18.6 C
Salta
domingo, abril 18, 2021

Bach para cerrar la temporada musical 2019

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Tempo irreprochable, un ripieno altamente profesional, la deslumbrante Magdalena Soria (soprano), la notable Myriam Molina (soprano) más tres solistas de buena actuación. Los acompañamientos de las arias donde lucieron Eugenio Bucello (violonchelo), David Gómez García y Zaira Olivera Hoyos (flautas), Emilio Lépez (oboe), Jorge Lhez (órgano positivo) más la afinación y solidez del coro de cámara de la UCASal.

Salta, viernes 20 de diciembre de 2019. Catedral Basílica de Salta. Orquesta Sinfónica, Coro de Cámara de la Universidad Católica, Magdalena Soria (soprano), Myriam Molina (soprano), Ana Issa (contralto), Christian Roldán (tenor), Yamil Montero (bajo). Director Maestro Jorge Lhez. Johann Sebastian Bach (1685-1750): Suite Orquestal nº 3 en re mayor BWV 1068, Magnificat BWV 243. Aforo 100%.

La Catedral salteña, colmada de oyentes. De pronto el sonido de la afinación de los instrumentos, el ingreso del maestro Lhez, los primeros acordes majestuosos de la Suite nº 3 en su conocida “obertura” y para qué negarlo? un aire de altísima emotividad en el público. Es el estilo barroco francés tan usado en la Alemania de esa época. Esta Suite tiene su historia. Bach compuso las partes de violín acompañado por un bajo continuo; su hijo Carl Philippe Emanuel agregó trompeta, oboe y timbales y finalmente un alumno del compositor de apellido Krebs compuso el complemento de segundos violines y violas. Pero el segundo movimiento, un “aria”, se constituyó en una de las páginas más famosas del austero barroco alemán y fue compuesta originalmente por Bach aunque con el devenir de los años tuvo innumerable cantidad de arreglos, algunos de gran belleza y otros que sería bueno permanezcan en el olvido. Fue el momento en que los ojos se humedecen, un remanso de paz y dulzura para el corazón dada la profunda y sublime espiritualidad con la que fue escrita.

Lo dije en otras oportunidades. En la liturgia cristiana, en los días antes de la Navidad se produjo en aquel tiempo “la visitación” que se refiere a la visita que la Virgen María realiza a su prima Santa Isabel. Esta circunstancia es relatada por el evangelista San Lucas y su texto es llamado “Magníficat”. Sobre esta base Bach escribe su versión que a través de los años se convierte en la mayor composición del autor en latín. Se trata de una cantata para coro, cinco solistas y orquesta. La poderosa interpretación tuvo puntos sobresalientes. Tempo irreprochable, un ripieno altamente profesional, la deslumbrante Magdalena Soria (soprano), la notable Myriam Molina (soprano) más tres solistas de buena actuación. Los acompañamientos de las arias donde lucieron Eugenio Bucello (violonchelo), David Gómez García y Zaira Olivera Hoyos (flautas), Emilio Lépez (oboe), Jorge Lhez (órgano positivo) más la afinación y solidez del coro de cámara de la UCASal.

El “Magnificat” es una composición espontánea, jubilosa, expresivamente fresca y construcción simétrica -si cabe el término-, sus doce pasajes son relativamente breves “Magnificat anima mea Dominun” canta el coro dando lugar a los dos primeras arias de soprano, una para Myriam Molina y la segunda para Magdalena Soria y luego un estupendo desarrollo con expresivos crescendos y decrescendos, con arias y dúos hasta el exultante “amen” del final. La aprobación masiva generó como bis el conocido villancico austríaco “Noche de Paz” de Franz Gruber.

He comentado muchas veces sobre el talento del maestro Lhez. Hoy me refiero además a su modo de involucrarse en su arte. No es fácil describir en palabras la manera en cómo indica a los músicos y cómo esa indicación llega al público convirtiendo al hecho musical en algo compartido, comunitario, disfrutado por todos en el marco de una seria actitud ante la creación de un genio como Bach, pero lo cierto es que el resultado es de alto nivel.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...