16.5 C
Salta
viernes, abril 23, 2021

Fundamentos para llegar al Arte musical

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Terrabussi, empresa con tradición argentina

Comenzaba el siglo XX, con ella la idea de una Argentina moderna, cono el correlato de la idea de un modelo agro exportador, impulsado desde la elite gobernante, surgieron en La Argentina el desarrollo de la industria alimenticia, muchas de ellas impulsadas por inmigrantes, que lograron progresar a partir del ahorro y el sacrificio y que conformarían la clase media argentina.

Un excelente recital de cámara. Camille Saint-Saëns, Britten y para el final, Destenay.

Salta, sábado 24 de setiembre de 2016. Salón Victoria. Música de Cámara. Alicia Carbonell (piano), Emilio Lépez (oboe) y Eugenio Tiburcio (clarinete). Sonata para oboe y piano op. 166 de Camille Saint Saëns (1835-1921). Variaciones temporales de Benjamín Britten (1913-1976). Trío en si menor op. 27 de Edouard Destenay (1850-1924).

La reunión de tres destacados solistas afincados en nuestra ciudad, era inevitable que ofrecería el resultado que pudimos apreciar, un excelente recital de cámara. Carbonell lleva años haciendo música de cámara en un nivel plausible. Lépez y Tiburcio, son los solistas en sus instrumentos de la Orquesta Sinfónica de Salta. Cada uno con sus poderosas individualidades, se animaron a compartir sus manifestaciones para entregar lo siguiente:

Camille Saint-Saëns fue un niño prodigio en el piano y también en la composición. De carácter algo irascible, de poca paciencia, fue hijo único habiendo perdido tempranamente a su padre. Hay muchas anécdotas de su destrato para con sus colegas y sus alumnos pero a cambio poseía una lucidez, una memoria y una cultura envidiables. Viajó mucho y esa circunstancia jugó a favor en lo relativo a sus conocimientos musicales. Al final de su vida se le ocurrió escribir tres sonatas para aerófonos de madera, una de las cuales fue la de esta noche. El oboe muestra un sonido de parentesco nasal pero agradable cuando el músico sabe explotarlo. Eso hizo Lépez sostenido por el seguro pianismo de Carbonell.

Luego aparecieron las variaciones del inglés Britten con un tratamiento armónico novedoso, diferente a las células románticas de la primera obra. Britten tenía solo 23 años pero contaba con una audaz osadía, valga la redundancia, que le permitió elaborar un tema cuyas variaciones muestran intervalos casi minimalistas. La obra carece de alegrías y muestra un aspecto ciertamente oscuro hecho que sugería al piano bajar considerablemente la tapa de la caja para quitar brillantez y volumen a su parte. Tal vez este tema del sonido final no es fácil de captar si no se está ubicado en la sección destinada al público por lo que quizás sea útil probarlo.

Para el final el casi absolutamente desconocido Destenay, un compositor nacido en Argelia pero criado en Paris. Su trío está cargado de manifestaciones atractivas y además muestra una notoria vena lírica no exenta de romanticismo, pero claro, por los años en que transcurrió, su vida fue contemporánea de figuras musicales de talla inalcanzable y seguramente allí está la explicación de su poco conocimiento. Injusto, al menos por esta valorable partitura, pues la combinación tímbrica de oboe, clarinete y piano genera empatía auditiva.

De la capacidad de Alicia Carbonell he hablado muchas veces, siempre con aceptación de su arte, de su preparación, de su estudio previo. Los dos intérpretes restantes Emilio Lépez y Euegnio Tiburcio, con los llamados instrumentos de lengüeta (doble en el oboe, simple en el clarinete), no hicieron otra cosa que revalidar sus títulos mediante un manejo de alta técnica a lo que se agrega la natural musicalidad de ambos intérpretes. Música de cámara de alto nivel.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...