19 C
Salta
jueves, octubre 1, 2020

Juana Azurduy (una revolución inconclusa)

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Viernes 17 de febrero, 21: 30 hs., Rivadavia 937 (AAA)

Escrito por Violeta Herrero, interpretado por Marisa Ruiz, dirigido por Mario Cura.

Así como la profunda y sensible escritura de Violeta Herrero
nos trae el espíritu de Juana ya en su vejez, esta al cobrar voz en el cuerpo de la actriz, nos trae a este tiempo desmemoriado mucho de lo que nos duele recordar: el olvido de esos seres generosos que dieron todo por nuestra libertad.

“La propuesta de dinero y otros intereses sólo debería hacérsela a los infames que pelean por su esclavitud, más no a los que defienden su dulce libertad”. Así respondía Juana enfurecida a un jefe español que intentó sobornar a su marido, don Manuel Asencio Padilla, otro héroe en la lucha por nuestra independencia.

Ambos por esta causa perdieron todo: su casa, su tierra y sus hijos en medio de la lucha. No tenían más que su dignidad, su coraje y su firme voluntad revolucionaria.

Después de haber ganado 33 batallas liderando el ejército de leales, después de haber sido reconocida por Bolívar y concederle una pensión que luego le es ignorada, Juana muere a los 82 años en la más absoluta pobreza y olvido.

Rescatarla del mismo, de “ese desierto” donde a veces los dejamos, es una de las posibilidades que nos brinda este poético y conmovedor unipersonal que se instala lejos del estereotipo y el relato épico, dándole a esta mujer una humanidad que la hace grande de verdad.

Artículo Anterior4º Encuentro de Arte 12
Artículo SiguienteUnipersonal mudo de máscaras

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Mafalda necesita un abrazo: murió Quino, su papá

La noticia sobre su partida, sacudió al país entero y acaparó las redes sociales y todos los medios. Un hombre genial...

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...