27 C
Salta
domingo, septiembre 27, 2020

Asesinato para frenar conflictividad con el objetivo de acallar

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El asesinato de Mariano Ferreyra conmovió a la sociedad argentina e hizo evidente el tema de la precarización laboral, uno de los problemas más importantes de los cambios económicos ocurridos en la última etapa.

La protesta de los trabajadores el pasado miércoles 20 era por la incorporación a planta de trabajadores tercerizados del ferrocarril, objetivo a lograrse al altísimo precio de la muerte de un joven militante social y político.

El fenómeno de la tercerización en los ferrocarriles es una secuela de la privatización ferroviaria y el proceso de deterioro de las condiciones laborales producto de la flexibilización laboral instaurada bajo el modelo neoliberal, de apertura, privatizaciones y privilegio a la iniciativa privada, subsistentes aún luego de reestatizaciones, tal como ocurre con el ferrocarril.

Las privatizaciones, la flexibilidad laboral y salarial estuvieron y están acompañadas de un proceso de desindicalización de la población trabajadora, al punto que solo el 13% de las patronales del sector privado reconocen delegados en sus empresas. Eso explica la impunidad empresarial que actúa autoritariamente sobre las demandas de la fuerza de trabajo como mecanismo de asegurar una mayor rentabilidad del capital.

El asunto es que no sólo actúa la impunidad patronal, sino también, la complicidad de un modelo de organización sindical funcional a las necesidades del orden capitalista contemporáneo. Por eso no sorprende que los asesinos de Mariano Ferreyra sean socios de la práctica burocrática del sindicalismo tradicional.

El problema de fondo es el capitalismo contemporáneo, que cada vez suma calificativos descalificantes, como capitalismo criminal, mafioso, de especulación o de altísima renta para los grandes inversores. Por eso no debe sorprender que la CEPAL y la UN califiquen a la región latinoamericana como la más desigual del mundo, pese a las altas tasas de crecimiento económico. Del mismo modo que podemos calificar a la Argentina como el país en que mayor creció la desigualdad en las últimas dos décadas.

La sociedad capitalista está constituida en base a sujetos sociales y políticos concretos, consolidando en la Argentina la dominación del capital más concentrado, sustentado en una institucionalidad gestada en tiempos de hegemonía neoliberal y lubricado con consensos corporativos, burocráticos, de políticos, medios de comunicación y aparatos sindicales funcionales al régimen de acumulación y dominación. No hubo interna sindical, o dos bandas en pugna como algunos intentan instalar. La protesta asociada a proyectos de izquierda, anticapitalistas, debe ser acallada, según demanda el régimen del capital.

El repudio al asesinato del joven militante debe estar acompañado de una denuncia a la superexplotación de la fuerza de trabajo, en este caso por la flexibilización laboral, extendida en el mundo del trabajo en el país y en el mundo, tanto como la demanda de un nuevo modelo sindical y de representación y participación popular en la toma de decisiones, especialmente en materia económica.

La sindicalización es una forma de participación de los trabajadores en la disputa por el orden económico y que existan más de 2.000 organizaciones, entre ellas la CTA, demandando su personería demuestra el déficit democrático de una sociedad que mantiene estructuras autoritarias.

Las movilizaciones de repudio sucedidas luego del asesinato no tienen sólo alcance en el episodio de la emboscada y asesinato, sino que se asocia a la demanda por eliminar los condicionantes institucionales de un orden reaccionario construido al amparo del terrorismo de estado en los 70 y del neoliberalismo empujado por la ofensiva del capital en los 90. Esa es la asignatura pendiente.

– Buenos Aires, 24 de octubre de 2010

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...