucho peor, imagináte gente que está por tener un bebé, sí o sí tienen que ir al hospital, gente que no habla el idioma como la hay en todos los países, la gente grande que tiene mucho miedo por su vida, la lista es larguísima. Sentir que puedo sostener a otros me sostiene.

"Andrá tuto benne" escriben los niños y pintan arco iris. " Va a,estar todo bien".

¿Qué nivel de pobreza hay donde vivís y qué ayuda reciben?

- La pobreza de acá es distinta. Acá que yo sepa la comida no falta, hay barrios feos, pero no son villas. Lo que sí hay es trabajo en negro de todo tipo. Por el turismo hay mucho trabajo por temporada. Como ayuda hay seguros de desempleo, sería lo más parecido a un plan. Viendo las cosas desde acá siento que en Argentina hay tanto subsidio que el planero ya es una clase social en sí misma. Acá se trabaja para comer. Nunca vi a nadie con muchos hijos por ejemplo. En situación de calle vi un par de personas. Italia a veces me recuerda a Argentina en los 80’...

A tu criterio, ¿qué lección de vida nos está dejando esta pandemia?

- Tenemos que tener humildad como especie, empatia, autocontrol; el ser humano nace sabiendo lo que está bien y lo que está mal, ya sabe lo que tiene que hacer pero igual se deja llevar. Acá no hay otra que quedarse en casa a salvar el mundo en pantuflas para no enfermarse ni contagiar. Cuando termine todo esto se las van a querer mandar todas juntas, no sé qué va a pasar ahí...

Bailando.

- Foto de portada: Pato Sorrentino .

Portafolio

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook