Día de los pueblos originarios

El 19 de abril del año 1940 se realizaba en Patzcuaro (México) el Primer Congreso Indigenista Indoamericano con los objetivos de perpetuar la cultura, el trato igualitario, el derecho a la tierra, etc., de los pueblos originarios.

Argentina se adhería en 1945, pero nada más, porque la marginación ha seguido (y sigue). Una cuestión declamatoria, como la adhesión del año 2000 al declarado “DÍA DE LA CONVIVENCIA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL”.

En esta ocasión como un reconocimiento meritorio a mi amiga y comprovinciana la antropóloga Silvia Barrios, por sus trabajos de investigación de la cultura, historia y costumbres de nuestra comunidades, especialmente en la música y el canto, como han sido, entre otros, el espectáculo que recorrió el mundo “Argentina Indígena” y su último libro “POBLADORES DEL HORIZONTE” , dedicado A la memoria de dos maestros del canto: Nokais, wichi-mataco del Pilcomayo y Lojchipena, chorote montaráz.

Escribe Silvia en relación a Nokais: Vagaba insomne por el monte y se consumía de a poco en su propio fuego, se revolcaba en sus cenizas. Su cuerpo nervudo, fibroso, languidecía exhausto cuando lo sorprendía la mañana en cualquier claro o cerca de alguna aldea, cuando se tiraba a dormir. En la noche había buscado compañeros invisibles a los que le impartía la orden de comenzar el canto…

Son culturas que se mantienen vivas conservando sus antiguas costumbres heredadas desde hace de más 500 años que la clase dominante no ha podido destruir (ni debe), a pesar de la marginación, el desprecio y la pobreza causada por el sistema capitalista impuesto por los sucesivos gobiernos.

Y como no pueden destruirlos, pretenden incorporarlos a la sociedad de consumo, al mercado, manipularlos demagógica y políticamente. Esto también es corrupción.

Debemos por ello evitar que la llamada “civilización” destruyan su cultura y su identidad, como bien dice Silvia: …presentarlos de una forma más abarcativa posible, ante un país que los desconoce, separa, discrimina, estereotipa e integra compulsivamente.