Macondo y la Justicia pendiente y simbólica de Salta

Siempre se dijo que Salta era y es una de las provincias menos transparentes para designar Jueces y Fiscales. El Consejo de la Magistratura de Salta, institución cual oasis administrativo, exclusivo ámbito selecto y privado, donde interactúan solo los más notorios no notables, apellidos del foro local, cuya insigne e insustituible misión es seleccionar Jueces y Fiscales para toda la Provincia.

En el C.de la M. de Salta, para la función precitada no se usan Jurados de Expertos para la evaluación técnica de los concursos, menos para revisión de antecedentes y toma de entrevistas, las cuales pueden llegar a calificarse con absoluta inequidad por un lado, y favoritismo personal ò acomodo por el otro. Es casi una ley no escrita la modalidad de selección. Tal vez, la razón es que dicha institución, se considera un extrapoder fuera de todo régimen de control administrativo y republicano en esta tierra salteña. Y cuando esos jueces y fiscales estén en funciones, la sociedad verá con angustia y pesimismo que la Justicia tardía no es Justicia, repercutiendo la alicaída imagen pública que tiene desde hace tiempo la Administración Judicial en Salta.

Ahora bien, el reciente Concurso para Jueces de Cámara (Cámara de Apelac. en lo C.y C. – Cinco Salas I a V, 5 Jueces de 2da Inst. con un haber mensual de $ 140.000 c/uno.), anulado por el Gober URTUBEY tomando como fuente el Informe de la Fiscal de Estado LIONETTO, donde suscribe irregularidades diversas en su operatoria, las cuales habrían eludido, para decirlo elegantemente, tres controles básicos en el proceso de selección: 1ro. la revisión de los miembros del Tribunal Evaluador del C.de la M. de Salta. 2do. el visto bueno final del Presidente del Tribunal de Evaluación llamado Dr. Santiago GODOY, quien manifestara en principio que no habría habido ninguna anormalidad en dicha selección.

Eso, antes de que trascendiera en los medios que habían dos damas, secretarias letradas de Cámara ellas, quienes de los cinco cargos disponibles, eran casi seguras nuevas Juezas de Cámara. Obviamente, se sabe que el Indio Mayor GODOY es capaz de negar hasta la existencia de las Pirámides de Egipto. No asombra su definición.

Pero el 3er control de legalidad evadido resultó una Acción de Amparo interpuesta por una concursante de germánico apellido Marcela VON FISCHER, por ante la Juez Mónica MUDSKY, rechazando la pretensión y aduciendo lo mismo que el Presidente del Tribunal de Evaluación y Vicepte del C.de la M. de Salta, el actual Pte de la Cámara Baja provincial EL CACIQUE GODOY: “ No hubo irregularidades en el concurso…” (..!!????). Entonces..? Qué información certera y eficaz tuvo en sus manos el Primer Mandatario para rechazar las ternas y ordenar un nuevo proceso de selección??

La insidiosa pregunta y de cajón será entonces: El martes que viene, ¿el C.de la M. local se expedirá sobe la cuestión, acatando la decisión del P.E.P. ò no..? Tendrían que inhibirse por ética de participar el que fuera el Presidente del Tribunal de Evaluación? Las dos concursantes puestas en la picota pública, que obtuvieran el mayor puntaje que el resto de los 26 concursantes?

Si hablamos de TRANSPARENCIA EN LOS PROCESOS PARA SELECCIONAR JUECES DE CÀMARA claro… Si no fuere así, seguiremos padeciendo la Justicia de MACONDO de G. García Márquez y no estaremos en SALTA.

14 de abril de 2017 - Salta

- El autor es Periodista –Radio FM IDENTIDAD 103.3. – www.tiemposdehoy.org.ar