19 C
Salta
martes, marzo 9, 2021

Jueza de menores quiere frenar la guerra campal entre estudiantes

Notas más leídas

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Los Valles Calchaquíes y los diaguitas: respuesta de cientistas a Gabriel Levinas

Título original de la nota: Los Valles Calchaquíes y los diaguitas: histórica desigualdad y conflictos del presente* . Contrariamente a lo que propugna un mensaje que se intenta imponer desde los medios hegemónicos, las estadísticas muestran que hay una ampliación de la desigualdad social en la disputa por la tierra en los Valles, señala la Red de Investigadorxs del Valle Calchaquí.

El sentido del tiempo en la danza

La danza es un arte predominantemente visual témporo-espacial. Se desarrolla en un espacio y tiempo cronológico y psicológico, y, por otro lado, produce efectos o sentimientos que va quedando en la percepción del espectador.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Director de la ENET 2, Carlos Seco, y el profesor Tarifa de la ENET 3, se reunen hoy con la Jueza de Menores debido al violento choque entre alumnos de ambas escuelas técnicas en la mañana del miércoles en la zona céntrica de la ciudad de Salta.

A golpes y botellazos en inmediaciones del Cabildo Histórico, frente a la plaza principal 9 de Julio, los estudiantes de ambas instituciones canalizaron por medio de la violencia, una disputa que al parecer tendría causas basadas en rivalidades deportivas.

La policía frenó la pelea con balas de goma y gases lacrimógenos a un grupo de más de 50 chicos concentrados en la zona céntrica. Los estudiantes, menores de edad, mostraron “armas” caseras que suelen emplearse para riñas callejeras.

Además, la Jueza Palavecino le envió un comparendo judicial al Ministro de Educación Leopoldo Van Cawlaert. La jueza quiere ir más allá porque el sistema debe afrontar las consecuencias de las libertades que tienen los alumnos.

Estas libertades están enmarcadas en políticas educativas implementadas con vistas a la “contención” y a la “retención” que desproveyeron a los docentes de sanciones que refuercen los límites de los estudiantes. Luego de la era opresiva se precipitó la era libertina en donde se piensa que el castigo puede conducir a la sensación de autoritarismo.

La falta de un criterio por parte del Ministerio de Educación acerca de las posibilidades de inserción de un alumno dentro de la escuela que se precisaron en débiles Normas de convivencia hizo desaparecer la figura de las amonestaciones y de la expulsión.

El educador perdió el respeto y pasó a ser considerado un “objeto” de servidumbre con lo que los mismos estudiantes, sin reconocer el valor de un magíster en el sentido amplio del término, ironizan sobre la profesión del docente por considerarla con descrédito y desmérito para el mercado. La escuela perdió sentido social frente a una decadencia de la norma y la disciplina y porque la misma sociedad desapareció en favor de la masa que se contenta con Tinelli, Gran Hermano y el vacío de contenidos esenciales en la educación.

Da lo mismo un burro que un buen profesor, todo es igual.

A falta de historia, literatura, psicología, filosofía, física y ética, la popularidad del “porro” y del antiestudiante se convirtieron en los grandes valores de los chicos.

Los padres permisivos e incapaces de educar a sus hijos, que más que conversar con los educadores muestran sus irreverencias y su falta de estudios y formación, contribuyeron a la falta de límites.

Los chicos registran la falla de los adultos y hacen lo que quieren porque además, no hay ejemplos de justicia ni de igualdad social.

Si los genocidas están sueltos, un pleito callejero es una minucia. Alarma cuando sucede en la vidriera de la ciudad pero cosas peores suceden en cada escuela.

La espectacularidad de los hechos de esta índole, los cinco minutos de fama y la masa acrítica de hoy, encuentran su mejor aliado en la escena pública.

Mal ejemplo para los estudiantes La noche de las tizas en Salta y el asesinato de Fuentealba en Neuquén, mal ejemplo la sociedad, mal ejemplo la TV, mal ejemplo los políticos. Con qué moral el sistema va a predicar a los chicos que se porten bien.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Todos tenemos la obligación de cuidar y proteger el futuro de la naruraleza, nuestro futuro

Como resultado de una pandemia mundial, estamos siendo testigos de un llamado sin precedentes para transformar la sociedad y las economías humanas y restablecer...

Documentales: Valiosa serie de entrevistas a escritores argentinos  

Por Luis Benítez     En lapso breve y con una coherencia remarcable, una editorial argentina llevó adelante la publicación en cinco tomos de entrevistas a poetas,...

Profesoras de una universidad de Mendoza se burlan de sus estudiantes

La ética y el profesionalismo se van al carajo.Cómo estudiantes hemos pasado por esto muchas veces pic.twitter.com/ZzKujtfyQz— Agustín Zamora (@ZamoraAguu) March 4,...

Barcos chinos y coreanos realizan cacería ilegal de fauna marina protegida, elefantes y lobos marinos de la Patagonia

El 30 de diciembre de 2020, un tripulante del pesquero chino Lu Qing Yuan Yu 206, a su llegada a Montevideo, divulgó...

“Me hartan los ignorantes que, una vez descubiertos, se jactan de su ignorancia”

Rogelio Ramos Signes responde ‘En cuestión: un cuestionario’ de Rolando Revagliatti Rogelio Ramos Signes nació el 14 de diciembre...