17 C
Salta
jueves, octubre 1, 2020

La neo-masculinidad: es hora de un Nuevo Macho

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Para sobrevivir en un mundo hostil, los hombres necesitan dedicar más tiempo al cuidado de los chicos y tomar trabajos que suelen considerarse “femeninos”.

¿Qué les pasa a los hombres? Por años, los medios de comunicación insistieron con los pronósticos más funestos. Los hombres están “en decadencia”. Los chicos se las están “viendo duras”. Y sigue y sigue. Este verano, Hanna Rosin, de The Atlantic, llegó al grado de declarar que el “fin de los Hombres” estaba cerca.

Desde luego, hay cierto fundamento en estas afirmaciones. A medida que la economía fue pasando de la fuerza física al cerebro en las última tres décadas, una cantidad creciente de mujeres salió a trabajar. La proporción de hombres en la fuerza laboral de EE. UU., por ejemplo, disminuyó del 70 por ciento en 1945 a menos de un 50 por ciento actualmente. En las ciudades más grandes del país, las mujeres jóvenes, solteras y sin hijos ganan un 8 por ciento más que sus pares masculinos. Las mujeres igualaron o superaron a los hombres en cuanto al porcentaje de estudiantes en las licenciaturas y postgrados, mientras que los hombres conservan su liderazgo en (¡uff!) alcoholismo, suicidios, indigencia, violencia y criminalidad. La Gran Recesión, para colmo, diezmó industrias masculinas tales como la construcción y la manufactura. ¿Cómo se puede encaminar de vuelta al hombre “descarrilado”?

Algunos optaron por viejos modelos y costumbres de hombría en busca de salvación. Por ejemplo, Lionel Tiger, antropólogo de la Universidad Rutgers, quiere recuperar “la masculinidad como una fuerza, como un fenómeno”. Harvey Mansfield, profesor de Gobierno en Harvard, defiende la acción y la agresión. Y el término “retrosexual” reemplazó el de “metrosexual” en las secciones de estilo de vida en las revistas, llenas de artículos sobre hombres ricos que visten atuendos de caza o compran hachas de diseño.

Pero sugerir que los hombres deberían aferrarse a un guión mohoso de la masculinidad sólo perpetúa el problema. Para empezar, los motiva a enfrentar los nuevos retos del mismo modo que manejaron las agitaciones previas: culpando a las mujeres, retirándose a los bosques, u ocultando sus ansiedades detrás del machismo. Y eso no los ayuda a tener éxito en la universidad, asegurar empleos sostenidos, o ser mejores padres en una economía que va dejando atrás la Masculinidad a la Marlboro. Los petroleros, soldadores y obreros de las generaciones anteriores no usaban sobretodos para sentirse hombres, como señala la escritora Susan Faludi. Concebir la masculinidad como una meta convierte la virilidad en algo ornamental, y tan “masculino” como las pestañas postizas son inherentemente “femeninas”, asegura.

Desde la década de 1950, la imagen de la mujer pasó por numerosas transformaciones. Pero las expectativas masculinas siguen siendo las mismas, incluso cuando hay menos oportunidades de cumplirlas. Como resultado, dice Joan C. Williams, autora de “Reshaping the Work-Family Debate: Why Men and Class Matter”, “los hombres tienen una opción: sentirse inadecuados o hacerse mucho más creativos”. Lo que se requiere no es una reconexión con el pasado, sino liberarse de él; no revivir el viejo rol, sino expandirlo. El Fin de los Hombres no está cerca, pero es hora de un Nuevo Macho: una reidealización de lo que se supone que deben hacer los hombres en los dos ámbitos, el hogar y el trabajo, que siempre han determinado su valía.

– Por Andrew Romano y Tony Dokoupil – Newsweek.

2 COMENTARIOS

  1. La neo-masculinidad: es hora de un Nuevo Macho
    Recién caigo. Este artículo, escrito por dos importantísimos todólogos (”todólogo”: se dice del entendido en todo) ha sido publicado por el Newsweek (después de la Biblia, la publicación más creíble y menos imperialista del planeta). Por lo tanto… no hay más qué decir.

  2. La neo-masculinidad: es hora de un Nuevo Macho
    ¡Qué manera de buscar temas ”rebuscados” (perdón por la redundancia)! ¡Qué afán por escribir artículos ”super originales” que a nadie más se le habría ocurrido hacerlo! ¡Qué ociosidad mental la del autor/a de esta nota, ”sacha intelectual” que cree que descubrió la pólvora! ¡Qué manera de llenar, como sea, con cualquier cosa que sea, un espacio ‘periodístico’! ¿A cuántas ‘media docena’ de personas le puede interesar esta masturbación mental, cuando alrededor nuestro viven cientos… miles… ¡millones! de hombres y mujeres completamente normales, que trabajan, que ríen, que lloran, cada uno con sus sueños, sus ilusiones, sus frustraciones, sus éxitos, sus tristezas, sus alegrías… sin que les acose el más mínimo cuestionamiento acerca de una ”nueva masculinidad” … o una ”nueva femineidad” … o… qué se yo… algunas de estas eyaculaciones mentales, productos de ”filósofos impresionistas”, que mejor estarían en el Cristofredo Jacob… visitados de vez en cuando por alguna alma caritativa…

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Mafalda necesita un abrazo: murió Quino, su papá

La noticia sobre su partida, sacudió al país entero y acaparó las redes sociales y todos los medios. Un hombre genial...

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...