El cipayismo macrista, la estupidez neoliberal y la represión

Finalmente en el curso de la semana que termina, el oficialismo gobernante en estricto cumplimiento al capítulo IV del Informe FMI del 16/11/2016 (Change Indexation Formula), quiso hacer sancionar la reforma previsional en desmedro de la actualización de los haberes de los jubilados y pensionados.

Definitivamente no se trata de un proyecto del Poder Ejecutivo Nacional como se lo ha presentado en los medios, sino que se trata de una orden directa del organismo financiero de especulación, que el condescendiente presidente de los Argentinos obedece con sumisión vergonzante.

Los voceros del macrismo han intentado con las más inverosímiles excusas, justificar la reforma llevada adelante, y así el diputado PABLO TONELLI afirmó que si bien los jubilados van a recibir menos dinero no van a perder poder adquisitivo, brulote más ridículo que ingenioso, y que la ex presidenta Cristina FERNÁNDEZ de KIRCHNER bautizó el “teorema de Tonelli”.

La inefable denunciadora serial Elisa CARRIÓ, afirmó que la nueva ley será muy beneficiosa para los jubilados, -sin especificar en qué los beneficiará- y que ella se los va a explicar en su momento, en esa típica actitud mesiánica de afirmar que como una elegida tiene la posta de la información, pero que ahora no es tiempo de darla a conocer. En otras palabras, puro humo.

Nicolás MASSOT como jefe del bloque del PRO, sin estilo ni respeto, habló de que la oposición no tiene huevos, que el quilombo es heredado, que la guita está en Ezeiza y Marcos Paz –ironizando sobre los funcionarios detenidos- y de esa forma evitó dar detalles sobre la rebaja de los haberes.

En el medio de este circo montado con urgencia para dar cumplimiento a los plazos impuestos por el FMI, y para profundizar la puesta en escena habitual de que él no tiene nada que ver, -el yo no fui- el presidente MAU hablaba en la OMC, pidiendo para que se eliminen barreras arancelarias, pretendiendo ignorar que las potencias económicas los son precisamente por ser proteccionistas, y que por supuesto que ni piensan abandonar esa postura.

Para que el horror de la retrogradación neoliberal en el País fuera perfecto, el mismo mandatario ha presentado a JACK MA como el ejemplo a seguir en materia económica, y para que no queden dudas de la estupidez que lo invade, lo llamó sabio.

Este empresario millonario de origen chino, cuyo real nombre es MA YUN y que sus empleados deben llamarle “the boss” (el jefe) ha amasado una fortuna de más de 30.000 millones de dólares, con una red informática de ventas, que para que no queden dudas de la forma en que hace el dinero, se llama ALIBABÁ.

El personaje presentado a los argentinos como un héroe moderno, ha sido rechazado como ingresante a la universidad de HARVARD en diez oportunidades, y se ha dedicado entonces a hacer dinero, y en la pobre y miserable escala de valores de MACRI, eso lo convierte en sabio.

Para la pequeña pero poderosa asociación ilícita gobernante ese discurso resulta coherente, en la medida que ellos –con menor éxito en la cantidad- también se han dedicado a concentrar dinero mediante evasión impositiva en empresas off shore, contratos oscuros con todos los gobiernos –en particular con la dictadura videlista- y lobys y bicicletas financieras de todas las especies, lo que en sus superficiales y miserables vidas, les resulta toda una genialidad.

Equiparar sabiduría con habilidad para acumular millones de dólares da una pauta de la pobreza intelectual de nuestro presidente, acérrimo defensor de esa forma de vida que obviamente al concentrar en una sola persona semejante fortuna, evita que los demás tengan la posibilidad de participar, y la exclusión es la contracara de ese éxito unilateral.

La sabiduría se define como el conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren mediante el estudio o la experiencia, o como la facultad de las personas para actuar con sensatez, prudencia o acierto, valores éstos que para la mediocridad materialista de quienes nos gobiernan, no cuentan.

Y así otra vez al amparo de la gastada sentencia del “no queda otra” o “las ventajas se van a ver en el futuro”, nuevamente se echa mano de los recursos del segmento más vulnerable de la sociedad, que en el pasado también fue saqueado por los genios –y no sabios- gobernantes de la llamada Alianza, muchos de ellos nuevamente en acción.

Hasta los mismos gurúes económicos del oficialismo están advirtiendo que el nivel de endeudamiento no es sostenible en el corto plazo, y el primer mandatario ha deslizado –no sin ensayarlo claro está- que si se hace lo que hay que hacer, no habrá estallido.

¿Estallido? se preguntaron todos los analistas desde los cuatro puntos cardinales, y apoyando la perversa estrategia comunicacional de los grandes medios, gritan al unísono que para evitarlo, habrá que hacer el ajuste, y que si la oposición no presta sus votos, ellos serán los causantes de la debacle.

En ese iter criminis de la política entreguista y con la estrategia de desinformar a la población, a la reforma regresiva de jubilados y trabajadores se le llama actuar con responsabilidad; al abandono definitivo de la asistencia social a sectores vulnerables se le llama reducción del déficit fiscal; y a los que hacen el trabajo sucio de traicionar se les llama nuevos líderes regionales.

A la carencia de división de poderes se le llama funcionamiento de la república; a los jueces prevaricadores se los llama independientes; y al futuro embargado hasta el tuétano se le llama no abandonar los sueños.

En la jornada del jueves 14 de diciembre con la sede del congreso nacional totalmente sitiada por carros de asalto, camiones hidrantes y armas, en una clara imagen de la necesidad de asegurarse que podían atentar contra los intereses populares impunemente, el oficialismo no dudó en reprimir a los manifestantes, legisladores de la oposición y periodistas, intentando contabilizar un quorum trucho de diputados, en una urgencia más que sospechosa de sancionar sobre tablas el saqueo a los jubilados.

Y ese despliegue de elementos represivos impropios de una democracia real, es la muestra cabal de que la elite neoliberal cipaya gobernante sabe por experiencia, que las mayorías postergadas van a oponerse a esos cambios retrógrados, y están dispuestos a reprimir a diestra y siniestra, ahora en zonas urbanas, aunque haya que contar más muertos. Diciembre del 2001 es una página negra de la historia argentina, que podría repetirse.

Frente a este panorama social tan deplorable como evidente, los que quedamos del lado de la grieta que no participará de la fiesta de la concentración económica neocolonial y entreguista, tenemos el derecho de resistir, y si es necesario, con las mismas armas que usarán ellos.

En esta oportunidad histórica, no podemos ni debemos los ciudadanos de a pie, volver a contentarnos con la mera protesta, y seguir siendo las víctimas de la barbarie financiera enquistada otra vez más en la Casa Rosada.

- EDITORIAL 15 DICIEMBRE 2017 (FM Noticias)

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook