11 C
Salta
martes, septiembre 29, 2020

Borges y Perón: una obra de teatro sobre lo imposible

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

La Felicidad. Cuento de María Teresa Andruetto

Buscamos la felicidad sin saber dónde está, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una. Voltaire La felicidad se...

Una línea de corte elitista y liberal, un pensamiento político de corte nacional y populista. La obra de teatro “Borges y Perón” se encuadra en el absurdismo como forma estética, con fuertes connotaciones ideológicas y revisionistas. No es fortuito el encuentro casual de dos grandes personajes argentinos.

Acuerdo con David Viñas en varios conceptos, sobre todo en la definición del posicionamiento de cada uno, según figura en el copete de esta nota. Y ahondo en el sentido personal de una impensable reunión: imposible desde todo punto de vista. Ficcionalmente todo es posible, teatralmente todo es imaginable. El director Víctor Laplace, protagonista de la obra en el papel de Perón, imaginó un futuro de conciliaciones, y por ello llevó a escena “Borges y Perón” en una adaptación del texto de Enrique Estrázulas, junto al actor Jean Pierre Noher como Borges.

Se encuentran una noche de tormenta en la oficina de Borges (Biblioteca Nacional), año 73: “quién es?”– pregunta el escritor de todos los mundos. “Perón”– dice el general. “¿Es una broma o una mala noticia?”– pregunta el autor de “Ruinas circulares”. “Soy Perón”– asesta la figura. “Entonces es una mala noticia”– afirma Borges. Así inicia un diálogo de idas y vueltas, de contradicciones y reproches, de repaso por poemas borgianos, de peleas aparentemente sin sentido, de reconciliación en puerta. Borges le dice en un desliz “amigazo” a Perón, y el general lo llama “amigo Borges”.

Una frase de Borges dice lo siguiente: “Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”. Esto tan sencillo me lleva a creer firmemente que Borges hubiese detestado las comparaciones y que no hubiese sido feliz con este tipo de reuniones. Aunque se sabe, el peor pecado cometido por él fue no haber sido feliz.

hi_6-150.jpgEn la obra de teatro hay una fuerte alusión al Premio Nobel al que aspiró el literato argentino por 30 años y nunca se lo dieron, según se dice, por sus ideas políticas. El 6 de diciembre de 2010, Mario Vargas Llosa confesó en la sede de la Academia Sueca: “Resucitaría a Borges para dárselo”.

En mi opinión: Borges pasó a la historia no sólo por ser uno de los más destacados escritores del siglo XX en el mundo sino por no haber recibido el Premio Nobel. Es hasta un heroísmo desapercibido del que Perón jamás pudo haberse hecho partícipe. Perón fue popular y emblemático, Borges es la joya que el Nobel jamás podrá obtener. Borges no necesita el Nobel para ser Borges. Borges “es”, sin un Nobel. Perón necesitó al pueblo para ser y el pueblo necesitó a Perón.

Hay una anécdota sobre el escritor: le cuentan que Galtieri, presidente de la República por aquel entonces, confiesa que una de sus mayores ambiciones es seguir el camino de Perón y parecerse a él. “¡Caramba! -interrumpe Borges- es imposible imaginarse una aspiración más modesta“.

Al término de la función, Víctor Laplace dijo a Salta 21 que eligió “Borges y Perón” no porque se identificase ideológicamente con esta obra, sino porque “básicamente es una obra que llama a la unidad, a la reflexión, y al debate de ideas que es lo que nos hace falta a todos los argentinos”.

“No hubo un intento de hacer burdas imitaciones sino de ponerlos ahí y tratar de recrear a dos personajes que son muy importantes: uno en la literatura y otro en la política”– agregó.

A la pregunta de si intentaba un acercamiento entre los dos personajes dijo “de eso se trata la obra que es maravillosa, justamente en un momento en que hace falta que todos nos juntemos”.

Sobre qué esperaba de la gente expresó “sabemos que el público escucha y atiende pero también el aplauso final indica que todo salió bien”.

Víctor Laplace en el escenario comentó que se había apunado pero que al comenzar la obra se olvidó de todo y logró una importante concentración. Jean Pierre subrayó, desde el escenario también, que el público les dio mucha inspiración y seguridad.

En el hall del Teatro del Huerto, el viernes 3 de diciembre cerca de las 23:30, Laplace dijo que vino muchas veces a Salta pero que esta vez se apunó. “¿Vas a coquear?”– le digo. “Me parece que sí”– dijo simpáticamente.

Por esas cosas de la causalidad, y como Pepe Angelillo tocaba enhi_6-151.jpg el Café del Tiempo, los volví a ver más tarde en la Balcarce. Laplace no se quedó en ese pub pero Jean Pierre compartió todo el concierto jazzero de Angelillo, quien estuvo cerca de una semana en Salta y armó esta velada con Martín Misa y Juan Pablo Mayor. Recordemos que este año presentó en el Teatro Provincial su disco “Quiet Now”, en piano.

Siguiendo con “Borges y Perón” , en lo personal me costó entrar en la obra en un primer momento. Luego me familiaricé con los protagonistas y el fisic du rol que cada uno mostró. Algo intimista, la obra exige en su densidad, un espectador atento, y yo me iba mucho por momentos. No fui la espectadora “modelo” de esta obra. No me gustó para nada la mezcla heteróclita. Los actores se lucieron con un trabajo impecable dentro de algo “políticamente correcto”. A mí me hubiese gustado ver rodar un florero por los aires, que el humor ácido de Borges eche al carajo a Perón, que Perón insulte al intelectual y que las cosas vuelvan a su cauce. La idea de un Borges soñando con ese encuentro me pareció pretensiosa pero no ociosa. Laplace logró el objetivo: nos hizo reflexionar. Y como Dubatti habla del “convivio”, considero que la reunión de personas logró el otro anhelo del director: hombres y mujeres en un centro territorial, en un punto del espacio y del tiempo…

– Fotos de los espectáculos.

– Notas relacionadas:

Borges y Perón

https://www.salta21.com/Borges-y-Peron.html

Pepe Angelillo: “básicamente el arte es erotismo y un estado libertario”

https://www.salta21.com/Pepe-Angelillo-basicamente-el-arte.html

1 COMENTARIO

  1. Borges y Perón: una obra de teatro sobre lo imposible
    Humildemente y respondiendo a Victor no creo que la union entre dos figuras de la historia Argentina haga unir a los Argentinos. Son dos ideas totalmente opuestas y con tonicas diferentes como para comparar y hacer comparar por este medio a dos personalidades que nunca hubieran podido juntarse por muchas razones. La Argentina paso por muchos problemas educativos como quema de libros comopara que Borges hubiera permitido en vida esta comparacion y/o union en una simple obra teatra llevada a una realidad que no se puede permitir, pero nunca se sabe no?
    Peron fue militar siempre y los Argentinos odian a los militaresz, no entiendo porque no en este caso, ya que un militar hizo lo que hizo durante 1973 cuando barrio por intermedio de la triple AAA a los montoneros peronistas. Nunca se olviden que Peron fue militar y en sus discursos hay mucho de eso, sus maneras y dictamenes lo aseguran. Rojas bajo a su propio militar, no se olviden de eso tambien. Peron fue vivo, con el asunto obrero quiso tener al pueblo en las manos y la gente nunca se dio cuenta que los uso en cada movida. Hoy dia siguen en la misma, pero por favor no pongamos a la literatura junto con los militares Peronistas.
    Pobre Borges no?

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...