13 C
Salta
lunes, septiembre 28, 2020

Díaz-Escamilla:el oficio de vivir

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

El dramaturgo y poeta salvadoreño Julio Díaz-Escamilla, de 51 años, pasó por Salta y presentó su último libro de poesías: Lorca, memoria de la angustia, escrito en Victoria, Entre Ríos, donde reside desde hace tres años. Su estadía se completó con una charla y el dictado de un taller sobre escritura en el Museo Casa de Hernández. Fue declarado, además, personalidad distinguida por la Municipalidad de Salta.

– Por: Jesús Rodríguez en Ñ, Revista de cultura (10-10-08)

De piel teñida por el mestizaje caribeño y con tonada centroamericana, Escamilla confiesa: “Lo dejé todo para empobrecerme en lo económico con la literatura, aunque con ella conseguí lo que más quería: dedicarme de lleno a escribir”. Escamilla asegura que el amor no lo motiva como tema y que lo que escribe “no proviene de mis memorias, sino de las memorias de mis emociones”. Se casó, se fue a Miami con su mujer y tuvo dos hijas. Al tiempo se separó. Vivió en México, Cuba y España, antes de venir a la Argentina. “No hice un buen divorcio. Nunca volví a ver a mis hijas. Hay noches en que he despertado creyendo estar en el cuarto de una de ellas, y me lleva dos segundos saber que estoy muy lejos . Sin embargo, presiento que voy a encontrármelas, ya sea en mi velorio”.

Su historia de vida está llena de drama y escepticismo. Por eso, al principio, fue renuente para hablar de su pasado, pero después, lentamente, dejó que los hechos fluyesen, sin esquivar la realidad. No es para menos. Cuando sólo tenía seis años, quedó huérfano de padre y madre: un mediodía de 1963, la guerrilla salvadoreña los mató a balazos. Escamilla, que estaba en la escuela, fue salvado por un sacerdote salesiano que lo ocultó en el poblado de San Vicente, a tres horas de viaje de la capital, San Salvador. Lo adoptó un matrimonio que lo llevó a vivir a Guatemala, donde inició sus estudios en un seminario. Pronto lo apasionaron el latín y la literatura. “En mi mocedad, leí La hora 25, del rumano Virgil Gheorgiou, que relata la historia de un matrimonio judío que las SS separaron en distintos campos de concentración. Al final de la guerra, ellos se encuentran. Nunca olvido esa historia. Me recuerda a mis padres, cuyos rostros olvidé y tampoco sé dónde están sus huesos. A quien recuerdo es a mi abuela”.

Al fallecer la esposa de su padre adoptivo, éste se volvió a casar. Escamilla, con 20 años, decidió vivir solo en Guatemala. Un aviso en el diario Prensa Libre –que solicitaba redactor para un programa de radio– desafió su autoestima: “Como soy bachiller en Ciencias y Letras, me presenté, y me aceptaron enseguida: al poco tiempo escribía guiones de radioteatro para Radio Nacional Guatemala. Por ello estoy agradecido a mi primer empleo, porque la radio es la madre de mi oficio”. Meses después, una agencia de publicidad lo contrató como director creativo; allí trabajó hasta 1997. “Fue porque escribí mi primera obra de teatro, Un ángel en apuros. Verla en escena me despertó el monstruo que llevo dentro. No me importó dejar de lado el dinero que ganaba, y me dediqué a escribir”. Dice que se arrepiente de no haber dejado antes la publicidad, aunque ella le permitía vivir con mucho confort. Pero se acostumbró a vivir austeramente: ” Ahora vivo con lo justo, y me siento muy bien”.

Escamilla, un “entrerriano más”, teoriza acerca de su trabajo: “Epistemológicamente, es difícil extraer una idea”. No tenemos las palabras suficientes para referirla. Lo que referimos lingüísticamente es un asomo de lo que estamos pensando. Entonces, la palabra es el cadáver de una idea. Cuando se le pregunta qué contiene una idea, responde: “Toneladas de información gráfica, que el escritor quiere resumir en pocas palabras. Llamamos exitoso a aquel escritor que logra transportar su idea a través de un grupo de palabras, que vuelven a ser ideas en el lector y quedamos en la misma. Somos discursivamente deficientes. Hay que devolverle significado al lenguaje. Y nuestro trabajo de escritores es proveerle a la humanidad más lenguaje y no agotar el insuficiente que ya tenemos. La Argentina tiene a un genio de la deontología como José Ingenieros. ¿Por qué nosotros hemos olvidado a esta figura? Porque al parecer no nos interesa, porque filisteamente se busca la palabra comercial, lo que produzca dinero, que seamos best-sellers”.

Cuando Ñ le pregunta si se puede escribir una historia sin tener el hábito de la lectura, la respuesta de este escritor salvadoreño, guatemalteco y “entrerriano” es inmediata: “En la Edad Media se cometió una idiotez que aún nos pesa: separar Ciencia y Arte. Hoy creemos que el escritor sólo escribe y no es así. El escritor es un gigantesco lector. La lectura y la escritura, son las alas que requiere la humanidad para alzar vuelo, lejos de la mediocridad”.

Epígrafe de la foto: Julio Díaz-Escamilla en una casa colonial de Salta. “Soy un gran admirador de José Ingenieros”, le dice a Ñ.

– Link a la nota:

http://www.revistaenie.com/notas/2008/10/11/_-01778105.htm

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...