22 C
Salta
martes, octubre 20, 2020

La pobreza, eso que se mira de costado y desde afuera

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Habrá un Plan Joven para gente de 18 a 25 años

Anses: Cómo será el nuevo Plan Joven que reemplazaría al IFE. El Gobierno está estudiando la posibilidad...

Las principales leyes laborales no son peronistas

Descanso dominical, jornada de 8 horas, accidentes de trabajo, jubilaciones y protección del trabajo femenino e infantil fueron promulgadas con anterioridad, varias de ellas en base a proyectos del socialismo.

“Vueltas y vueltas alrededor del sol, uno no puede parar…”Así decía este tema de la mítica banda de rock nacional, Vox Dei, allá por los años 70’ del siglo pasado y es increíble la verdad y actualidad que conllevan estas palabras.

También se canta por ahí, en ritmo ciudadano, “gira, gira la calesita…” dando a entender lo cíclico y a veces lo rutinario del tiempo y la acción de las personas.

Pero estas letras indican algo mucho más profundo y es la falta de destino, ¿para qué dar tantas vueltas al dope?, diríamos hoy y sin embargo así sucede…

Otra imagen más positiva y que aclararía la cuestión sería la que viene del dicho “da más vueltas que perro pa’ echarse” y aquí al menos existe una finalidad en el mejor amigo del hombre: echarse.

Esto sucede con nuestra aldea global, da vueltas y vueltas como una calesita sin llegar a concretar o alcanzar un puerto, un objetivo. ¡Y para colmo este devenir cíclico y cerrado se parece a las aspas de un molino que son alimentadas por vientos de mil voces venidas de mil medios y de mil pensamientos e intereses de poderes egoístas y se está ahí, clavados en la inutilidad de no llegar al objetivo, al hecho concreto, a la necesidad urgente: leguleyos de la nada…!

Frecuentemente salta a la vista de todos la presencia de la tan conocida urgencia, como lo es la pobreza, no sólo la Argento sino la universal. A nadie se le escapa que en el mundo hay muchísimos más pobres que personas que viven dignamente. Pero a pesar de saltar a la vista esta evidencia hace falta denunciarla porque en nuestra naturaleza es cuasi-natural acomodarnos y zafar del compromiso y la solidaridad.

Sabido y dicho este dilema, en vez de tomar el toro por las astas, comenzamos a pasarnos la pelota de mano en mano, de medio en medio, de ideología en ideología, de etc… en etc…y ahí está la parca cosechando desde la indigencia, desde la desnutrición, desde los niños de la calle, desde la droga, desde la violencia familiar, desde el aborto, desde la falta de trabajo, desde la indiferencia por los viejos y desde tantas otras situaciones más…

Realmente da vergüenza la incapacidad de llegar a la verdad, de tomar el objeto urgente y tratarlo para cambiar la realidad. Es increíble con la facilidad que se gambetea la lucha por lo concreto, lo real, lo verdadero. Alejados de involucrarnos con la pobreza, la única certeza que nos queda es que seguirán subiendo los índices de des-dignificación de la persona, los índices negativos de la natalidad, los índices alarmantes de la indigencia y exclusión, los índices de muerte, y sobre todo el índice de la desigualdad entre los muchos que tienen poco y los pocos que tienen mucho.

La crítica por la crítica es una neurosis obsesiva, quizás con origen en la etapa edipica de la evolución psico afectiva de algunos y tal crítica lleva a la nada porque no es más que un síntoma de inmadurez. La crítica constructiva lleva a la acción y la acompaña. Tal vez esto sea una manera de medir la calidad periodística para tener un mejor discernimiento sobre aquellos que generan la opinión pública. Opinión pública que no pocas veces se ve maltratada por banalidades e información distorsionada o, en el peor de los casos, desvirtuada que no es más que traicionar y mentir al oyente o al lector.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

El pequeño de Martín

No me extraña que Martín Grande quiera ver sangre docente, cadáveres de educadores para que, en las líneas de su pobre manifiesto,...

Poemas en cuarentena, de Mercedes Risso

Estrenando versos... Este es el 3er libro de la autora. BATALLA VITALDespierto tranquila,con conciencia apenas.Pero enaltecidaen mis esperanzas.Deshojo...

Medidas hasta el 25/10: rige el ASPO en 5 departamentos de Salta

Por DNU del presidente Fernández 18 provincias continúan en aislamiento social preventivo y obligatorio: Capital, Cerrillos, Rosario de Lerma, Güemes y La...

Habrá un Plan Joven para gente de 18 a 25 años

Anses: Cómo será el nuevo Plan Joven que reemplazaría al IFE. El Gobierno está estudiando la posibilidad...

¡Hasta siempre, Lucrecia Ramos!

La venía peleando. Se fue la Negra Lucrecia Ramos. Cómo duele Negrita querida. Recuerdo que nos vimos por...