29 C
Salta
sábado, enero 16, 2021

Cine a lo grande con Rolando Pardo

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Toque de queda sanitario provincia por provincia

El Gobierno Nacional dispuso nuevas restricciones en busca de frenar el avance del Covid-19. Entre las medidas, se establece que serán las provincias las...

En Perú, acusaron a Bill Gates de crear el COVID-19

Un tribunal peruano acusa además al magnate inversor financiero George Soros y a la familia Rockefeller.  Jueces peruanos pertenecientes a la Sala Superior de apelaciones...

Provincia por provincia: lo que tenés que saber para viajar por Argentina

Bajo el lema "Este verano disfrutá y cuidate", la plataforma virtual del Ministerio de Turismo de la Argentina reúne los requisitos, provincia por provincia,...

Rolando Pardo sueña con una escuela de Cine en Salta. Trabaja con los más viejitos de la sociedad, presentó a los enanos en Pequeña Habana, está interesado en la imagen de Salta en la pantalla grande y chica. Su mentalidad excede la pequeñez y ve en la industria del cine, una fortaleza contra la droga y un proyecto laboral.

Rolando Pardo viene al encuentro muy preocupado por la salud de su viejita, la abuela mimada de la familia que tiene más de 90 años. “Es una reliquia”- coincidimos. Pero ya está bien y nos conectamos con el cine. Tiene mucho para decir, para dar y para imaginar. Y podríamos estar horas charlando. Después llega Horacio Pardo, su hermano, una bonita persona con quien también dialogamos pero en “off”. La Cultura es el tema universal de los que tienen algo poco común y mucho de signos de pregunta sobre la realidad.

Rolando, contáme acerca del ciclo del “Cine a lo grande” que estás realizando

– Este es un ciclo que se llama el Cine a lo grande porque está dedicado a los afiliados del PAMI. Este es una iniciativa que se hace acá por primera vez y con una afluencia bastante importante de público a tal punto que de acuerdo a la cifra que tengo ha ido más gente a estas exhibiciones -que son exclusivamente de cine argentino, ya sea desde el cine clásico argentino hasta nuestros días- que a las salas comerciales. De las salas comerciales, la única que queda es el Hoyts, cosa que hay que tomarla muy en serio para que el gobierno haga algo. Me parece absurdo que en una ciudad con mas de 700 mil habitantes, calculo, y una provincia de un millón y pico de habitantes, que en el interior no haya salas de cine, ni en la capital. Tengo pendiente una reunión con el Secretario de Cultura, hablaré con él para ver si se puede implementar este Ciclo conjuntamente con la nación y con el Instituto de cine, promover en los municipios la exhibición de películas de cine argentino, iberoamericano y porqué no hacer exhibiciones de cine clásico, porqué no ver a Chaplin también, no sólo lo nacional, no entrar en lo absurdo sino ver cine que valga la pena. Y ese cine que valga la pena puede ser japonés, chino, norteamericano o tailandés, da lo mismo o porqué no, cine salteño.

¿Hace cuánto que trabajas con este proyecto?

– Este proyecto lo traje hace ya dos años y lo presenté en su momento en la Secretaria de Cultura, lo presenté realmente al gobernador y el gobernador lo derivó a Cultura, pero en Cultura no estaban las condiciones dadas asé que quedó durmiendo el sueño de los grandes o de los pequeños… Ahora tengo pendiente una charla con el Secretario actual de Cultura que está bastante interesado en escuchar esta propuesta y porque es un proyecto que abarca más que la exhibición que es la madre de toda la expresión cinematográfica porque sin exhibición no hay nada, es lo mismo que se haga una comida maravillosa pero no haya quien la coma, ¿es triste no? Sería el alimento de todo lo que se ha trabajado con todos los ingredientes para hacer una película entonces yo creo que se puede hacer, no se necesitan grandes recursos sino utilizar un poco de imaginación y poner un poco de ganas, tomar una decisión política sobre la cultura, sobre este séptimo arte que en Estados Unidos es la primer industria, es un estilo de vida. Nosotros no nos damos cuenta o no nos queremos dar cuenta. Lula en estos momentos con su política cinematográfica a través de mi querido amigo Orlando Cena con quien yo trabajé y fui compañero en la Escuela Internacional de cine, vendría a ser el secretario, mas bien el ministro en Brasil, que no es poco en un país de esta envergadura y con el entonces ministro de cultura Gilberto Gil que no es poco tampoco nombrarlo, han tomado la decisión de poner al cine en el lugar que corresponde. Saben que con el cine van a frenar el flagelo de la droga en un porcentaje alto, van a frenar la violencia familiar, y van a estimular valores que nosotros estamos perdiendo día a día. Sobre todo se trata de preservar la memoria y lo auténtico y lo genuino. Ellos tienen un idioma distinto en toda Latinoamérica y están ahora en una cantidad de películas que ya nos están pasando. Antes nosotros los triplicábamos pero ahora ya nos pasaron. No quiere decir que la política del cine argentino sea mala, sino que los brasileños están con todo y se han dado cuenta perfectamente de su importancia. Han avanzado no sólo en cine, sino en las industrias, están atacando el tema de la droga con todo, avanzaron tanto en temas sociales como en el hecho de combatir el narcotráfico directamente contra los narcos, no atacan a la persona que consume, la persona que consume es una victima de eso, a la victima hay que ayudarla, hay que protegerla, integrarla. No es sólo es la contención, meter a alguien dentro de una sala y tratar de curarlo y privarlo de tomar la droga. No hay que contener sino que hay que integrar…

¿Cómo repercutió este Ciclo de cine que estás haciendo con la gente del PAMI? ¿Qué significa para ellos?

– Para ellos es muy emotivo, es muy importante porque la mayoría son excluidos del sistema porque para ir al cine -vos sabés cuánto gana un jubilado y no les da el sueldo- ¿cuánto necesitan? Son caros cuestan 15 jpg_pardo_2.jpgpesos y 9 o 10 los días económicos, más el taxi porque algunos no se pueden mover, son lisiados o están en sillas de ruedas. Este ciclo es gratuito, se hacen pequeños debates y comentarios, también cuentan que se han hecho amigos entre ellos, estos jóvenes viejos tienen una vitalidad maravillosa. El Ciclo cumple una función vital que es la de integrarlos a ellos a la sociedad. Los viejitos te van diciendo qué es lo que quieren ver, yo les puse Historias mínimas Un lugar en el mundo y las aplaudieron a rabiar. Otra manera muy interesante de integrarlos sería que escriban, y que den sus vivencias sobre lo que está pasando para hacer una Antología, no solamente de las temáticas de las películas sino con otras cuestiones que uno les proponga. Hay una anécdota que me sorprendió mucho: un señor mayor me contó que esta era su primera película, nunca había visto cine y estaba tan conmovido…Este ciclo no pretende pasar películas de arte sino hacer que la gente pase un buen momento, que se rían, no me importa si es con Francella o quien sea. No es que voy a pasar ordinarieces porque no hay que confundir lo popular con lo ordinario, no es lo mismo. Ahora voy a pasar una película de Luis Sandrini porque a los viejitos les encanta aunque algunos digan que es un deja vú.

¿Como trabajás con este ciclo? ¿Cuándo proyectás las películas?

– Semana a semana, todos los miércoles de 19 a 21 horas. Esas dos horas son para ellos, se hace en el Salón Auditórium de la avenida Belgrano donde era antes el famoso Cine Arte Ricardo Castro– a quien quiero mucho. Esto empezó hace 6 meses, termina el Ciclo ahora el 18 de noviembre y automáticamente se renueva porque tuvimos éxito. El miércoles 28 estaba la sala tan llena que los acompañantes – que van por razones obvias- le cedieron la silla a otros viejitos. Cuando salen de ver la película, te llenan el corazón con una sonrisa, con su ternura, con sus comentarios. El nuevo Ciclo levanta un poco más la puntería o la apuesta porque se va a hacer todo el año completo ininterrumpidamente, con cine clásico y mundial desde Chaplin a Fellini, Almodóvar, en fin, de todo. Es un día pleno para ellos, es todo un rito que empieza a las dos de la tarde y termina por la noche después de ver la película. Están muy ávidos y me piden ver películas épicas, como Ben-Hur o clásicos como Cirano de Bergerac .

¿Tenés apoyo presupuestario?

– Sí, sí. Es toda una movida coordinada por el PAMI de Salta, con el auspicio de Buenos Aires y ya me comentaron que se está haciendo en dos o tres provincias más. Hay otras bocas con esta temática del Cine a lo grande , lo vi en España y a mí se me ocurrió hacerlo acá, hablamos con la gente del PAMI, les encantó la propuesta y se puso en marcha.

Tenés una mirada particular sobre el mundo que otros no ven o no quieren ver y eso se refleja también en Pequeña Habana en donde te metés en la vida de los enanos. ¿Cómo trabajaste esto? ¿Cómo rescataste a estos liliputienses divinos…?

– Yo creo Romina, sin hacerme el humilde, que fueron ellos los que dieron todo y yo utilicé el ABC de un documental, investigar, preguntar, hacer un cuestionario, utilizar la técnica básica de un documental. Las preguntas tenían que ser acordes a cada personaje, a la situación social o al oficio y avanzar sobre eso. Tiene que ver mucho con el trato que uno tiene con la persona. Entrás más o entrás menos, según cómo llegás a la persona, sin prepotencia. Esta metodología también la apliqué con Cantando bajo la tierra – que me gustaría que veás- otro documental que es sobre la vida de unos músicos en Madrid. Si uno va en la onda “artistita” como dice mi querido amigo García Márquez, uno nunca va a lograr nada, ni un buen libro, ni un buen disco, ni un buen reportaje y menos una buena película donde hay un trabajo y se está exponiendo a una persona. Porque en Pequeña Habana se expone a las personas, por ejemplo hay alguien que trabaja en la seguridad del estado, que es el marido de la médica ( la podóloga). En la película ningún enano está casado con otro enano, todos hacen pareja con personas altas.

Esto acá no puede pasar nunca…

– Nunca. No he visto por lo menos. Ellos se ríen de ellos mismos, son personas desprejuiciadas, yo creo que tiene que ver el Caribe, tiene que ver Cuba.

Es por la libertad de cultos también

– Fundamentalmente. Ellos son religiosos en todo aspecto porque creen en Dios, pero no creen que hay un castigo, ellos hacen sus bandidiadas, sus picardías…sin pensar que Dios los va a castigar. Tienen cultos diferentes, que son muy fuertes para ellos. A mí lo que más me sorprendió es la alegría que tienen y que todos son cabezas de hogar, no hay ninguno que este tirado. La enanita Basilia, la negrita, trabaja en una fábrica y el esposo es inválido pero sin embargo hay cosas que no se ven porque hay que preservar y respetar a la gente. Hay un hermano de Basilia que quedó ciego y no se movía bien y Basilia lo mantiene pero esto no se ve en la película, se respeta. Son gente muy solidaria, Cuba es un país solidario, pero ellos lo son aun más.

Hiciste un trabajo de edición y de selección muy buenos y rescataste el humor, también…

– Ellos dejan picando la pelota para que uno se ría, son muy inteligentes y son absolutamente normales y sobre todo, saben reírse de sí mismos. No hay burla, no son gente ordinaria sino que son gente culta. En la secuencia final los junté a todos y aparece algo mas bien melancólico y los enanos desaparecen. El que presenta la película desaparece en el cementerio. Hay una frase que dice ¿quién vio el entierro de un enano? Y hay una frase muy humorística, que dice es mejor que nos entierren de a dos porque así ahorramos un cajón…

Tu documental, ¿es un estreno nacional en Salta?

– No, estuvo en el Cine internacional de Rosario. Como estreno no, sólo como una muestra y el estreno se va a hacer el año que viene en salas de Cine arte que hay en Constitución y en Belgrano y en algún espacio INCAA. Ya me las pidieron en varias provincias.

¿Cómo llegaste a ser invitado del cierre de la Semana del cine argentino?

– La coordinación de Audiovisuales de la Secretaria me invitó a participar, ya me habían invitado el año pasado pero tenia problemas con la distribuidora, aunque yo escribo y dirijo Pequeña Habana pero está en mano de una distribuidora nacional que es la que la tiene en venta a la película, sobre todo para evitar la piratería.

¿Qué repercusión tuvo tu película en Salta, en el país y en el mundo?

– Si vos ves el inicio, hay cerca de treinta y tantos festivales en los que participó internacionalmente, desde el Cairo a Nueva York, de Nueva York a Cartagena, de Cartagena a Perú… en Europa se vio en Alemania, en Francia, en España y tiene 8 o 10 premios internacionales…

¿Pero que te dice la gente?

– En Nueva York estaban muy sorprendidos por la cantidad de enanos -como vos decís- que no es común. Hay un gran director al que yo admiro mucho, que es Horst y fue el único director que hizo una película sobre enanos pero es una ficción que se llama algo así como Los enanos también fueron niños . Se trata de un hospicio donde solamente hay enanos y se ahí se ven las burlas, el poder, las diferencias que existen. Como documental no hay ninguna otra película con estas características. Yo investigué que cada 50 mil personas hay un enano y eso también debe ocurrir en esta ciudad. Pero uno no lo ve o no lo quiere ver o son blancos de muchas burlas, quizás, y no se dejan ver, salvo Martita, que está parada en la calle Zuviría.

Si, la conozco, es la que vende bolsitas de residuos…

– Exactamente. Actúa en La redada , y la caractericé como hombre porque yo necesitaba un enano hombre y le dije “por favor Martita te tengo que ponerte bigotes” y como ella es una persona magnifica y adorable a quien quiero mucho, aceptó. Lo peligroso no es la existencia de enanos en el mundo, sino como dicen ellos, los enanos mentales. Esos son los peligrosos y hay que tener cuidado. Esos son los que abundan, pero se ponen sombrero para que no se les vea el enanismo mental.

¿Que te pareció la Semana del cine argentino?

– Tuve poco tiempo, vine a saludar a dos amigos rosarinos, uno Gustavo Postiglione que trajo Días de mayo y Mario Piazza que trajo la película Madre con ruedas , con el que juntos competimos en Brasil: él sacó el premio por la temática de la invalidez y yo saqué el premio del público, así que los dos volvimos contentos y somos muy amigos. Noté que en mi película la sala estaba llena. No tengo ni un afiche ni nada de la película, pero cuando tenga plata ya tendré. Estoy gustoso y agradecido que haya ido la gente y los amigos, según dicen fueron funcionarios, la prensa ayudó mucho y esperemos que les haya gustado.

La última vez que nos encontramos me dijiste que estabas escribiendo para tu próximo proyecto…

– Estoy trabajando dos o tres cositas. Estoy esperando que salga la nueva Ley de cine, que más allá de cualquier partidismo político hay que ser inteligente y hay que interpretar que no debe ser una ley monopólica y que se debe apelar al federalismo, que debe estar acompañado por una Ley de medios que permita que haya más diarios, más semanarios, más paginas de Internet como la tuya, donde uno pueda encontrar información de todo el mundo. Hay que estar preparado porque Salta no tiene -y que no se mal interprete- gente preparada para trabajar en ficción. Faltan programas de ficción en tv, miniseries, telemovie, novelas, en fin. Yo trabajé 4 años en España coordinando el Departamento de nuevos proyectos, trabajando en una cadena muy grande llamada Tele 5– la más grande española- y es muy complicado, muy difícil sacar un producto, un formato y que funcione. En Salta tenemos todas las condiciones para hacerlo, hay muchas y buenas escuelas de actores pero hay que prepararlos para este reto, hay escritores y técnicos que sólo tienen que aprender el formato. Nos hace falta formar una Escuela de arte y oficio para cine porque los que se han formado aquí han emigrado, y eso es muy triste; y el gobierno debe promover estas actividades para que estén presentes los jóvenes, para que integren este nuevo reto. Estoy escribiendo una historia de un remisero, que a través de él, vemos todas las problemáticas de la ciudad y es una miniserie de 13 capítulos que se pueden ir renovando eternamente y espero poder hacerla acá en Salta con gente de Salta. Pero necesito una mínima ayuda, una estructura para hacer conocer nuestra provincia.

– Notas relacionadas:

Producciones salteñas cerraron la XIII Semana del Cine

https://www.salta21.com/spip.php?article2535

La Redada muestra al imbécil represor y su fascismo consumado

https://www.salta21.com/spip.php?article1195

Rolando Pardo exhibió “La redada” durante el juicio a Bussi

https://www.salta21.com/spip.php?article1059

Rolando Pardo con proyectos: “falta una decisión política seria”

https://www.salta21.com/spip.php?article603

3 COMENTARIOS

  1. ¿ HAREMOS HISTORIA EN LA TELEVISION SALTEÑA ?
    Querido Rolando,yo acompañe a mi papa´al rodaje de una escena de La Redada ,el actuaba y yo miraba, ahi conoci ese mundo, el del cine, al que tambien perteneceria mas adelante. Estoy totalmente de acuerdo con vos en que Salta debe tener su miniserie de ficcion en television.El taller de teatro Espacio,al que pertenezco hace 20 años junto a Rafael Monti y Danny Veleyzan tambien tiene varios proyectos para insertar la ficcion con autores y actores de salta.Espero que podamos sumar voluntades(y abro el juego a mis colegas)para que Salta tenga su propia ficcion en la tele. Con ganas y compromiso de nuestra parte y tu experiencia ¿ HAREMOS HISTORIA EN LA TELEVISION SALTEÑA ?.Un fuerte abrazo y a tu disposicion. oscar_teatrodelasalud@hotmail.com

    • ¿ HAREMOS HISTORIA EN LA TELEVISION SALTEÑA ?
      Querido Oscar! siempre amagamos en trabajar juntos, eso estoy seguro que sucederá. La patota Teatral está a vuestra disposición, por que como grupo de actores y creadores con experiencia en los productos audiovisuales, también tenemos el mismo objetivo, La televisión. Cuenten con nosotros y esa misma disposición la brindamos también al maestro Rolando Pardo. Estoy seguro que lo lograremos.
      Un gran abrazo para los colegas actores y realizadores salteños.
      Juan Carlos Sarapura
      lapatotateatral@hotmail.com

      • ¿ HAREMOS HISTORIA EN LA TELEVISION SALTEÑA ?
        Tanto para OSCAR MUÑOZ como para JUAN CARLOS SARAPURA, lo que debemos hacer es juntarnos y armar proyectos para trabajar y aceitar y poner en marcha estos proyectos.
        No importa si hacemos o no historia; lo importante es hacer y sobretodo hacer las cosas bien, con convicción y desde el alma.
        Cuenten conmigo para esto y ya estaremos hablando dentro de muy poco.
        Abrazos fraternales,
        Rolando Pardo

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Llegó la 2da tanda de dosis de la Sputnik V: otras 300 mil

El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusa la segunda tanda de 300 mil dosis de vacunas Sputnik V, arribó este sábado a la...

“Vamos a vivir con este virus para siempre” dijo el CEO de Moderna

Las declaraciones del ejecutivo a cargo de la fabricación de una de las vacunas llegan en medio del rebrote que atraviesa el mundo entero...

Detuvieron en Grand Boourg a la docente Carmen Venencia y exigen su liberación

https://youtu.be/u2ib-yIzLL8 Este viernes, docentes se manifestaron en el acceso al Grand Bourg para reclamar por la convalidación...

En Perú, acusaron a Bill Gates de crear el COVID-19

Un tribunal peruano acusa además al magnate inversor financiero George Soros y a la familia Rockefeller.  Jueces peruanos pertenecientes a la Sala Superior de apelaciones...

La segunda ola del kirchnerismo

La Argentina está viviendo tiempos peligrosos. El kirchnerismo continúa demostrando que las necesidades de los argentinos no son la prioridad. Cuando hablamos de salud no...