21 C
Salta
jueves, octubre 1, 2020

“Madres e hijos” cumplió 100 funciones en cartel

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

“Madres e hijos”, la obra dramática que arrasó con los premios ACE 2015 -ganó 4 estatuillas, incluído el ACE de Oro otorgado a la gran Selva Alemán- cumplió esta semana en cartel sus primeras 100 funciones. La gran pieza de Terrence McNally dirigida por Luciano Suardi, que abre una ventana al mundo del HIV en la sociedad moderna, se mantiene entre las obras más vistas este año en el circuito comercial porteño.

El director Luciano Suardi hizo un excelente trabajo creando un clima de suspenso permanente, que dosifica la información que llega al espectador, y también logra generar un claro compromiso emocional del público con las situaciones que viven los personajes. La escenografía e iluminación de esta casa en los suburbios de Nueva York completan la excelencia que caracteriza a las producciones que solemos ver en los escenarios del Multiteatro.

El abordaje del tema del sida y su propagación, ha sido una obsesión permanente de la literatura, el cine y el teatro occidentales de las últimas décadas. Pero más que la lógica preocupación que despertó la enfermedad en sí, lo que se destaca es la estigmatización social que sufren –en especial en los albores de la epidemia- las víctimas del virus del VIH.

Al principio se la tomó como una enfermedad de tribu, porque la padecían fundamentalmente las comunidades homosexuales y los grupos de personas adictas a las drogas inyectables. Los prejuicios sociales hacia los gays ayudaron a discriminar mucho más a esta población, y la prensa instaló el concepto de “peste rosa” para referirse a ese raro virus que atacaba las defensas del organismo hasta matar a las personas.

La rápida propagación del síndrome de inmunodeficiencia adquirida en la población heterosexual demostró el nivel del disparate y prejuicio al que había llegado la opinión pública, y forzó la reformulación del imaginario colectivo respecto de la enfermedad.

Muchas vidas se perdieron y ríos de tinta corrieron debajo del puente. Cambió la visión sobre la enfermedad, que hoy gracias a la ciencia pasó a ser crónica, pero también la mirada colectiva hacia la homosexualidad, merced del reconocimiento social de los derechos humanos y civiles de las personas gays, lesbianas y transexuales.

“Madres e hijos” aborda esa temática con gran inteligencia. El guión del autor estadounidense Terrence McNally llegó a manos de Selva Alemán hace un par de años, y llegó a las tablas esta temporada, tras la feliz elección de sus dos compañeros de rubro: Sergio Surraco (al igual que la actriz y que la obra, ganador este año de un premio ACE) y Nicolás Francella, en su debut teatral.

Katharine Gerard perdió a su hijo André hace diez años víctima del sida, y sumida en una profunda depresión decide visitar a quien fuera la pareja del joven muerto. Llega cargada de rencor y acusaciones hacia la persona que culpabiliza por el fin de André. Pero en lugar del ambiente sórdido y promiscuo que ella esperaba, se encontró con una persona trabajadora, asesor en inversiones, que logró establecer una familia perfectamente normal, con esposo e hijo incluidos. La construcción de esa normalidad por parte de una pareja gay rompe con todos los prejuicios de la mujer, que a lo largo de la obra deberá lidiar con sus odios y sus preconceptos.

– Urgente 24

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Mafalda necesita un abrazo: murió Quino, su papá

La noticia sobre su partida, sacudió al país entero y acaparó las redes sociales y todos los medios. Un hombre genial...

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...