15 C
Salta
lunes, enero 18, 2021

Lo que nunca contó Chacho Echenique: vivir después de Patricio

Notas más leídas

En Perú, acusaron a Bill Gates de crear el COVID-19

Un tribunal peruano acusa además al magnate inversor financiero George Soros y a la familia Rockefeller.  Jueces peruanos pertenecientes a la Sala Superior de apelaciones...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Toque de queda sanitario provincia por provincia

El Gobierno Nacional dispuso nuevas restricciones en busca de frenar el avance del Covid-19. Entre las medidas, se establece que serán las provincias las...

Provincia por provincia: lo que tenés que saber para viajar por Argentina

Bajo el lema "Este verano disfrutá y cuidate", la plataforma virtual del Ministerio de Turismo de la Argentina reúne los requisitos, provincia por provincia,...

En la entrevista habla sobre la muerte de Patricio, los homenajes, su llegada a la música, sus nuevos proyectos, sobre las características del Dúo Salteño, los casi 20 años de silencio, sobre cómo a través de los años se fue cumpliendo lo que el Cuchi les dijo: “con esto no vamos a ganar un mango”. Y aceptaron desafiando la adversidad.

El cariño y el agradecimiento de Chacho Echenique hacia mi persona fue enorme. Cuando realmente la que está infinitamente agradecida por haberme perimitido llegar hasta él, soy yo. Fue un reencuentro, como si hasta ayer hubiésemos compartido tanta historia que lleva consigo. Nos habíamos conocido luego del Concierto de Irene Ferrari y al cabo de conversar apenas unas palabras, se acordó que lo mío es el teatro. “Formás parte de mis recuerdos, esto es así”– marca con una filosofía de vida. “Gracias por este día, por haberte acercado a mí”. Y dice “Irenita tiene que hacer lo suyo…componer y cantar sus temas que son tan bonitos”. Conversamos extendido sobre muchos aspectos de la Cultura, de la vida, de Patricio, de la soledad, de la búsqueda del ser, del trabajo… “Vos también sos un personaje…”– exclama con su voz acompasada al tiempo que su sonrisa amplia se dibuja en toda su cara. “¿Salta 21 sale por Internet? Pero qué lindo…” Le aclaro que no sale en papel y le parece maravilloso. Me cuenta sobre “La Amalia”, su madre. Y su humildad florece cual desapego a su talento, a su genio, a su música. Medio en tono de confidencia me cuenta que él no iría a Tinelli, ni a Susana, ni a Mirtha… Yo escucho, cada palabra de las miles que expresó porque tienen el tino de las de un maestro de la vida y aunque él dice aprender de las mías, la que ha aprendido con las suyas, en realidad, he sido yo.

Chacho Echenique del Dúo Salteño: la historia continúa

Recién me decías que el Dúo es un Dúo cultural más que nada, ¿qué significa eso?

– Voy a saludar a todos los amigos que están con el Dúo Salteño, por ahí ya lo conocen por ahí no. Lo más doloroso para mí, además de esta gran pérdida que fue Patricio, es que nosotros estos últimos años no sólo nos habíamos propuesto cantar, que es lo que veníamos haciendo en los recitales, sino llevar todo aquello que trabajamos en aquella época con el Cuchi, haciendo las armonías, yo cantando un tono diferente junto a Patricio que estaba a la expectativa de la segunda voz que era un contrapunto. Contrapunto viene a ser una voz diferente a la primera voz, como ir haciendo choques que son importantísimos para el oído. Y una vez nos dijeron, cuando fuimos a Canarias, que lo que hacía el Dúo era picassiano en español porque hay choques que vos los tenés que entender y esos choques te dan imágenes nuevas. Eso es lo que hace más de 43 años ningún dúo en el mundo ha podido hacer. Y en Salta todavía estamos viendo qué pasó con el Dúo a partir de la muerte de mi hermano. A esto nunca lo supieron los directores de Cultura de todo el país, en aquella época menos. En la primera parte nos perseguían. Si hacíamos esas cosas, ese tipo de armonías, decían “estos son el diablo”, es así este país.

Vuelvo a estos cuatro años. Ya en Jujuy hablamos con la gente de armonía, sobre música y la idea de cantar diferente los distintos paisajes mundiales porque si no se vuelve monótono, no se puede hacer siempre choques. Cuando fuimos a España por primera vez, en el Festival de Teror, al Dúo Salteño no lo conocía nadie, el que nos fue a probar el sonido a las tres de la tarde -porque a la noche era el recital en esa isla- estaba esperando que sea un escenario para 40 músicos, había estado Manzanero y una banda afrocubana de 30 o 40 músicos. El Dúo salía en el medio, el sonidista que estaba con nosotros decía “prueba” “prueba” y preguntaba por los músicos, claro, porque se dirían qué van a hacer dos tipos con una guitarrita ahí contra 40 músicos.

Esto quiere decir que ustedes no estaban en el plano comercial sino en otro…

– Exacto, lógico, si nos arriesgábamos así, mirá vos si en 43 años no íbamos a ser famosos en Europa, fijáte las desidias de las partes culturales. Pero bueno igual asumimos que por gente que nos llevó a Canarias, que escuchó y tiene nuestros discos y que se recibieron con nuestra música, nos dimos cuenta de lo que hacíamos. Me decían “Usted canta distinto: La arenosa es una cosa, La pomeña otra…” Mirá el oído de ellos. Nos decían que hacíamos una voz orquestal, todas estas cosas las fuimos a descubrir allá. Aquí nadie hablaba de lo que hacíamos -que uno canta diferente, de la segunda voz ni de la primera, la perspectiva de los distintos paisajes en la voz- y todos los matices que tenía el Dúo que ni nosotros lo veíamos.

jpg_chacho_3-2.jpgEsa noche no nos conocía nadie, y nosotros cantamos el Juan Panadero, chiquititos!, con semejante escenario: “Qué lindo que yo me acuerde…” (canta) Cuando terminamos el tema nos aplaudieron y había una atención en cada tema…, un silencio de la gente…, claro, era otra cosa. Entendieron. Y nos dijeron: “ustedes dejaron el recuerdo de una armonía, de un canto de belleza que no dejó casi nadie”. Y bueno estas son las grandes emociones por las que vino después la perspectiva de cantar en Jujuy, en Córdoba, en tantos lugares. No sabés cómo me emocioné en el Teatro del Huerto cuando cantaron Doña Ubenza con el coro, es un tema que lo cantan todos lo coros del mundo, hasta en Japón. Terminé cantando Doña Ubenza yo también con ellos. Ahí me di cuenta lo hermoso que es compartir esto en la parte de la composición.

Es que como vos bien dijiste Chacho, ustedes trabajaron para dejar cosas.

– Sí, yo creo que sí. Hay gente joven que ya está trabajando “escuelas” y en alguna escuela nueva de música popular nos ponen no como ejemplo sino para estudiar las armonías, la composición y todas estas cosas de las que hablábamos. Y para mí todo esto es un honor, imagináte, qué más puedo pedir. Por eso lo que yo lamento muchísimo, que cuando veníamos en lo mejor, haciendo las dos cosas, analizando la música y llenando los teatros con gente joven, mirá lo que viene a pasar. Fue un golpe para mí terrible.

Chacho, me decías recién que Patricio murió en su lugar…

– Si. Hace 4 años cuando volvió de Santa Fe él y yo estábamos un poco en otra cosa, estaba medio inhibido y volver con el Dúo fue lo más lindo que nos pasó en estos 4 años. Fue volver a poner al Dúo donde tiene que estar. Después salieron notas en todo el país y eso hizo que ahora el Dúo esté más vigente, por el trabajo que hicimos en este último tiempo. Luego vino la muerte de Patricio que es muy reciente. Patricio murió en su lugar porque regresó a lo suyo. Hay gente que quiere hacer perder esto porque quiere hacer perder la Cultura, porque no le interesa, porque hay un desprecio por la Cultura. No sé qué país tenemos, no se qué es Cultura para algunos y qué es estética.

Las autoridades salteñas, el gobierno, la secretaria de Cultura, el ministerio de Turismo y Cultura, ¿están interesados realmente en tu trabajo, en lo que hacés vos, en lo que hiciste, en lo que hicieron, en lo que dejaron?

– Yo creo que no lo conocieron y no lo conocen porque el político está en otras cosas. Por ahí hay personas de la Cultura que se acercan y le dan un empujón pero no ven lo que es cultural…

Lo otro es de paso, que también está bien, pero el Dúo no era para tratarlo así, en estos 43 años veníamos haciendo trabajos para el país, para todos, universalmente. Todo el esfuerzo fue puesto por nosotros y por gente que amaba esto. De la parte del gobierno anterior a este, no salió mucho porque no lo entendieron. Y si no entendieron este proceso cultural que fue universal para qué se van a meter con cosas que no saben.

¿Cómo se afrontó económicamente la muerte de Patricio?

– La señora afrontó todo. Él está ligado a la Asociación de Intérpretes Argentinos, él cobraba por intérprete no por compositor, y eso que tiene dos temas musicales y podría haber cobrado… Por esas cosas, fue dejando de ir a rendir a SADAIC y podría haber estado con la cobertura, lo dejó pasar porque nunca se imaginó… Se hizo cargo la señora y la hija, quienes hicieron todo lo posible para estar a la altura de lo que estaba pasando. No sé cómo habrá quedado después la cuestión económica de Patricio pero ellas la supieron llevar.

Eso también da cuenta un poco de que con la trayectoria de ustedes, los más de 40 años de trabajo, no estaban económicamente bien, ¿no? Debieron tener otro tipo de apoyo…

– Yo te voy a decir una cosa: cuando nosotros hacemos esto con el Cuchi, él era abogado, era un personaje… y nos decía: “mirá, con esto no vamos a ganar un mango”. Entonces ya estábamos en sobre aviso, o te gustaba o no te gustaba y bueno, comenzamos a armonizar, queríamos algo serio y nos pusimos a trabajar. Lo hicimos bien, nos encantó. Imagináte esta armonía 43 años atrás, eso no existía.

¿Pero podían vivir de su música?

– Vivíamos apretadito, podíamos más o menos tirar… con algunos altibajos en la esfera cultural. Después vinieron los grandes problemas que hubieron del 78 para adelante- ya venía de antes- las desapariciones, la gente intelectual que se tuvo que ir del país y nosotros en el medio trabajando… eso era muy difícil porque todos estábamos en las listas. El Dúo estaba en la lista del Clarín, en segundo término, estábamos en rojo. Nosotros fuimos perseguidos.

¿Por hacer música?

– Por hacer música.

¿Por eso estuvieron casi 20 años en silencio?

– Claro… tuvimos que separarnos con Patricio porque nos perseguían, teníamos que salir de los lugares, tuvimos que abandonar el teatro, en Mar del Plata salimos de un boliche conocido y a los tres días lo balearon. Todo esto lo hablé con la gente cuando fui a recibir en noviembre la Mención de Personalidades Destacadas de la Cultura en la ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra nos dio el Salón Dorado, había gente de la cultura, estaba Teresa Parodi… Fui solo… a los dos días falleció Patricio. Ahí mucha gente se acordó de todo esto. Mirá si no hay historia.

Qué increíble. ¿Y dónde estaban viviendo, qué hicieron?

– En amigos, yo en varias pensiones. Traté de reservar lo poco que tenía de dinero, vivíamos de lo que podíamos, traté de economizar más, Patricio tenía otras urgencias y se vino a Salta, con una camioneta repartía los diarios para subsistir- los llevaba- y yo con otro muchacho militábamos. Nos juntamos con Armando Tejada Gómez y hacíamos el canto popular, las nuevas perspectivas y lo que habíamos aprendido con el Cuchi. Con Patricio había algunas diferencias fundamentalmente ideológicas. Hoy la gente no sabe qué es la derecha, qué es la izquierda, qué es el centro, pero nosotros sí sabíamos.

¿De ahí la vuelta en el 2005?

– Sí, nos vamos reintegrando de a poco. Con Armando hicimos cosas de militancia porque ya era decir lo hago por mi país. Yo seguí trabajando también para acompañar a gente muy importante del arte: Mercedes Sosa con el nuevo cancionero, Piazzola con el tango y nosotros con el Cuchi traíamos todo esto.

Clarín que los puso en la lista negra, cuando falleció Patricio: ¿sacó algo?

– No sé… Además ahí hay algunas cosas raras… voy a ir averiguando qué pasó ahora que ya transcurrió el tiempo y a mí me tienen que decir muchas cosas. De todas maneras seguí componiendo, seguí haciendo cosas, me permití hacer eso, después me casé en Buenos Aires con Ana, una mujer extraordinaria… Siempre busqué salir adelante. Estudié un poco, bueno en realidad siempre fui intuitivo, nunca estudié en la Academia y antes daba vergüenza decirlo…

Ahí está la magia…

– No sé… Yo no estudié. Antes no lo decía. Pero lo asumí y voy a ser así jpg_chacho_2.jpgporque lo que yo hice no viene de una forma académica sino, de transmisión oral, de todos los que estuvieron cerca nuestro: Armando, Manuel, el Cuchi. Y así fui saliendo adelante para sentirme ser yo mismo y conocerme más porque si te conocés a vos mismo pisás más la tierra, sino andás medio como en la nada. Cuando se sabe lo que a uno le pertenece – que es la tierra- ya se pisa mejor, siento que mi país me pertenece. Aunque acá están pasando un montón de cosas raras para que este país no te pertenezca, te hacen sentir que no es tuyo, que te lo dan…

Cómo estás sobrellevando el tema de Patricio, algo tan duro y doloroso, sin palabras…

– Significó la pérdida de un hermano, de una persona tan interesante como fue Patricio. Él se jugó por esto, puso su grano de arena para que esto se haga -que es fundamental. Lo lindo fue que con Patricio compartimos los últimos años, ese reivindicar eso que parecía olvidado, sentir que la gente nos quería, gente joven. Eso es lo que me da vida para proseguir ahora que no está él pero está conmigo, adentro mío. Siempre digo: lo conocí cantando, lo despedí cantando y lo voy a seguir cantando.

Esa es la vida y ahora estoy juntando esto que estoy hablando con vos para proseguir, para darme fuerzas, y hacer mi canto que lo siento y si puedo rescatar el último disco que queríamos hacer con Patricio, también lo voy a hacer. Vamos a ver dónde hemos grabado, dónde hemos puesto nuestro canto, si está bien, si está mal… y se lo voy a dedicar a Patricio al disco.

¿Tuvo una buena atención médica?

– No sé… lo que sé es que sufrió mucho, un mes y medio internado… tenía un derrame y algunos dicen que eso había que tratarlo en el acto. Hay cosas que me quedaron sin entender… A mí me avisan 12 horas después que lo internan y creo que todo comienza ahí. Él tuvo una parálisis en la mitad de su cuerpo, hablaba con mucha dificultad pero después, no sé si al otro día, tuvo otro derrame más. La gente que sabe y que no sabe te dice que la base está en el momento que se interna. Yo digo… capaz que no pudieron… y qué lástima que no lo vieron más médicos para que puedan opinar. Después que lo operaron sí se podía opinar pero antes, era el asunto. Después que lo operaron nunca más lo vi bien y estaba dormido por efecto ya de la droga. Ya no fue él nunca más. Algunos decían que después de 15 días podía estar mejor, decían que hubo una especie de quererse despertar un poco, pero nunca lo vi con los ojos abiertos. No digo que fue mala praxis ni nada… A lo mejor tenía que ser así. Me hubiese gustado que sea mucho mejor para él. (silenco).

¡Qué lindo esto que me decías recién que vas a hacer un disco en homenaje a Patricio!

– Sí, de los que hemos estado cantando en este tiempo. Son 15 temas, dos míos que yo mismo armonicé, unos temas del Cuchi, unos temas en homenaje a Atahualpa… los que anduvimos cantando. Hay algunos videos con temas que hicimos en La Pampa, son temas nuevos que hoy en día se pueden arreglar, porque ahora se trabaja mejor, son cosas que hicimos como para ir entrenando las voces pero como pasó esto voy tratar de recuperarlo.

¿Cómo te caen los homenajes, los que hicieron, los que quieren hacer, te parecen apropiados?

– Si te hacen un homenaje es porque por ahí uno ha aportado algo en lo que uno está… eso está bien. Pero los homenajes debieran ser no de este tipo sino en el momento, los homenajes más grandes son ayudar al artista que está comprometido con la Cultura y sacarlo adelante, eso más que homenaje, es fundamental. Por ahí, quizá por circunstancias adveras, eso no pasó con nosotros pero si vienen en buena hora los homenajes, están bien… los colgás ahí … Aunque hubiese sido lindo que Patricio esté, que vaya al Salón Dorado con toda esa gente. Y eso que los diarios no sacaron nada… los diaritos no supieron… menos mal que están las computadoras…

Si te propusieran cantar con alguien, ¿con quién cantarías para hacer un homenaje…?

– No lo tengo en vista, no sé con quién.

¿Y con quién no…? (risas)

– Y no se lo podría hacer directamente… (risas)

Todo es interesante, yo creo que se ha dejado un trabajo y sería hermoso hacer un recital aquí en Salta y que suban los jóvenes…

¿Te gustaría eso?

– Claro que me gustaría, por qué no… Si Patricio, el Cuchi, han dejado ese trabajo… Patricio un hombre tan conocido en el mundo- les dio la voz a todos, ni Patricio ni yo nunca anduvimos con reticencias, sabíamos que es un trabajo para dar… Ahora es más fácil y se lo puede hacer pero antes… Por eso no tenemos imitadores. ¿Vos te diste cuenta que no tenemos imitadores?

Si, cierto (risas). ¿Y te propusieron hacer homenajes para otras personas?

– Sí, a poetas… Pero por ahí no lo pudimos hacer por el tema tiempo. Y el homenaje que toda la vida rendimos es a Castilla, a Manuel. Si nosotros le cantábamos todos los días entonces que al homenaje lo hagan otros. Por eso también no formábamos parte de homenajes.

¿Tenés planeado cuándo vas a estar en un escenario como solista?

– No sé el tiempo exacto pero estoy en eso. Trato de salir un poco de lo que pasó, ahora estoy mejor, ahora te estoy comentando, estamos hablando. Te agradezco que me estés dando esta posibilidad de que yo pueda un poco expresar lo que siento. Por ahí no quise hablar con otra gente, no pude estar en televisión porque no quería, no estaba preparado. Hubo muchos medios importantes que me hablaron pero lo que pasó era muy triste… La muerte de alguien es muy difícil… De todo el país me hablaron, de Buenos Aires muchos, de Canarias, de Israel, mucha gente de afuera. Me llamaron de radios de todos lados, de acá también. En algunas radios pude salir, hablé pero poco… es difícil. Qué podés decir…Mucho menos días atrás, no podía dormir, no podía levantarme, no podía creer que Patricio no esté. Un día agarré el teléfono para decirle mirá, a tal hora vamos a ensayar, y me di cuenta que no está. Es terrible. Es terrible porque no está al lado tuyo, y hemos hecho un camino con vaivenes pero lo hemos hecho, hemos disfrutado también, compartíamos cosas, hablábamos. Eso era mi hermano, no era todo bonito, Discutíamos, nuestras discusiones eran terribles pero siempre por la música, dejábamos a un lado un montón de cosas por la música. Eso lo tuvo Patricio. (pausa)

Hubo una edición de un disco que salió en Página 12, lo tienen muy pocos y es una joyita, ¿se va a reeditar, se podrá conseguir?

– Sí, si es que esto se ha entendido se va a reeditar todo. Ahora se nos va a reivindicar y mucho más que antes, lo que no se le pudo dar en vida al Dúo se puede hacer ahora para el público. Lo tienen que hacer y que se dé este trabajo a las escuelas, al país y al mundo. Yo creo que no se pueden olvidar de esto: de lo audible, de la altura… aunque siempre hay intereses que quieren echar al olvido con silencio, con el entretenimiento todo el día en los medios, la televisión está para eso, para reírse, chisme de aquí y de allá. ¿Qué le están dando a la gente? Yo no digo que no le den eso a la gente sino digo que también le den la otra parte, la cultural, para que tengan motivación y puedan entender un montón de cosas. No es tan fácil porque no se proponen esto.

Pienso que hay que hacer un trabajo muy profundo con los jóvenes…

– Exacto. La verdad que ahí apuntamos con Patricio, fundamentalmente; y nos entendían y nos seguían, nos respondían. Mirá que en Córdoba llenamos el teatro…mucha gente joven, cada vez más. Lo importante es haber abierto una puerta que les puede servir no sólo para escuchar sino para crear ellos porque es “escucho y puedo hacer un montón de cosas”: eso era el Dúo. Si hablás con gente a la que le gusta el Dúo está ávida, está buscando, no está estática. Se diseñan cosas para que la gente esté estática y que sea todos los años lo mismo: entretener, entretener y Cultura nada… Está esto del entretenimiento y lo comercial, creen que la risa soluciona todo y la risa es un ratito nomás. Pero la risa es la que se siente adentro… la nuestra… si hasta la risa te dan, te la regalan.

Anula el pensamiento, anula la Cultura, la vida es un show…

– Sí, es un show. Está bien pero también hay otras cosas. No estamos hablando de hacer elitismo, a la gente hay que darle de todo pero que también le den Cultura. Nosotros hemos representado años de Cultura, fundamentalmente del Noroeste. Creo que hemos hecho un trabajo que lo irá viendo la gente y que creo que era digno, los textos de la poesía están ahí, yo sé que son cosas que quedan y tengo respuesta de gente muy importante que me llaman del sur y de otros lados porque lo entendieron, gente que se casó con el Dúo, gente que lo siguió y para mí ya está. Hicimos Cultura. Todo es Cultura pero hay diferentes tramos, ¿vos qué opinás?

Sí, es así, pienso lo mismo que vos, y hay que entender la diversidad…

– Hasta lo más insignificante es Cultura…Cada cual se va buscando en eso. Voy a seguir con el canto, tengo muchos amigos a los que todavía no les pude cantar…

¿Se está escribiendo la historia del Dúo?

– Sí, gente joven con una tésis presenta un libro con la historia del Dúo Salteño en la Biblioteca Provincial el día 19 de diciembre. Es un trabajo vinculado al folclore, a la Cultura.

¿Por qué folclore vanguardista…?

– Las armonías son contemporáneas y las expresiones son antiguas, nada más que musicalizadas a nivel temporario. Ya se superaron muchas cosas, eso queda y hay nuevas perspectivas en la parte musical. Como todas las corrientes, hay formas permanentes hasta que dejen de serlo pero quedan marcadas y después se llaman clásicos.

¿Qué esperás de esta Salta con respecto a la Cultura?

– Yo creo que hay movimientos fundamentalmente en la artesanía desde un planteo básico de crear sobre lo ya hecho, que es difícil eso pero veo gente que está trabajando así. He visto exposiciones muy lindas con trabajos de la Puna.

¿Te gusta la música clásica, la Sinfónica?

– Me gusta la Sinfónica porque trabaja sobre lo clásico, que es muy importante. Lindo sería que llegue más a los pueblos, a esa gente que baila cumbia, no digo que dejen de bailar sino que hagan lo otro, oír música clásica. La gente necesita pensar y no piensa porque no puede, no es que no quiera. La gente está tan sometida desde que nace… y tienen condiciones pero no pueden pensar. Como el fútbol, que hace maravillas, hay mucha gente con condiciones. Y eso hay que incentivarlo.

¿Vos jugaste al fútbol?

– Sí, en Juventud, luego en Lanús y después en San Lorenzo. Por eso te hablo de fútbol, porque sé (risas)… He jugado en primera, en profesional, empecé en los barrios, en los baldíos. Aquí se daba lo que se daba en Buenos Aires, la pelotita de trapo. De eso también estoy escribiendo, de esos personajes que andaban en esa época. Jugábamos pata pila, jugábamos por plata… era muy competitivo y así fue mi vida también, muy competitiva, pero era para salir adelante. Yo he cantado de chico, no sé si mi vida era cantar, yo creo que es una casualidad. Pero he tratado de buscarme, de cantar lo que me gusta.

En esa búsqueda que hiciste internamente qué cosas te hacen feliz

– Muchas cosas. El haber visto a mi madre que esté reivindicada, ella vivía en la Alta Puna, es de Iruya, es muy triste el problema de las mujeres de esta zona por eso yo hago Doña Ubenza que es un personaje de la Alta Puna. Hay algo de ella allí, se canta a esa mujer maravillosa que vive tejiendo, cuidando la Puna, criando a sus hijos en el silencio y siguen peleando por sus raíces, con sus cajas lo demuestran… He captado el canto de estos personajes que son salteños, incorporé la baguala que se canta de distintas formas porque nuestra Puna es muy amplia. Se canta muy diferente en cada lugar. Estuve también en alguna comparsa, corría para que no me maten… (risas), después tirábamos los caretones para que nos den plata. Yo vengo de todo eso. Esa es la satisfacción mía de irme conociendo, aceptando todo lo que yo siento que a veces ha sido doloroso por los afectos, los amores perdidos de chico, y que hace que uno se atormente un poco. Pero también está lo lindo de haber ido a Buenos Aires, de haber jugado en la cancha de Boca, haber jugado al fútbol desde niño…

¿Te gustan las fiestas de fin de año?

– La gente que ha tenido mucho dolor por circunstancias prefiere estar sola pero también está la familia que te arrastra a estar que no está mal, pero presiento que prefiero estar más bien solo. Yo prefiero estar con mi madre, ella me acompaña y yo a ella. Mi madre es como yo, su vida no ha sido fácil, por la marginación, la falta de cosas… Pero tiene condiciones, no se anima a cantar pero yo siempre le doy un cajita para que cante sobre Iruya, yo estoy haciendo un trabajo sobre Iruya en homenaje a ella. Vivía en el correo, era una casa verde, los Echenique tenían ahí una casa con galpones interiores de madera. Fui con madre a Iruya… le saqué fotos…

¿Qué edad tiene tu madre?

– Ella tiene 83 años.

¿Cómo está?

– Está muy bien, sí. Cada día más joven, come cosas naturales y hago que se cuide.

Mis palabras finales fueron “Me alegro mucho que estés en camino y que tengás muchas cosas para dar”, y las suyas “Ya somos grandes amigos”.

Doña Ubenza (Chacho Echenique)

Ando llorando pa’ adentro

aunque me ría pa’ afuera

así tengo yo que vivir

aunque después yo me muera.

Le doy ventaja a los vientos

porque no puedo volar

hasta que agarro mi caja

y la empiezo bagualear.

Mi raza reza que pedirá

allá en los montes de caridad

no tiene tiempo ya no da más

reza que reza porqué será.

Valles sonoros de pedregal

piedra por piedra el viento va

borrando huellas a mi dolor

silencio puro es mi corazón.

Me persigno por si acaso

no vaya que Dios exista

y me lleve pa’l infierno

con todas mis ovejitas.

No sé si habrá otro mundo

donde las almas suspiran

yo vivo sobre la tierra

trajinando todo el día.

Cerrando…

Como salteños nos cabe una tarea difícil: recuperar el canto del Dúo, enseñarles a los jóvenes, proponer una historia seria de nuestros músicos geniales, hacer una tarea de difusión. Habría que averiguar también qué se está gestando desde el ministerio de Turismo y Cultura con respecto al Bicentenario: cuál es el plan, cuál es la propuesta, cuál es la inversión, cuál es el espacio que se les dará a nuestros artistas locales. Espero que no estén planeando andar de viajecito en viajecito y que se dediquen a laburar porque en Salta hay mucho para hacer.

Salta 21 buscó en Clarín, y las notas que encontré son de Jesús Rodríguez. Él sí escribió sobre el Dúo Salteño, cuando se juntaron nuevamente y cuando Patricio murió. Jesús es un excelente periodista que reivindica la Cultura y sobre todo la nuestra.

Tenemos una deuda con el Dúo Salteño. ¿Cómo repararla? Una buena manera de comenzar es trabajando por la Cultura. No esperemos que nuestra gente se vaya para rendirles homenajes. Pongamos los artistas vivos a vivir!

Fragmentos

“Bien dicen que los cantores nunca mueren. Patricio está cantando en todos lados y ahora más que nunca. El siempre estuvo y seguirá estando con nosotros, con la música, con la cultura”. Con estas palabras, “Chacho” Echenique despidió a su compañero y amigo, Patricio Jiménez.

Dijo Eduardo Huaity González

Se fue Patricio, y dejó un vacío enorme, casi un abismo; con él y el “Cuchi”, se fue un concepto único de música y no sólo de folclore. Influyeron a todos los géneros. Son constantes las referencias al Dúo de músicos de la talla de Dino Saluzzi, Luis Alberto Spinetta, Víctor Heredia, Joan Manuel Serrat y la ya desparecida Mercedes Sosa.
No hay cantor en el folclore que no los admire, ni que haya intentado algunas de sus armonías.

“Fue la segunda voz más perfecta que existió”, aseguraba uno de sus más grandes amigos y experto en música folclórica de Salta, Román Salim y su opinión era compartida por todos.

Además era un tipo generoso con su talento. Siempre ayudó y criticó a los que empezaban. No escatimaba en cantar cuando se lo pedían, porque ante todo era un cantor: Noches enteras dejo boquiabierto cientos en el patio de la Casona del Molino. Cantaba por cantar. Nunca especuló con su arte, ni con su pensamiento político y social, algo que le generó no pocos enemigos.

Dijo Mónica Sánchez

De pronto en todas las radios escuché al Dúo Salteño, todas pero todas las radios pasando temas del Dúo, algunas habrán tenido que salir corriendo a buscar un CD porque nunca les interesó difundirlos. Y después los homenajes y todas las palabrerías de los medios, algunos sentidos otros obligados: “¡Qué buenos que eran, qué pérdida tan grande!, qué “duelo provincial”, “Que por decreto, hoy las banderas nacional y provincial permanecerán izadas a media asta en todos los edificios públicos”, “que este gran artista…etc., etc.

¿Y de qué sirve todo eso ahora? Patricio ya no está, y ¿después qué? Y seguirán los homenajes y no digo que todos son falsos, existen personas que los valoran mucho, de corazón pero que poco o casi nada pudieron hacer a la hora de reconocerlos, porque simple y llanamente el poder esta en manos de otros. Mientras tantos muchos sabemos que al Dúo Salteño nunca se los reconoció como se debía, no se los tuvo en cuenta como verdaderos representantes de la cultura de nuestra Salta, a muchos les dolió la mano a la hora de pagar una entrada para ir a escucharlos, a muchos se les olvidó que bien representan al patrimonio cultural de los salteños.

Dijo Omar Casiny

Nunca vi un asesinato tan sutil. Una vez más: yo no necesitaba un decreto de duelo, lo que yo necesitaba es que alguien, una persona con algo de frente en cultura salga en auxilio del Dúo y los ponga en un escenario, o en una sala de grabación para que nos dejen la joya preciosa de su canto. Alguien que diga al menos: “uds. no se preocupen por sus problemas domésticos (ya ni hablemos que ganen lo que hubiesen merecido), no se preocupen que para eso estamos nosotros, y uds. se lo han ganado, sigan cantando que es lo que el pueblo necesita”.

Hace Tan solo dos días Patricio se nos fue y aunque no lo crean Patricio murió por eso, POR ABANDONO, porque tuvo que pelearla y vivir preocupado hasta el último momento. Como si fuera un muchacho de 20 años que recién comienza y como si nunca hubiese hecho nada por la cultura. Proteger al Dúo hubiese sido lo correcto. Ahora no nos salva un decreto de duelo, una placa de bronce o una corona de flores. Lamentable.

Dijo Irene Ferrari

Hay cosas que se presienten en el aire. Hacía tiempo que quería llamar a Chacho. Lo hice para invitarlo a escucharme al Bar Notable donde me presentaba el sábado pasado, en verdad no estaba al tanto de que Patricio había fallecido. Pero por como empezó a hablarme, me di cuenta enseguida. Chacho me obsequió una zamba preciosa de su autoría, que ya estrené en Salta el año pasado y luego volví a cantar en Buenos Aires, en el Auditorio de la Asociación Dante Alighieri, del centro. Justamente, además de llamarlo para invitarlo a escucharme el sábado pasado, le dije que quería grabar su zamba. Él no lo sabe pero es parte de este proyecto de disco homenaje a los mayores.

Por otro lado, lo que Chacho y Patricio tenían con el Dúo Salteño es único e irremplazabale, producto de muchos años de trabajo, de ser además los elegidos del Cuchi Leguizamón y haber marcado toda una época también de compromiso político y social.

– Notas relacionadas:

Homenaje a Patricio Jiménez: Se terminó la magia

https://www.salta21.com/spip.php?article2665

Se acordaron de Patricio Jiménez cuando murió

https://www.salta21.com/spip.php?article2682

Irene Ferrari: “cantar con Chacho fue como estar más cerca del cielo”

https://www.salta21.com/spip.php?article2703

Carlos Aldazábal: “el Dúo salteño sintetiza lo mejor de la tradición”

https://www.salta21.com/spip.php?article1888

3 COMENTARIOS

  1. Lo que nunca contó Chacho Echenique: vivir después de Patricio
    Hermoso y emocionante reportaje. El Dúo Salteño está vivo en mucha gente!
    Saludos y espero el día de tener que ir a disfrutar un concierto del Chacho Echenique.

  2. Lo que nunca contó Chacho Echenique: vivir después de Patricio
    Éste es un reportaje realmente completo. Cuántas veces nos quedamos con ganas de saber mucho más sobre lo que piensan nuestros artistas.

    ¡Gracias, Romina! ¡Gracias, Chacho! ¡Y gracias, Patricio, porque también estás!

    • Lo que nunca contó Chacho Echenique: vivir después de Patricio
      Lo único que puedo decir es que el Dúo Salteño FUE EL DÚO MÁS GRANDE QUE ESCUCHÉ Y ESCUCHARÉ EN MI VIDA!!
      La partida de Patricio son esos sucesos que nos dejan sin aire, con un pedacito menos de vida dentro nuestro.
      Como cantor popular… como un sentidor, el Dúo, el Cuchi y Manuel me marcaron a fuego por siempre… y me achicaron el repertorio luego de conocerlos!!

      Finalmente quiero compartir que le rendí mi humilde homenaje a Patricio el sábado pasado cantando su inigualable canción en el Círculo Café -Tucumán-, “Sin Ella Vienen Los Días”.

      Gracias Patricio, gracias Chacho por tanta estética del alma. Gracias Romina por este reportaje, y poder ver así que se hace otro tipo de periodismo.

      Los abrazo desde el patio de los abrazos… mi corazón.

      Chilalo Jiménez, cantor popular… Tucumán

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Dylan, Alberto y Fabiana: perro con excéntricos privilegios

El presidente Alberto Fernández decidió pasar dos días de descanso en la Residencia Presidencial de Chapadmalal. La situación generó repudio en las redes sociales por la situación...

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

Llegó la 2da tanda de dosis de la Sputnik V: otras 300 mil

El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusa la segunda tanda de 300 mil dosis de vacunas Sputnik V, arribó este sábado a la...

“Vamos a vivir con este virus para siempre” dijo el CEO de Moderna

Las declaraciones del ejecutivo a cargo de la fabricación de una de las vacunas llegan en medio del rebrote que atraviesa el mundo entero...

Detuvieron en Grand Boourg a la docente Carmen Venencia y exigen su liberación

https://youtu.be/u2ib-yIzLL8 Este viernes, docentes se manifestaron en el acceso al Grand Bourg para reclamar por la convalidación...