13 C
Salta
lunes, septiembre 28, 2020

El terrorismo laboral en una empresa mediática salteña

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Cualquiera puede ser la próxima víctima…

Las ideas de quienes ejercen el poder en una relación laboral violenta y perversa son falazmente sencillas: convencer a los trabajadores de que no lo son, sino profesionales independientes. Y que los dueños del trabajo realizado no son sus realizadores, sino los dueños de la empresa. A partir de allí, aislados y divididos, se puede disponer de ellos, sea como mercancías valiosas o descartables.

“El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es arriesgada y exigen atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio”, escribió Ítalo Calvino en su libro “Las ciudades invisibles” .

Luego de siete años de trabajo, el pasado viernes fue el último día para una empleada que cumplía sus labores en una empresa de información masiva de Salta. Perder el trabajo es fatal para la vida de cualquier persona, comparable a la muerte. Quien lo sufre siente el peor de los desamparos, soledad, desorientación vital, angustias y sentimientos de fracaso. No sólo se trata de perder el ingreso económico mensual, sino de las pérdidas de la organización personal, de las cotidianidades, los espacios comunes, los afectos logrados. Se sabe que los esclavos y los presos se resignan a sus penurias, pero a lo que más temen es al aislamiento o a la separación de sus pares.

Como estas prácticas de acumulación de capital llevan miles de años, las leyes progresistas otorgaron derechos y garantías a los trabajadores para limitar el poder de los patrones y la explotación. Entre esas facultades de los hacedores de riqueza se encuentran las asambleas, paros y huelgas.

Conciencia, solidaridad, unidad

Pero, siempre hay un pero, ante la injusticia practicada por una parte, debe existir otra que la denuncie y la enfrente. A un poder solo se lo puede enfrentar con otro poder. Al poder del capital injusto, de acuerdo a la Constitución Nacional, las leyes y normas laborales, es posible detener con el poder de los trabajadores. Y esto es el punto: debe existirconciencia de ser trabajador, solidaridad colectiva y la fuerza que significa la unidad. Sin conciencia, solidaridad ni unidad, triunfa el poder patronal, que en estos asuntos actúa monolítica e implacablemente. Los empresarios injustos tienen absoluta conciencia de quienes son y que defienden, y proceden sin titubeos.

Esto es violencia. Despedir injustificadamente a una trabajadora o trabajador es similar a despreciar, discriminar, atacar, maltratar, violar o asesinar mujeres, niños o la persona que fuese.

Una poderosa empresa mediática salteña considera mercancía a los trabajadores que construyen su riqueza.

El Estado o las organizaciones sociales ven limitado su accionar si algunas de las víctimas del terrorismo laboral, superando el entendible miedo o resignación que los inmoviliza, no reaccionan conscientes de su fuerza, colectiva y solidariamente, unidos.

– Epígrafe de foto: MOVILIZADOS. Trabajadores de la prensa en Rosario reclaman por los despidos de sus compañeros. Fueron reincorporados.

– El autor de la nota es Periodista – Director de Norte Social – Columnista de Salta 21

Artículo Anterior¡Pobre Walter Wayar!
Artículo SiguienteCafé con gusto amargo…

4 COMENTARIOS

  1. El terrorismo laboral en una empresa mediática salteña
    Para poder vencer la omnipotencia de aquellos que se creen poderosos e inexpugnables y creen que pueden despedir gente después de siete años de trabajo ,siete años de la vida de una persona,dejados para colaborar en el crecimiento de la riqueza de estos señores,HAY QUE DAR NOMBRES!!! La opinión pública tiene que saber quiénes son y dónde están estos “amos y dueños” de la felicidad de la gente que trabaja.

    SUGERENCIAS:
    1) Los periodistas que investigan estos casos deberían recorrer las empresas salteñas de comunicación (diarios,revistas,radios y canales de t.v.) y comprobar cuáles despidieron empleados y PUBLICAR LOS NOMBRES DE LAS EMPRESAS.

    2) Las oficinas de Derechos Humanos deberían habilitar un 0800 de URGENCIAS POR DESPIDOS LABORALES.

    Prof. Nora Eugenia Pérez Zamora

    • El terrorismo laboral en una empresa mediática salteña
      Tiene razón la profesora, hay que animarse a denunciar a la empresa,por lo menos el escrache y la verguenza social los incomoda. Si callamos el poder patronal se hace mas fuerte y adquiere mayor impunidad para seguir legitimando la violencia en este caso laboral. El sistema no solo practica la explotación, sino tambien la exclusión y la indiferencia legitima todas las arbitrariedades sociales.

  2. El terrorismo laboral en una empresa mediática salteña
    Tibio el artículo….ya que el autor hace una denucnia perodística, por qué no informa el nombre de la empresa?????? periosdismo a medias…en fin

    • El terrorismo laboral en una empresa mediática salteña
      Acepto la crítica. Debido a que la víctima aún no realizó alguna demanda, y para evitarle problemas, en estos momentos no publiqué los nombres. Gracias por el comentario.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...