12 C
Salta
jueves, octubre 29, 2020

Libertad hacia la despenalización del aborto

Notas más leídas

33 dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner

Llama poderosamente la atención que el mismo funcionario que ideó el desfile del Bicentenario estuvo a cargo de la necrofílica conmemoración pública que se organizó en torno al sepelio de Néstor Kirchner. Cámaras satelitales, estudiada coreografía circular, algunas de las claves que hicieron de las exequias del ex presidente un evento de primer nivel

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

SARSCoV2 y VIH : Una analogía

Creo que la crisis COVID19 ha superado el guión de la mejor de las películas de terror. Una población...

(Especial para Salta 21) Tantos hijos vienen y se los anuncia como un accidente, un “descuido”, o la imposibilidad de haber podido detener el embarazo.

Así, llegan entre hombres y mujeres inmaduros, que son incapaces de cuidar de sí mismos, menos podrían asumir el compromiso de estar juntos para criar un niño hasta que se haga hombre y se inserte en esta compleja sociedad. Nacen, si, no se les negó el derecho de nacer, su madre no cometió aborto, pero aparecen recién nacidos abandonados como gatos o perros. Comúnmente ella (la madre) no los abandona, pero muchas veces él abandona a sus pequeños hijos en manos de ella, sin importarle cómo la están pasando, ¿confía en ella?… Él también fue abandonado por su padre y sólo actúa bajo el terrible mandato…

¿Iremos camino a un estado de paternidad y maternidad de adultos responsables, que pueda permitirse la alegría de traer niños al mundo en un sitio seguro? Con abuelos y tíos atentos a colaborar con la crianza y con escuelas respetuosas de la libertad que le hace falta a un hombre para desarrollar su creatividad y no sólo funcionales al sistema de vida con el que estamos alineados o apoyaremos el camino falso, de defender la vida desde un solo aspecto, una ciega moralina y así seguir pensando que vivimos en una sociedad donde es posible lo que es imposible.

Si se apela a la sinceridad y a la inteligencia no aparecerá otra Madre Teresa que diga “No aborten, traigan esos niños nacidos que yo los crío en el falansterio”… ¿Qué clase de sociedad querríamos construir? Vamos por los siete billones de habitantes y aún intentamos regular las pasiones, apelar al sujeto en su decisión amorosa, es superar al animal que engendra y lo sagrado es respetar el ser íntegro, no sólo su proyección.

La venida al mundo de una persona es algo trascendente, es una elección voluntaria de dos personas dispuestas a hacerse cargo de ese ser que la vida deposita en sus manos, bien dice la cita de Isaías “un niño nos ha nacido, un niño nos ha sido dado”. No lo fue antes, porque las condiciones científicas no lo permitían, pero ahora nadie podrá decir que se vio obligado a tener un hijo, ningún hombre, ninguna mujer, porque caminamos a un ajuste real de las leyes.

La llegada a la familia de un hijo debe ser aceptada por el padre más allá de su proveniencia genética, el símbolo de la historia de José el padre de Jesús, es claro en este pensamiento. José dudó mucho, pues esa joven María embarazada por el Espíritu Santo, no le cerraba, pero mediante un sueño Dios le hace saber que ese es el hijo que debe criar y educar, él ya se había comprometido con María y ese hijo era nada menos que el mismo Jesús. Seguro no llegaremos tan pronto a este alto sentido del amor, falta aún para que nuestra sociedad acepte totalmente la diversidad de la cultura humana.

Por supuesto que las prácticas sexuales debían estar reguladas a un uso consciente, esto fue intentado a través de manifestaciones políticas como el franquismo en España, y para condicionar costumbres y decisiones podemos recordar el nazismo alemán. Instancias absurdas, comprobadas lamentablemente, a las que no queremos apelar por experiencia.

No se puede legislar sobre el dominio de las pasiones, sería un acto de arrogancia. Sería ignorar las búsquedas humanas de libertad que Freud, Marx, Niestzche, Sartre, y hasta los mismos evangelistas con su certera opinión sobre el amor aportaron en los pilares de nuestra cultura, cada uno desde su propio ángulo.

Si nos proyectamos hacia una sociedad adulta, es necesario respetar las LIBERTADES INDIVIDUALES, de esa manera veremos florecer una sociedad más justa y soberana.

Rosa Machado

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

La carta completa de Cristina Kirchner

En una carta abierta, Cristina Kirchner pidió un "acuerdo entre todos los sectores" ante una economía "bimonetaria". Fuente: LA...

SARSCoV2 y VIH : Una analogía

Creo que la crisis COVID19 ha superado el guión de la mejor de las películas de terror. Una población...

Fortalecer los sistemas de áreas protegidas ante la crisis ambiental

Recordemos que representantes gubernamentales, expertos, comunidades,  pueblos indígenas, Guardaparques y ONGs ambientalistas de los 33 países de América Latina y el Caribe acordaron...

En busca de una Escuela inteligente

“Nunca viene mal argumentar por qué son tan importantes para el ser humano, lo que no quiere decir que todas sean maravillosas,...

El pequeño de Martín

No me extraña que Martín Grande quiera ver sangre docente, cadáveres de educadores para que, en las líneas de su pobre manifiesto,...