16 C
Salta
sábado, septiembre 19, 2020

Jujuy o “Nuestra Señora de las Nubes”

Notas más leídas

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

75 minutos en los que resuenan las palabras “silencio”, “miedo”, “país”. La Mar en Coche, Compañía de Teatro jujeña, se presentó anoche en el Salón Auditórium (Salta) dentro del Festival de Teatro del NOA con la obra de Arístides Vargas, dirigida por Fabiola Quintos, quien le da el toque localista de un lugar en el NOA que podría ser Jujuy, por qué no; o quizá ni siquiera sea un espacio físico sino metafórico.

“El exilio es parte de mí. Cuando vivo en el exilio llevo mi tierra conmigo. Cuando vivo en mi tierra, siento el exilio conmigo. La ocupación es el exilio. La ausencia de justicia es el exilio. Permanecer horas en un control militar es el exilio. Saber que el futuro no será mejor que el presente es el exilio. El porvenir es siempre peor para nosotros. Eso es el exilio.” Mahmud Darwish

La obra despliega diversas líneas de representación: una de espectro simbólico en la que interactúan dos habitantes de Nuestra Señora de las Nubes (en realidad todos los actantes son de Nuestra Señora de las Nubes), de tono declamativo; otra del realismo mágico muy típicamente latinoamericano en la que una abuela y una nieta sufren la soledad, el desarraigo y el desamor (acento del autor); otra del tipo experimental en la que interviene un activador de recuerdos de nombre Diego Valdez, de aspecto técnico-fílmico; el absurdismo cobra vida con otra línea en la que se entremezcla el grotesco, que incluye situaciones como la desesperada búsqueda de un hombre para el matrimonio y su contrapartida, la escasez, la rebeldía, el desinterés; la tara como consecuencia de las relaciones entre parientes; y la melancolía por el recuerdo de un amor de juventud. Agregaría una línea sonoro-plástica como signo susceptible de plurisignificados que dependen de la interpretación del espectador. La responsable por el aspecto musical es Eugenia Mur. Pienso que contribuye a una atmósfera de extrañamiento que alivia la tensión generada en ciertos tramos.

Estas poéticas – muy diversas- están atravesadas por el olvido, que es una forma de muerte, de desaparición, de anular al otro sintomáticamente. Es un tipo de exilio, como lo son el hambre y la violencia, o la injusticia.

Por momentos lo que vemos pareciera ser un recuerdo o un sueño; se trabaja desde el lugar de la No-existencia, como si fueran seres que han sido desechados. Es el destierro mismo. La expulsión hacia las sombras o hacia un lugar inhabitable, residual, i-real.

Los artistas son Carlota Campero, Iván Santos Vega, Miguel Rubiño, Camila López Geronazzo, Verónica Nadal, Lourdes Ibarra, Gastón Cuñado, Iván Santos Vega, Gabriela Bertolone, Leandro Amarelle y Verónica Nadal.

Es un trabajo sustancioso, una obra que te hace ruido en los aspectos sensoriales, emotivos y racionales. Aunque presenta una visión pesimista de un cierto lugar, la idea es “mirarnos” deconstructivamente y en las últimas frases cantadas se arroja una esperanza sobre la construcción de un mundo mejor.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Conversando con Paloma Herrera” por la plataforma de zoom

La prestigiosa bailarina Paloma Herrera brindará una charla virtual por Zoom, destinada a estudiantes avanzados de danza clásica de la provincia de Salta....

Docentes autoconvocados de Salta piden garantías del Sistema de Salud

Parte de Prensa de los Docentes Autoconvocados del Departamento Capital Los Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, habiendo realizado asamblea...

Salta: El día que se suspendió la Procesión del Milagro

Milagreando por la Historia por Juan O.Wayar El día que no hubo Procesión del MilagroHay...