Portada del sitio > Actualidad > Un país normal

Un país normal

Domingo 9 de abril de 2017, por Daniel Tort

El mismo día que se realizó el primer paro nacional contra la política económica del gobierno argentino, con un alto acatamiento en todo el país, de la mano del mismo presidente MACRI se llevó adelante en el exclusivísimo Hotel Hilton de Buenos Aires la reunión del Foro Económico Mundial (WEF –World Economic Found).

Este evento es más conocido mundialmente como Foro de Davos, porque esa organización que irónicamente expone en su carta de presentación de que es una fundación sin fines de lucro, tiene su sede central en ese lugar de Suiza (Monte de Davos).

Esa entidad de exponentes de la economía capitalista concentrada, es financiada por una centena de empresas a las que se les llama membresía, y que para poder formar parte del directorio, deben acreditar una facturación anual de más de cinco mil millones de dólares. También tienen asociados estratégicos que para pertenecer abonan 750,000 francos suizos por año.

Se trata ni más ni menos que del grupo de presión económica más grande del mundo, que tiene como principal meta la apertura de las fronteras de los países menos desarrollados, método con las que esas grandes empresas multinacionales y transnacionales que sin pertenencia a bandera o patria alguna, se benefician constantemente.

Para lo único que trabajan y se esfuerzan es para buscar y lograr la globalización de los mercados, en los que puedan colocar bienes o servicios con relación inversa de los términos del intercambio, es decir ofrecer productos terminados caros y comprar materias primas baratas.

Además, obviamente les resultan atractivos los países que les ofrezcan mano de obra barata, en naciones con poca legislación laboral protectora, sin organización sindical preferentemente (caso emblemático el de Wall Mart), y en la búsqueda de legislación vigente que nos les exija controlar la contaminación ambiental (caso Barrick Gold) y con las más bajas cargas impositivas.

Esas empresas o grupo de empresas son de un poder económico y político de tanta envergadura, que está históricamente probada su colaboración y complicidad en colocar o ayudar a mantener gobiernos antidemocráticos, si esos gobiernos permiten sus prácticas laborales, y hasta la eliminación de dirigentes sindicales si hace falta ello para lograr sus fines. (caso Ford Motors Argentina y Mercedes Benz en la dictadura cívico militar de 1976 en Argentina)

Esas prácticas abusivas no las pueden llegar a cabo en sus países de origen, y por eso creer en la promesa de las famosas inversiones que nos sacarán de la pobreza (“pobreza cero” MACRI dixit) constituye una verdadera ingenuidad, ya que lo que vienen a demandar estos lobistas es dejar de lado las barreras arancelarias para maximizar sus ganancias y asumir la menor cantidad de obligaciones sociales.

En este contexto y más preocupada por la libertad de transitar que por la de comer de muchos argentinos, en la mañana del día 06 de Abril y para aplicar su teoría del orden antipiquetes, hizo declaraciones a la prensa la ex militante montonera hoy devenida en ministra de seguridad de la Nación Argentina, Patricia BULLRICH.

La funcionaria que nos tiene acostumbrados a manifestarse como una verdadera ignorante de los temas que debería manejar, ratificó su falta de aptitud al no poder responder cuántos efectivos de seguridad tenía movilizados en ese momento para controlar a los huelguistas que marchaban, y habló de una cifra cercana a dos mil. Cantidad ridícula y muy inferior a los doce mil que tuvo que reconocer más tarde.

Pero de lo que sí tenía precisiones para dar la Señora Ministra, era que en las inmediaciones del hotel HILTON, había dispuesto que se apostaran ochocientos gendarmes para cuidar a los dueños del mundo, a los privilegiados que se reunían para seguir acaparando mercados, presionando a gobiernos y extorsionando a deudores.

Y la referencia que hizo, sin poder ocultar su mentalidad facciosa y despreciando abiertamente el derecho constitucional de huelga –base del sistema democrático que esos funcionarios dicen defender- la señora ministra dijo que allí debían cuidar a la Argentina normal que quiere trabajar.

Y cabe preguntarse: ¿cuál es el concepto de normalidad de la gente que nos gobierna hoy? Será tal vez el de los dictados de los centros financieros internacionales que son el soporte de estos foros como el de Davos, para la colocación de sus créditos usurarios?

Porque si la concepción de normalidad a la que aludimos, es coincidente con la definición del mismo presidente MACRI en esa misma mañana, afirmando ante sus pares “Qué bueno que hoy estemos acá, trabajando” la llamada grieta social acaba de ser agigantada nada menos que por la primera autoridad nacional.

Tendríamos que aceptar que ese grupo de especuladores de la ganancia a cualquier precio, y que han visto en el nuevo rumbo económico y político de la Argentina la posibilidad de cambios para aumentar sus rentabilidades, (techos salariales, negación de paritarias, proyectos de flexibilización laboral, enfriamiento de la economía, despidos, suspensiones, apertura de importaciones, etc.) son la imagen oficial del trabajo que hay que honrar, y que en cambio los ciudadanos en huelga que reclamaban precisamente por salarios dignos y trabajos estables son los que no quieren el trabajo. Todo al revés.

Estas definiciones son ni más ni menos que la ya conocida concepción neoliberal de planes económicos de concentración, donde los menos pretenden seguir acumulando bajo la invocación del orden, la seguridad jurídica y la inversión, en base a que el resto de los millones de ciudadanos de una nación –hoy la nuestra- tengan que ceder sus propios derechos, so pena de ser acusados de que no quieren el progreso del país.

Habrá que darse cuenta de una vez, más temprano que tarde, que las empresas que facturan cinco mil millones de dólares por año y que forman el Foro de Davos, y los presidentes como MACRI que les rinden pleitesía, no son precisamente los que podrán indicarnos el camino correcto de nuestro bienestar y nuestro progreso.

Comentarios

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook