La sensatez de la derecha (sin vaselina)

Contrario al Presidente simulador que encubre su relato en afirmaciones mentirosas y encubridoras de sus verdaderas intenciones, ya que hace poco para trascender en la historia, haciéndose sí acreedor a algún apelativo indeseable que provocara, por ej. que sea bajado de la pared de los sucesivos Presidentes.

El nuevo personaje, designado recientemente, Javier González Fraga; por el contrario, va al frente sin rodeos mostrando la verdadera cara de la proyección del gobierno nacional. Todos los días lanza sus repudiables afirmaciones, una que otras más despreciativas de la condición humana sin preocuparle lo reprensible que pudieran ser: “Un bebé que nace en la villa es como un animalito salvaje, no puede ser educado. Tiene una marca en el cerebro” (sic). Sospechosamente el hombre se graduó en la UCA (fabricadora incondicional de graduados segregacionistas) y también estudió en Harvard y en la London School of Economics, haciendo su bautismo burocrático como Ministro de Menem, habiendo acompañado a Alfonsín como candidato a Vice-Presidente en la fórmula de la Unión para el Desarrollo Social.

La sentencia es objetivamente real, ya que un niño mal alimentado en su primer año de vida es un ser destinado a la marginación (y todas sus consecuencias) ,pero viniendo de un funcionario jerárquico tiene más vicio de afirmación Lambrosiana. César Lambroso (1835-1909) llegó a la conclusión en la que el delincuente es el eslabón perdido pues en la evolución de la especie, el simio se convierte en hombre, pero queda un pequeño espacio que es donde entra el hombre delincuente, éste es un ser que no llegó a evolucionar adecuadamente, por lo mismo quedó en una etapa intermedia entre el simio y el hombre, dando lugar al nacimiento de la Antropología criminal.

Si bien es cierto que el núcleo duro del Pro aprueba estos deslices ideológicos, son confesiones de “entre casa” que la derecha la conserva en su intimidad en donde largan todo su veneno clasista y resentimiento contra las igualdades. La derecha tradicional no soporta la movilidad social y, menos aún la franja media en su actitud de tirria a las aspiraciones populares. Hoy los sectores sociales se van adecuando a la imaginación normal de la derecha que quiere que los pobres retornen al subsuelo de la sociedad y vuelvan a brotar los “cartoneros”, los comedores barriales y los villorrios, propios de un sultanato asiático.

El Poder real

Las expresiones “objetivamente hirientes “ del nuevo funcionario nos remiten a la Edad Antigua, del amo y el esclavo (de un retroceso brutal), en donde la figura del esclavo aparece asociada a pérdida de subjetividad a través de la supresión de su nombre/lengua natal/parentesco y pertenencia a su comunidad cuando era trasladado a otra. Es muy ilustrativa de la dificultad de pensar esta categoría en término de relación, ya que implican algún tipo de sujeción temporal o religiosa y significan generalmente vasallo/sometido/dependiente/etc. El esclavo significaba la eliminación de sus marcas propias personales, a través de la supresión de lo que lo caracterizaba como sujeto. Es en ese sentido que se lo consideró como un objeto y no una persona. De esta manera se incurría en un terrible error humano y metodológico al no considerarlo desde la perspectiva de la relación, al no ser ubicado en lo vincular y ser considerado (el esclavo) como pura cosa.

Es una mirada despojante del otro. El amo se representa a sí mismo como amo (en este caso, como Javiercito) y representa al esclavo como una cosa (en este caso el pueblo). Para el amo antiguo la existencia de la esclavitud surgía como un hecho dado naturalmente. Hoy, en el hecho de determinar la pobreza como algo natural irreversible: se nació pobre y su destino es morir en la misma condición. Inicialmente su cerebro está proscripto, condenado, inexorablemente, a la no vivienda/al no estudio/a la exención de cualquier tipo de nuevo bienestar. Propiamente prisionero de su propia realidad: “¿dónde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior?" . "Eso no era normal"”A mí me gustaría saber qué tan pobres son los pobres". Y, otras “burradas” propias de la derecha universal.

La lucha es por reinstalar la vincularidad, la existencia del otro como real, propósito imposible en la estrechez mental y emocional de estos personajes de escritorio. El sentido y la significación del Otro (otro) en su ajenidad y derechos, está muy lejos de la intencionalidad de estos burócratas sin sensibilidad y ajustados al determinismo biológico. El cambio, la movilidad no existe en su estructuración mental-emocional y reduccionismo laboral. Aunque redundante, es una realidad acotada a la precariedad de muchos y la satisfacción de pocos. No soy vidente, apenas un humilde ciudadano, pero no quisiera que en estas condiciones los trabajadores permanezcan, eternamente, ligados a la postergación de sus necesidades básicas.

Vuelve CRISTINA.

- Nota de Redacción: la frase que dijo Fraga aparece en un video grabado en 2016, durante una disertación en una jornada de ‘Experiencia Forrajera’, organizada por la empresa de maquinaría agrícola CLAAS Argentina; y fue la siguiente: "Cuando nace un chico en una villa, un embarazo no deseado, de una chica de 14 años, y la chica de 14 años que está más para ir a los recitales que para amamantar a un bebé, lo descuida, y ese chico, como dice Abel Albino, tiene 24 horas de hambre, se le pone una marca en el cerebro que va a detestar ser educado. Es como un animalito salvaje".

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook