24 C
Salta
martes, enero 26, 2021

Lo que calla Bergoglio y lo que Massera se llevó a la tumba

Notas más leídas

Arte en cerámica en Salta a un nivel sublime

Gozo, emoción, vuelo, raíz, quietud, tersura. Erotismo terroso y materia diáfana. Inmutable conexión con lo profundo y lo leve, con nuestros ancestros y nuestro tiempo. La muestra Arte Artesano Cerámica, una notable experiencia vital y estética.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

La genialidad de los chicos de la mano de Silvia Katz

El “Libro de preguntas posibles e imposibles” del Taller Azul de Silvia Katz, pintora y docente infantil, vuelve a dejarnos perplejos e inundados de una sensación de riqueza interior. Pero además, de inteligencia emocional.

El jefe del Episcopado declaró en la causa ESMA el mismo día que murió el represor. Los secretos compartidos y el documento que prueba la mentira del cardenal.

La Historia quiso, una vez más, que el máximo referente de la Iglesia y el emblema de la Armada durante la última dictadura militar se cruzaran en su camino. Lejos de aquellos años de secuestros, torturas y muertes que los tuvieron sentados frente a frente, el lunes 8 de noviembre encontró al arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Jorge Bergoglio, declarando como testigo en la causa ESMA, y al ex almirante Emilio Eduardo Massera, amo y señor de ese centro clandestino de detención –el más grande de la Capital Federal– muriendo en el Hospital Naval. Una mueca del destino: lo que el máximo referente de la institución eclesiástica evitó revelar en su declaración, con apenas una hora de diferencia, el marino se lo llevó a la tumba.

El lunes 8 de noviembre, a las 11 de la mañana –mientras Massera agonizaba en la clínica de Parque Centenario– el Arzobispado porteño se transformó en una sala de audiencias. ¿El motivo? Luego del testimonio de la catequista María Elena Funes que acusó a Bergoglio de facilitar el secuestro de los curas jesuitas Francisco Jalics y Orlando Yorio durante su gestión al frente de esa congregación, el 23 de mayo de 1976, los abogados querellantes solicitaron llamarlo como testigo en el juicio. Jalics y Yorio estuvieron secuestrados en la ESMA durante seis meses. El cardenal, amparándose en el artículo 250 del Código Penal, se negó a presentarse en Tribunales –incluso había intentado brindar su declaración por escrito–. Pero los letrados exigieron que se le tomara declaración personalmente. Los jueces del Tribunal Oral Federal Número 5 hicieron lugar al pedido y los magistrados, la fiscalía y las partes debieron trasladarse a Rivadavia 415 para escuchar al arzobispo.

En el fondo de un amplio ambiente de la catedral metropolitana, debajo de un gran tapiz de la Virgen, se levantó el tribunal. A la derecha del estrado se ubicó el declarante y anfitrión. Un poco más atrás, desde el sector con vista al jardín, se posicionaron la fiscalía y los abogados querellantes. Un poco más atrás había algunos curas que no se quisieron perder el testimonio de su jefe. Y a la izquierda del improvisado estrado judicial se ubicaron los letrados defensores. Entre los presentes en ese sitio se destacó el único genocida que acude a todas las audiencias: Ricardo Cavallo, quien como acostumbra hacer, tomó nota de todo lo que se dijo.

Bergoglio se mostró reticente a colaborar con sus respuestas. Con pocas palabras y un tono bajo admitió que nunca realizó un trámite administrativo ni judicial por Jalics y Yorio. “Yo le avisé al general de los jesuitas”, se excusó, al hacer referencia a sus reportes al encargado de la congregación en América latina, Pedro Arrupe.

–¿Hay constancia de esas gestiones? –le preguntó el abogado Luis Zamora.

–No, las hice por télex –respondió el cardenal.

– Por Franco Mizrahi – Veintitrés

Artículo AnteriorAlmorzando con Mario Ernesto Peña
Artículo SiguienteAwada tiene estómago

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Entre 25 y 40 millones cuestan los carnet de vacunación

El Gobierno abrió una licitación para comprar 20 millones de carnet de vacunación contra el coronavirus, para los que podría gastar entre 25 y...

“Me hartan los ignorantes que, una vez descubiertos, se jactan de su ignorancia”

Rogelio Ramos Signes nació el 14 de diciembre de 1949 en La Rioja, capital de la provincia homónima, República Argentina, habiendo transcurrido...

En época de pandemia el turismo virtual ofrecería nuevas oportunidades

Una nueva propuesta de turismo virtual que utiliza técnicas matemáticas y transmisión en vivo podría ayudar a revitalizar la industria del turismo que ha...

Un sismo de 7.1 sacudió la Antártida

Poco después de que se conociera la noticia de que un sismo de magnitud 7,1 en la escala Richter sacudió este sábado a la...

No vacunarían en Argentina este año al menos a 15 millones de personas

Muchas personas entre los 18 y 60 años que no tienen ninguna enfermedad de base tendrían que esperar más de la cuenta para recibir...