Caseros 460 y una mañana anormalmente común

Caseros 460. Paso el blindex. Menos guardias. Aire Nuevo. Llego al ascensor, me sorprendo. ¿El policía no me va a preguntar a quién busco, a dónde voy y si tenía cita? Increíble. Algo raro pasa por aquí.
En el ascensor me encuentro con una mujer.

- ¿Vas a un casting? – me pregunta.

- No, a inscribirme a los talleres de la Negra Ramos, le respondo.

- Mirá que cambiaron todos, me dice.

- ¿Si? ¿Quién está ahora?

- No sé. Un tal Esteban, dicen que es escritor. – Me contesta.

3er. Piso. Nadie. Toco la puerta, nadie. Miro por las ventanas, nadie. Ni un escritorio, ni un papel, ni un solo suspiro. Vació Total.

Bajo al hall, bah, a la “Sala Antonio Nella Castro”. Y Pregunto:

- Disculpe, ¿para inscribirse en los talleres de Lucrecia Ramos?

- En Mitre 23. Mandaron todas las oficinas para allá

Debemos admitir que los de la nueva gestión estuvieron inteligentes. Después de todo, ojos que no ven, corazón que no siente.

Me voy a Mitre 23. El guardia me detiene.

- ¿A dónde vas? - me dice.

- A la administración - le respondo.

- ¿A qué?

- A inscribirme a unos talleres de teatro.

- Aquí no hay nadie.

- ¿Nadie? De la Casa de la Cultura, me mandaron para aquí.

- Bueno, de aquí te mandamos para allá.

- ¿Para allá? Pero me dijeron que venga acá.

- Bueno pibe, pasá- me responde como haciéndome un favor.

A continuación, un breve relato de sucesos al llegar a la administración:

Persona 1: Aquí no, allá.

Persona 2: Aquí no, allá.

Persona 3: Es aquí pero no tengo las planillas, pregúntale a ella.

Persona 4: ¿No podes venir más tarde?

Rodrigo: No, tengo facultad.

Persona 4: ¿Y mañana mejor?

Rodrigo: ¿Si llamo por teléfono?

Persona 4: No tenemos teléfono.

Rodrigo: ¿Y ese que está ahí? (Señalando el aparato que estaba sobre uno de los escritorios)

Persona 4: Es del Centro Cultural y no lo podemos usar.

Persona 3: ¿Y si mejor lo buscas a Renoldi que fue para la Casa de la Cultura recién?

Rodrigo: ¿Recién?

Persona 3: Sí, dale, andá que lo alcanzás.

Nuevamente, Caseros 460.

- Disculpe, ¿el Profesor Renoldi? – pregunto.

- En Mitre 23, ¿Por qué?

- Por nada.

Se ve que por ahora, lo único que cambió, es la cantidad de guardias.

La cultura, que en paz descanse.


- Autor: Un paseante

Dejanos tu comentario

Mensajes

  1. y alguien pensó que algo iba a cambiar? no seamos ilusos... mientras desde arriba no se le de la importancia al área de la cultura, vamos p’atrás. Diana

  2. Rodrigo: quiero decirte que tu experiencia es o esta siendo la de muchos. Tanto lo criticaban al gori que no hacia o hacia poco, ahora no solo no hacen de verdad NADA, sino que no hay nada ni nadie. Cero.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook