Se amplía el horizonte musical en Salta

Salta, jueves 8 de junio de 2017. Teatro Provincial. Solista: Erzhan Kulibaev (violín). Orquesta Sinfónica de Salta. Director Jorge Lhez. Intermezzo de la zarzuela La Boda de Luis Alonso de Gerónimo Giménez (1845-1923). El Amor Brujo de Manuel de Falla (1876-1946). Sinfonía Española de Edouard Laló (1823-1892). Aforo 90%.

Las Bodas de Luis Alonso es una zarzuela, y como tal integra el llamado “género chico”. Es teatro cantado donde se alternan cantos, música sola y acción teatral y muchas veces el apelativo “género chico” es una denominación injusta porque si bien no tiene todas las características de la ópera, tiene las suficientes como para conformar una entidad artística completa, al menos en el país donde nació: España.

La nombrada, es un sainete dividido en actos y escenas. De ellos se escuchó, tal vez el más atrayente, el “intermezzo” que compuso su autor, Gerónimo Giménez que en rigor significa una forma de descansar de la acción durante unos siete minutos.

Como buen sevillano se nutrió de la música de su región y por tanto cuenta con el salero de fina raíz andaluza plena de garbo y ritmo fenomenal. Existe una grabación de las llamadas definitivas con la actuación de la Orquesta Nacional de España, la extraordinaria ejecutante de castañuelas Lucero Tena bajo la dirección de Enrique García Asensio que recomiendo escuchar y verán que la de Jorge Lhez y la orquesta local poco tiene que envidiar.

Con Manuel de Falla, la música española deviene de lo popular a lo internacional. Preparado, culto, serio, elegante, inflexible, de firme postura ante la vida aún a despecho de sus problemas de salud que lo trajeron a vivir sus últimos años en Alta Gracia (Córdoba-Argentina) donde años después le llegaría la muerte, su música es realmente atractiva. El “Amor Brujo” es un conjunto de danzas dedicada a una gran bailarina española de su época Pastora Imperio aunque hoy se ejecuta casi como una suite. Son diez números en los que se destacan los solos de Emilio Lépez (oboe) y Viktor Muradov (violín concertino). Y de esos diez números hay uno que sobresale con ribetes particulares. Es el denominado Danza Ritual del Fuego completamente descriptivo al punto que en los pentagramas de las cuerdas se alcanza a ver el agitar de las llamas de un fuego motivador del baile andaluz. Fraseo, ritmo y envolvente música la versión del maestro Lhez fue espléndida, brillando las distintas intensidades de cada cuadro.

Finalmente la descomunal presencia del solista invitado, el violinista kazajo (nació en Kazajistan ubicada al sur de Rusia entre Ucrania y Mongolia) Erzhan Kulibaev de apenas 31 años pero ganador de innumerables concursos en diferentes partes del mundo. Enamorado de la música española y del tango argentino, tocó con grandes directores y con el primer nivel de orquestas internacionales. Posee un bagaje técnico y ejecuta con maestría y emoción todo lo que hace por lo que lo coloca como uno de los músicos de altísimo nivel invitado por la orquesta y el director local. El medio sonoro con el que vino a Salta fue la Sinfonía Española de Laló, francés de origen pero teñido por momentos de la música ibérica aunque siempre mostrando su enorme habilidad para la mezcla de los timbres orquestales y su evidente predisposición para el diseño de una variada escritura de líneas melódicas. Volviendo a Kulibaev fue sorprendente el delirio del público por su labor artística, al punto de no dejarlo ir sin antes escuchar sus bises, dos páginas de Astor Piazzolla del cual el violinista ha construido personales arreglos de varias de sus obras con lo cual demostró su acercamiento al lenguaje del notable músico argentino. Desbordante aplauso de un teatro casi lleno.

LA ORQUESTA DE LA SOCIEDAD ITALIANA

La noche anterior en la sala de la Fundación Salta, conmemorando el 71º Aniversario de la República de Italia y en memoria de su ex presidente Aldo Pedro Bini, uno de los grandes impulsores de la entidad organizadora, se llevó a cabo un concierto con la participación de la Orquesta de la Sociedad Italiana integrada por jóvenes en el camino del estudio y la formación musical. El grupo estuvo dirigido alternativamente por los maestros Luis Benavidez y Andriy Chornyy. Es un grupo nuevo del cual, como sucede siempre, algunos han de llegar al alto nivel como el caso del contrabajista Federico David Luna que apunta lejos. El repertorio estuvo integrado por el primer movimiento de Una Pequeña Serenata Nocturna y el Concierto para piano y orquesta nº 12 en la mayor (ambos de W.A.Mozart), Intermezzo de la Cavallería Rusticana (P. Mascagni), Suite Holberg op. 40 (E. Grieg) y Tres Miniaturas Norteñas (J.A. Sutti). Participó como solista invitada la pianista platense Alicia Carbonell (una de las notables fundadoras del “Status Ra Trío”) de buen desempeño y permanente atención con el juvenil ripieno. Una extensión más en el crecimiento musical de la ciudad por lo que se considera altamente meritorio su presentación pública en la búsqueda de la comunicación intérprete-público.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook