16 C
Salta
miércoles, enero 20, 2021

Diálogo entre bahías, devenires y horizontes…

Notas más leídas

En Perú, acusaron a Bill Gates de crear el COVID-19

Un tribunal peruano acusa además al magnate inversor financiero George Soros y a la familia Rockefeller.  Jueces peruanos pertenecientes a la Sala Superior de apelaciones...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

Llegó la 2da tanda de dosis de la Sputnik V: otras 300 mil

El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusa la segunda tanda de 300 mil dosis de vacunas Sputnik V, arribó este sábado a la...

Bahías, devenires y horizontes. Los perfiles de Marx, tomo II, completa la serie de cuatro que Adrián López se propuso escribir alrededor del amigo de Engels- como él lo llama. Panorama completo sobre sus publicaciones y mucho sobre su nuevo hijo.

Esta es la lista de libros publicados por el Dr. López:

– En 2007, en formato digital y a cargo de la Universidad Nacional de Salta y según relata el escritor: “a pesar de la resistencia que hubo en un principio en la Dra. Sara Mata de López, miembro de la Academia Nacional de la Historia, la Lic. Zulma Palermo (ex docente de la Carrera de Letras) y el Prof. Miguel Santillán (Carrera de Filosofía), que integraron la Comisión ad–hoc para recomendar qué tesis de posgrado podrían diseminarse, se tramitó el ISBN para su Tesis Doctoral”.

– En 2008:

Las sombras de Marx

http://www.fisyp.org.ar/modules/tinycontent/index.php?id=60–

y Aguafuertes II

http://www.fisyp.org.ar/WEBFISYP/AGUAFUERTES.pdf.

– En 2009:

Remolinos y circunvalaciones. Elementos de materialismo crítico

http://www.fisyp.org.ar/WEBFISYP/REMOLINOSYCIRCUNVALACIONES.pdf

y Contratiempos y aforismos IV…

http://www.fisyp.org.ar/WEBFISYP/CONTRATYAFORISMOS.pdf.

En 2010:

Dodecafonismo: una ‘estética’ del ‘concepto’…

http://www.fisyp.org.ar/WEBFISYP/Chasin2.pdf;

Her/idas y misceláneas. Los perfiles de Marx, vol. I

htttp://www.eumed.net/libros/2010d/774/index.htm;

Bahías, devenires y horizontes…;

Duendes, apostillas y comentarios. Los perfiles de Marx, vol. III

http://www.fisyp.org.ar/WEBFISYP/Duends.pdf;

Golpes, traspiés y demoras. Los perfiles de Marx, tomo IV –en proceso de edición;

Alucinar (en) los intersticios…

http://www.eumed.net/libros/2010d/762/index.htm;

Multiplicidades semiósicas y chorros deconstructivos. Una música contrasignificante –pendiente de difusión;

Arlequines y desencajes. Introducción a los problemas de una reformulación de la teoría foucaultiana del poder –en proceso de edición.

Del nuevo tomo sobre Marx

¿Fin de serie?

– La serie de cuatro sobre el barbado de Prusia, guarda la peculiaridad de no haberse difundido por “orden” y de haberse editado de acuerdo a dos “subgrupos” de pares –sin nones (risas): primero, se comenzó por el final, es decir por el volumen III; luego, por el otro número impar, el tomo I. Listas las dos “cabezas de serie”, se publicaron después, el volumen IV y el II, en ese (des)orden…

jpg_Cara4.jpgLa idea es que cada tomo se lea de forma independiente de los otros y que no obstante, puedan establecerse nexos entre ellos, como que el volumen I se consulte junto al II, el cual sería como un “mapa” desplegado del tomo I. Asimismo, que el volumen IV sea un complemento y un desvío del tomo III.

Los libros que van desde Her/idas y misceláneas… hasta Multiplicidades semiósicas son fragmentos de mi poca entendida Tesis Doctoral de 1000 hojas, a la que segmenté para que pudiera realmente, leerse y ser medianamente manejable. O sea, que de una tesis a la que se descalificó “argumentando” que tenía errores de concepto, en particular, con respecto a Marx -¡nada menos!…-, que fue demolida con un miserable 7 (siete) y a la que se anheló reprobar con un espantoso 5 (cinco), se gubiaron 6 obras… La tesis pues, albergaba seis palimpsestos y no simplemente uno…, algo que el obtuso Jurado interviniente no supo ni quiso apreciar. Se dedicaron prolijamente, a amargar la fiesta que fue para mí, crear nociones, conceptos, tal cual lo expresa Gilles Deleuze en una entrevista que mantiene con Claire Parnet en 1988, que se difunde a la muerte de Gilles.

El resto de las obras, exceptuando mi propia Tesis, fueron redactadas casi desde cero –para que te des una idea del ritmo febril de “escritorragia” que “padecí”, te cuento que en la academia se emplea un año sabático para escribir apenas un libro…

La mayoría de mis obras, a pesar de ser digitales y sin que ello vaya en contra de lo que tipeé, se ubican en la destacada Biblioteca virtual de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas –FISYP (http://www.fisyp.org.ar)–, Instituto no menos prestigioso y que es miembro del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales –CLACSO. Es que hasta donde me informé, es bastante inusual que alguien haya escrito en tan poco tiempo 13 libros y que la mayoría de ellos, giren de cerca o de lejos, de forma directa o indirecta, de manera voluntaria o involuntaria, de forma consciente o inconsciente, alrededor de Marx y de marxismo.

En el campo de la militancia, es un hecho inédito en el noroeste argentino y en gran parte del país, aun cuando muchos de mis “compañeros” militantes del mediocre campo popular de esta aldeana y promiscua Salta, su burlen de mí, como si hubieran consultado por lo menos la mitad de lo que escribí y como si hubiesen entendido algo de lo que dije.

Puedo decirte que sí, que el nuevo tomo completa ya la serie en redor al barbado de Prusia.

¿De qué trata?

– La inquietud no es obvia para nada, Romi, y hacés bien en preguntar.
Es lo que se podría denominar como “núcleo” de la Tesis Doctoral; allí se argumentaba la hipótesis de aquel trabajo: que los hombres, al no controlar su historia, endurecen sus condiciones materiales de vida en “base” y sus condiciones simbólicas de existencia en “superestructura”, entablándose entre ambas esferas, una dialéctica áspera.

A través de tensiones, contradicciones, conflictos, ambivalencias –en el sentido psicoanalítico– en el seno de lo humano, dos enormes regiones de lo social se disocian –también en el sentido de Freud…– y se enfrentan entre sí, engastando a los individuos en ellas y limitando su desarrollo polimorfo, como las neurosis con los enfermos.

De acuerdo al Psicoanálisis, las disociaciones y los conflictos terminan en represiones de al menos, una de las tendencias contendientes. Podría comprenderse que quizá base e hiperestructura, son el producto de una enorme represión y que ellas son en sí mismas, tremendamente represivas. ¿Y de qué serían represión? Probablemente, de la fecundidad del movimiento, de los derrames, de los flujos humanos que circulan por lo social, ya que estructura y sobreestructura son gigantescas “represas” que “contienen” los devenires, lo que se escapa en todas direcciones y desde todas direcciones.
En ese libro, se establece también que no son centrales en el nacido en Tréveris –suena a “entrevero” (risas)–, categorías que se ponderaron desde Lenin y el leninismo, nodales en Marx, a saber: trabajo, economía y modo de producción.

Respecto del primero, demostramos que las tareas fueron nucleares en la existencia de mujeres y varones a causa de que no fueron capaces de evitar que las faenas se convirtieran en trabajopoder.

En simultáneo, hubo economía por idéntico motivo: los hombres no pudieron esquivar que los asuntos económicos sean de peso en sus tristes vidas.
Por último, en lo que cabe a la noción de “modo de producción” ésta es desplazada por otras categorías, en particular, por la de “forma de economía y sociedad”, traducida con frecuencia por “formación económicosocial” –mil perdones, pero me es imposible eludir los tecnicismos que seguirán, absolutamente desaconsejables para divulgarlos en un encuentro como el sostenido entre nosotros…

Generalmente, se entiende que una forma de sociedad y economía o sociedad a secas, es un modo de producción regionalizado; por ejemplo, el capitalismo de Argentina. Sí; sin dudas, ése es uno de los sentidos de “formas de economía y sociedad”, pero detectamos otro que pasa de costado por la idea de “modo de producción”: en determinadas etapas históricas, en especial, en las de transición compleja de un modo de producción a otro –e. g., el paso del feudalismo al capitalismo–, hay comunas que no pueden adscribirse a un modo de producción definido y sólo tenemos a mano la idea de “formas de economía y sociedad”, sin el marco del modo de producción, para detallar cómo es esa colectividad. En el caso que mencionamos, el de la transición intrincada y sinuosa del feudalismo al régimen burgués, existen una miríada de formas de economía y sociedad híbridas, extrañas, que van desde comunas campesinas, hasta ciudades mercantes costeras que no son ni feudales ni capitalistas, aunque en ellas haya capital mercantil y se comercie. Todas esas colectividades –y son cientos…- únicamente pueden describirse con la noción de “formas de economía y sociedad”, sin poder emplear la categoría más abstracta de “modo de producción”: si lo intentamos obcecadamente, nos enfrentamos con un sinnúmero de problemas irresolubles, como el de describir cuál es la manera de trabajo predominante (que no existe…), cómo se gesta el excedente o plusproducto (y es que no hay Un tipo de excedente sino que constatamos diferentes clases de plusproductos), etc.

El amigo de Engels que presentamos entonces, no es un teórico del trabajo, de la economía y del modo de producción, al menos, no de forma exclusiva y excluyente. Antes bien, es un pensador del ocaso de las tareas y de la economía, haciendo un elogio del derecho a la pereza, a la vagancia. Nada más lejos del barbado de Prusia, que un Manifiesto a favor de la “dignidad” de las faenas; eso es Stalin, sus campos de concentración, no Marx, no este Marx.

Por todo eso, si el socialismo habrá de ser posible porque es urgente, no sólo habrá que diluir la propiedad privada, el Estado, el mercado, la oferta y la demanda, los precios, los salarios, el dinero, los productos como mercancías, etc., sino que habrá que terminar con el Imperio del trabajo y de la economía, y habrá que desarmar la interacción alienante entre base y superestructura. Es decir, en el socialismo no habrá estructura ni hiperestructura por las mismas razones que no debieran existir ni el Estado ni la economía.

Si se lograra, sería un orden de cosas verdaderamente anárquico; por eso insisto en que Marx era un alegre anarquista; en serio –risas. Por ello también, es que es necesario hermanar lo mejor del anarquismo y lo más sublime de la tradición marxista. Por lo que digo y demuestro, Lenin no es suficiente ya para interpelar a Marx… –habría que comenzar por aceptar eso y por principiar a olvidar a Lenin…, aunque se nos tilde de “revisionistas”, “contra revolucionarios”, “mala gente”, etc.

Por lo que me acabás de explicar y por el título mismo, no puedo dejar de preguntarme qué hay en el título que pueda indicar algo de lo que anticipaste recién.

Si la inquietud es muy directa, no, el título no muestra nada de lo que acabo de decir, pero es que una obra no imperiosamente, debe anticipar en su título aquello de lo que hablará, salvo de una forma muy general. Y eso se logra con el subtítulo, que desestabiliza el título, en cuanto éste funcionaría como padre, cabeza y capital contra el que son necesarias montoneras; siempre, Romi…

No obstante, se habla de “bahías, devenires y horizontes” porque se trata de puntos de arranque, de viajes conceptuales y de transformaciones. Cuando se escribe, uno sufre y se alegra con los devenires que lo zurfilan, que lo destejen, que a uno lo hilvanan y desarman; de lo contrario, si uno no sale aunque sea un poco transformado del proceso de escribir, es que quizá eso no valga mucho la pena…

Saramago en p. 237 de El ensayo sobre la lucidez, texto que parece hablar acerca de la inteligencia o temible lucidez del poder del Estado para continuar, a pesar de la quita de apoyo de la ciudadanía…, confiesa que escribir duele, tal como lo talló ese genial escritor que es Roberto Acebo, Primer Premio de novela en 2009, en la provincia de Salta -el texto se llama La cáscara de la nuez, que es lo mejor que leí en muchísimo tiempo y luego de La revolución es un sueño eterno, de Andrés Rivera….

Continuando lo que estaba argumentando, por ahí ocurre al revés; uno se esfuerza mucho, pone mucho en escribir pero el “producto” no trasluce el empeño.

En parte, es lo que ocurre con los tomos de Los perfiles de Marx, que están redactados de un modo que no me agrada y con el cual no me sentí cómodo. Lamentablemente, alterar eso, como lo hice con Remolinos y circunvalaciones…, me hubiera llevado un tiempo precioso, que es lo que no tengo en abundancia, aunque esté todavía en medio de una licencia que disfruto –no me queda tiempo en virtud de que estoy ocupado en hacer duradero cierto marxismo no leninista, no dogmático, no mecanicista, no economicista, no filosófico, no causalista, no simplista, no maoísta, no stalinista, no trotskista, no gramsciano, no althusseriano y sí de acá, profunda, hondamente, de acá, de estos valles, aun cuando apele a Derrida, Guattari, Lacan, Deleuze, Foucault, Proust, etc., que no son latinoamericanos (pero…, ¿qué sería ser “latinoamericano”, inglés, francés, etc.?…) y a pesar que no confíe en el culto a la “heroicidad” patriótica –Güemes, etc. Un Marx psicoanalíticamente de nombre completo: se llamaba Karl Heinrich Mordejái Marx Levy; “Marx” fue una germanización de “Marc”, es decir, un “error” ortográfico con respecto a un apellido judío, equivocación que en mi caso se trasladó a “Mordejái”, que no es un apellido como en muchos instantes lo consigné sino un nombre de pila –pero es que es imposible no confundirse con relación a Marx, incluso, si se sabe su nombre completo…

Prosiguiendo con lo que estábamos, el estilo de Los perfiles… es cuidado, pulcro, exacto pero me aburre y me desespera la ausencia de metáforas, de determinadas licencias que me permití por ejemplo, en Las sombras de Marx, que es hasta ahora, lo mejor, sí, que esculpí en torno a él. No creo que pueda superar lo que redacté en 1998 y modifiqué hasta 2008, momento en que publiqué el laburo –y eso no porque sea insuperable, sino porque yo sería acaso, incapaz de poder huir de mí mismo, de salir de mí para no repetirme tanto, siempre…

Esta vez, no me despediré con un poema, evitando con ello ser idéntico a mí mismo hasta la saciedad… Diré “chaucito”, nomás; que la Fuerza nos proteja y que haya una próxima vez, che…, Romi.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Mañana recibirían la 2da dosis de la Sputnik los que ya fueron vacunados

Hasta el momento, Argentina lleva vacunadas con la primera dosis de la vacuna desarrollada en Rusia, a más de 200 mil personas, la mayoría...

Dylan, Alberto y Fabiana: perro con excéntricos privilegios

El presidente Alberto Fernández decidió pasar dos días de descanso en la Residencia Presidencial de Chapadmalal. La situación generó repudio en las redes sociales por la situación...

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

Llegó la 2da tanda de dosis de la Sputnik V: otras 300 mil

El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusa la segunda tanda de 300 mil dosis de vacunas Sputnik V, arribó este sábado a la...

“Vamos a vivir con este virus para siempre” dijo el CEO de Moderna

Las declaraciones del ejecutivo a cargo de la fabricación de una de las vacunas llegan en medio del rebrote que atraviesa el mundo entero...