Ciclo de dúos y tríos

Me parece que lo importante estuvo en los intérpretes. Primero el éxito que como pedagogo muestra Miguel Buchhalter con Sabrina Liendro, hija de un integrante de la antigua orquesta que Salta tenía antes de la creación de la actual sinfónica. También el hijo del maestro, el joven Martín, mostró el buen camino que está transitando en su carrera musical.

Salta, miércoles 9 de agosto de 2017. Salón Victoria del Teatro Provincial. Miguel Buchhalter, Sabrina Liendro, Martín Buchhalter (violines) y Mauricio Torres (viola). Sonata nº 4 op. 3 para dos violines de Jean Marie Leclair (1697-1764). Dúos para violín y viola nº 3 y nº 4 del op. 13 de Franz Anton Hoffmeister (1754-1812). Duetto para dos violines y Duetto en Sol mayor para violín y viola de Wolfgang Amdeus Mozart (1756-1791) y Drobnosti para dos violines y viola de Antonin Dvorak (1841-1904).

Cuando hay un recital como el mencionado en el epígrafe, el oyente iniciado lleva la curiosidad del repertorio que va a recibir. Si duda, las obras y sus autores así lo ameritan y sin embargo no es lo que me sucedió esta noche. En realidad fui mas por los ejecutantes que por el programa. Quería saber dónde estaban parados el buen violinista que es Miguel Buchhalter y sus alumnos, todos acompañados por la viola de Mauricio Torres.

Salí satisfecho. La sonata de Leclair, el compositor francés asesinado sin haberse encontrado culpable, con ese estilo tan agradable que Bach hizo famoso, el “martellato”, fue un breve momento de música que gozó de empatía auditiva. Fue una de las seis sonatas escritas por el autor para dos violines, en este caso Liendro y su maestro Buchhalter. Planteada con elegancia, sencillez y escaso dramatismo en su forma.

Luego dos obras del primero editor y posteriormente compositor alemán Hoffmeister. Son páginas del período clásico tardío bien hechas por violín y viola aprovechando una aproximación al lenguaje expresivo de este compositor que se conoce al soslayo de los más grandes de su época. Dos páginas más del verdadero clásico como fue Mozart, tan clásico que no olvidó dar el primer protagonismo al violín en la presentación temática para cerrar con una de las tantas páginas que el checo Dvorak escribía como quien descansa entre las obras de grandes proporciones que el eslavo escribió.

Pero en esta oportunidad me parece que lo importante estuvo en los intérpretes. Primero el éxito que como pedagogo muestra Miguel Buchhalter con Sabrina Liendro, hija de un integrante de la antigua orquesta que Salta tenía antes de la creación de la actual sinfónica. Desde la primera vez que la escuché a hoy, el crecimiento fue notable y si no atrapó más al oyente fue porque ya merece contar con un mejor violín. También el hijo del maestro, el joven Martín, mostró el buen camino que está transitando en su carrera musical. Ambos completaron su labor de intérpretes avanzados por lo cual, Miguel Buchhalter debe haber sentido la doble satisfacción de su seguro toque y la de profesor exitoso con los violinistas nombrados. Los tres tuvieron el eficiente apoyo de la viola de Mauricio Torres, inteligente, comprensivo, compenetrado y prolijo en su labor.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook