18 C
Salta
domingo, septiembre 27, 2020

María Ruah relata el drama de la persecución crristiana en la India

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

María Ruah. Misionera de la Caridad

(Jesús García/AIN/La Razón)

Hermana María, ¿qué les está pasando a los cristianos de Orissa?

– Están sufriendo una persecución atroz. Empezó el día 23 de diciembre de 2007, cuando atacaron a un sacerdote y a una monja. Luego nos enteramos de que habían puesto precio a las cabezas de los cristianos: un millón de rupias por la de los sacerdotes, cincuenta mil por monja y cinco mil por laico.

¿Quién inició esa persecución?

– Es un partido político fundamentalista hindú, el BJP. Representa a una minoría y su motivo es que en la India sólo exista el hinduismo, exterminando al resto de religiones. Contando con que los cristianos somos menos del dos por ciento de la población, no es complicado darse cuenta de lo fácil que sería acabar con nosotros.

¿Cómo se concretaban sus ataques?

-Al inicio de los mismos iban en grupos de 500 personas atacando las
comunidades. Cogían a catequistas y les hacían matarse unos a otros. Les ofrecían convertirse al hinduismo, y si decían que no, los mataban con hachas y cuchillos. Hubo algunos que no pudieron resistir la presión y se rindieron.

Cuando aceptaban la conversión al hinduismo, les decían: «Mata a ése», y les ponían delante a los que se mantenían en la fe.
Luego utilizaban a estos «conversos» para que los guiaran hasta las casas de los cristianos conocidos. Los han utilizado de guías en la cacería. Han arrasado todos los colegios, los hospitales, los conventos. Cuando empezó a cundir el pánico, los cristianos empezaron a huir a la selva, porque no hay otro sitio de refugio. Allí los asesinos no se atreven a ir, porque hay animales salvajes, no hay comida ni agua. La selva supone para los refugiados una muerte segura, y allí siguen escondidos más de 4.000.

En agosto de 2008 la persecución se activó de nuevo porque una secta maoísta mató a un líder de este partido. Entonces dijeron que en dos días iban a exterminar a todos los cristianos de Orissa. Y arrasaron con todo. Les dio igual que la secta maoísta reconociese la autoría del asesinato, porque ellos han seguido, no durante dos días, sino durante meses, persiguiendo y matando a todos los cristianos. El resultado es que más de 30.000 personas se han quedado sin casa. Los muertos no se sabe cuántos son, porque es imposible contabilizarlos.

¿Las autoridades hacen algo por evitarlo?

– El Gobierno no ha hecho nada, aunque lo sabe. La hermana Nirmala, sucesora de Teresa de Calcuta, ha ido a ver al primer ministro, porque nuestra fundadora y su obra tienen mucho peso en la India. Intentó arrancarle al primer ministro alguna intervención, pero le dijo que no había pruebas.

¿Los cristianos huidos aún no han podido volver?

– Están en grandes campos de refugiados, improvisados por parroquias de estados cercanos. La gente está aterrorizada, no quiere declarar. Es que no los han matado de un tiro con una pistola. Los han escuartizado vivos, los han quemado vivos con gasolina y queroseno. Les han hecho atrocidades que los que han sobrevivido no pueden olvidar y no se atreven a movilizarse de nuevo, a pesar de que en los campos de refugiados están sufriendo todo tipo de enfermedades y
penurias.

¿Sigue la persecución?

– En noviembre pasado empezó otra oleada de ataques. Han avisado que quieren exterminar a los cristianos. Ésta puede ser la última.

1 Febrero 2009 – 9:54am

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...