Luciana Mantero en apoyo a Marcos Peña posteó un fragmento de "El hombre de arena"

La periodista Luciana Mantero compartió en sus redes sociales un fragmento del discurso “El hombre en la arena”, de Roosevelt. Habla de aquellos que se atreven aunque fracasen.

Mientras todas las miradas están puestas en Marcos Peña, su esposa, Luciana Mantero, publicó un mensaje en las redes sociales donde destaca la tarea de aquellos que fracasan “atreviéndose en grande”.

En su cuenta de Instagram, la periodista compartió un fragmento de “El hombre en la arena”, el relato más conocido del presidente estadounidense Theodore Roosevelt. Allí, hace mención al esfuerzo “del hombre que está en la arena, con el rostro desfigurado por el polvo y el sudor y la sangre”.

Mantero eligió compartir el texto en el mismo momento en que el Gobierno decide en Olivos el futuro del Gabinete de Mauricio Macri y de su propio esposo. Y al final de su posteo, explicó que las mismas palabras fueron dichas “por Richard Nixon en su discurso de victoria el 6 de noviembre de 1968 y en el de su renuncia el 8 de agosto de 1974”.

El texto completo de Luciana Mantero:

“No es el crítico quien cuenta;
ni aquél que señala cómo el hombre fuerte se tambalea,
o dónde el autor de los hechos podría haberlo hecho mejor.
El reconocimiento pertenece al hombre que está en la arena,
con el rostro desfigurado por el polvo y el sudor y la sangre;
quien se esfuerza valientemente; quien yerra,
quien da un traspié tras otro,
pues no hay esfuerzo sin error ni fallo;
pero quien realmente se empeña en lograr su cometido;
quien conoce grandes entusiasmos,
las grandes devociones;
quien se consagra a una causa digna;
quien en el mejor de los casos encuentra al final el triunfo inherente al logro grandioso,
y quien en el peor de los casos,
si fracasa,
al menos fracasa atreviéndose en grande,
de manera que su lugar jamás estará entre aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni la derrota.
The Man in the Arena es el nombre por el que se conoce a un fragmento de un discurso que Theodore Roosevelt dio en La Sorbona en París, Francia, el 23 de abril de 1910. Este pasaje fue citado por Richard Nixon en su discurso de victoria el 6 de noviembre de 1968 y en el de su renuncia el 8 de agosto de 1974″.

- Por Daniela Gian
Revista Noticias

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook