32 C
Salta
miércoles, septiembre 30, 2020

Alejandra Egido: “la culpa no es del público salteño”

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

El sábado 30-08, la compañía de teatro Iré presentaría en Salta el unipersonal “Cadena Invisible” del dramaturgo Carlos Ferrara, en la Sala Mecano de la Casa de la Cultura. Obra suspendida y desazón de la actriz cubana.

A las 21, 35 de la noche del sábado, Alejandra Egido levantaba sus objetos de la sala y apenas si pronunciaba palabras. Pero llegó a decir, entre otras cosas: “la culpa no es del público salteño”.

Explicó que su representante no estaba al tono del precio de localidades del teatro en Salta y que $ 35 era muy elevado para cobrarle al público (desconoce que Florencia de la V vale $ 80 y que el Teatro Negro de Praga en el Provincial, costaba más de $ 70 y no convenció).

Hay que decirle a Alejandra que en realidad no es el precio lo que impactó en la ausencia de público.

Egido sostuvo que la gente se acercó a preguntar pero que se retiraban al saber el costo.

Las hipótesis de la situación que vivió la compañía cubana pueden ser las siguientes: falta de una política cultural definida que apoye al teatro independiente; falta de estrategias publicitarias de parte de la sala y por último, rechazo a la Casa de la Cultura que se ha convertido en una oficina administrativa en algunos casos, en una clínica privada en otros, y hasta en un “albergue transitorio”. De esto último, se sabe que una alta funcionaria fue sorprendida teniendo sexo en su oficina, apoyada contra el escritorio y se la escuchó sollozar al tiempo que su compañero de “oficina” giraba la cabeza como diciendo “ups”. Nosotros le ponemos el dinero para que lo hagan pero le saldría más barato a la provincia que le paguen un telo “de cuando en vez”.

El sábado, la Casa de la Cultura se veía apagada y fría, con esa luz blanquecina mortuoria en donde cada muerte de obispo, ocurre un hecho artístico.

Alajandra Egido señaló a Salta 21 que la noche anterior estuvo en Tartagal y que en comparación con lo que le estaba pasando “ahora”, le había ido muy bien.

Contó que la obra “Cadena invisible” se estrenó en España, donde ella dirigió el trabajo de una actriz y luego tomó su lugar para hacer su propia producción: “es que en Europa se trabaja con el cachet del actor y no se va a taquilla”- replicó. La obra recorrió América Latina con buena recepción de público -según comentó Egido- y pasó por Salta para presentarse en Buenos Aires próximamente.

Está de gira por el país y venía de La Rioja y otras regiones cuyanas en donde -dice- le fue bien.

Con el pelo lleno de cimbas y una gran valija con ruedas, dejó el recinto cerca de las 22 hs. Trago amargo para una mujer que vino a Salta a “jugársela” con la taquilla y se fue con las manos vacías.

Estamos convencidos que en Buenos Aires, tendrá público. La ausencia de un “campo” teatral en Salta marca también, la ausencia de público. Como al poder no le interesa subvencionar al teatro independiente y prefiere “La Cultura Piñón Fijo”, esperemos sorpresitas peores que la vivida el sábado.

Acerca de la obra

La puesta en escena de Cadena Invisible recupera la vocación primigenia de los elementos del teatro costumbrista para ponerlos al servicio de una rara historia familiar, que deviene en sorprendente “thriller” doméstico.

Pero todo es sólo una excusa para invitar al espectador a la reflexión acerca de los graves problemas que aún enfrentan las mujeres procedentes de cualquier sector de la sociedad, en cualquier parte del mundo. El espectáculo pretende ser un alegato a favor del reconocimiento del papel de la mujer en el seno de la familia y de la sociedad.

La violencia de género es el invitado indeseable, pero también protagonista, de esta historia universal expuesta unas veces en clave de tragedia y otras desde el humor más irreverente.

Sin otros presupuestos que la cuidada adaptación del texto original de Carlos Ferrera y una intencionada sobriedad escenográfica y dirección de Alejandra Egido, la puesta consigue contar en clave agridulce la vida de tres hermanas unidas por un oscuro secreto de familia.

Alejandra Egido es graduada en la Escuela Nacional de Arte de Cuba. Actriz de la radio y TV cubanas, está vinculada al teatro desde muy joven. Formó parte de las compañías teatrales cubanas Pequeño Teatro de La Habana, Arte Popular y Anaquillé. Es fundadora de la Compañía de Teatro Social Cubana de Acero. En España dirigió el monólogo Mamá ya no me quiere más y las obras de teatro infantil El cangrejito volador , Las aventuras de María Moñitos y La Cadena Invisible, entre otras. Como actriz ha presentado varios monólogos en América y Europa.

Sobre la compañía de teatro Iré: Movidos por la necesidad de buscar textos que reflejaran la realidad cubana de la década de los ‘90, Alejandra Egido y Juan Carlos González, fundan la compañía en 1995, en La Habana. Sus espectáculos han podido verse en Barcelona, Milán, Amsterdam, La Habana y Buenos Aires.

Su repertorio lo integran las obras Mamá ya no me quiere más (vida y vicisitudes de un travesti cubano), Homenaje (sobre la discriminación racial en el arte), Visitaciones (lleva a escena el personaje de las jineteras, prostitutas cubanas) Las Aventuras de María Moñitos (musical infantil).

Actualmente la compañía trabaja sus montajes y realiza sus representaciones en distintos países de Europa y América. Este monólogo se estrenó el año pasado en España y recorrió gran parte de Europa con notable éxito de crítica y de público.

La obra Cadena invisible es apta para mayores de 16 años.

Nota relacionada:

¿Cuánto vale la cultura de Salta?

https://www.salta21.com/spip.php?article1028&var_mode=calcul

Artículo AnteriorDios y el Pueblo lo demanden
Artículo SiguienteSábados de Yoga solidario

1 COMENTARIO

  1. Alejandra Egido: “la culpa no es del público salteño”
    Una solucion a los problemas del barrio Hernando de Lerma y de toda la zona del parque San Martin podria ser que trasladen a la casa de la cultura y a modo de intercambio a todos los trabajadores sexuales y llevar la cultura a los barrios(la orquesta sinfònica.el teatro la danza y la musica ya que mucha gente que vive en los barrios no pueden y tienen derecho a acceder a la cultura convertida en un negocio que està muy centralizada alrededor de la plaza o a muy pocas cuadras cambiando la relacion centro periferia De esta manera tendrian a su disposicion la vidriera de Caseros al 500 para llevar a cabo la oferta y la demanda de los servicios y las oficinas de arriba para consumar las necesidades y deseos de todos los salteños y turistas administrados eficientemente por el Estdo ya sea municipal y o provincial eliminando de esta forma aprovechadores,proxenetas y ladrones Seria un burdel fantastico y se podria llamar a concurso de artistas sexuales; traer madamas rusas o rusos, ucranianas polacas o polacos para darle variedad al gusto como forma tambien de calmar la neurosis de miles de angustiados comprovincianos.Eso si todos con certificados sanitarios correspondientes y como forma de pago tambien se atenderìa con IPS,etc,etc.Serìa una atractiva oferta turìstica como el glorioso “Lido” o el “Armenonville” o “Pigalle” o la zona roja de Holanda y segurmente seria un exito de taquilla.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...