“Sully: Hazaña en el Hudson”, un film que aterriza muy bien

Siete años después de lo que pudo haber sido una tragedia el 15 de enero de 2009, Clint Eastwood recupera la historia de un avión Airbus A320 que apenas hubo despegado, sufre daños irreversibles en dos motores a causa de una bandada de aves lo que obliga al piloto interpretado por un acertado Tom Hanks, a un aterrizaje forzoso. Supuestamente Sully, el capitán, así apodado, debería haber regresado al aeropuerto neoyorquino de La Guardia. Ese es el cuestionamiento por el que transita la película.

El capitán Chesley Sullenberger, Sully, realiza la hazaña de su vida al aterrizar el avión en las heladas aguas de Hudson con una maniobra de riesgo.

Pero está a punto de perder la pensión – como sanción a su decisión- tras una entrega de cuatro décadas a su trabajo como piloto de vuelo. ¿Pudo haber llevado la aeronave a destino sin arriesgar la vida de 155 personas?

¿Hasta qué punto las simulaciones de vuelos contemplan el factor humano? ¿Cuánto de preparación tuvo un piloto para realizar la maniobra en una simulación? Sully, ¿es un héroe o una farsa?

Un papel muy logrado de Hanks, otro más que lo ubica entre los grandes de la pantalla americana. Acompañan al protagonista Aaron Eckhart, el co-piloto, Laura Linney, su esposa, quien realiza una actuación limitada, pero efectiva, ya que solo participa telefónicamente; Anna Gunn; Autumn Reeser; Holt McCallany; Jamey Sheridan y Jerry Ferrara en papeles secundarios.

Lo cierto es que el profesionalismo de Sullenberger, su acabada experiencia y su pericia, logró salvar a una tripulación completa. Su destino final queda para confirmación de aquel espectador que se atreva a subir a este vuelo…

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.