22 C
Salta
viernes, septiembre 25, 2020

Monte Chingolo: la Burguesía y el Populismo

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

El 23 de diciembre de 1975, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) emprendió tomar al Batallón de Arsenales 601 “Domingo Viejobueno”. Fue la mayor operación de la guerrilla en Argentina y al mismo tiempo el fracaso y el inicio de la debacle del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y su brazo armado el ERP.

Entre algunas causas posibles del fracaso es que los guerrilleros estaban infiltrados por un agente de inteligencia del Ejército, Jesús El Oso Ranier, un ex miembro de las Fuerzas Armadas Peronistas, que había desertado en febrero, luego del primer enfrentamiento del Operativo Independencia. Por medio de la información de Ranier, más los croquis encontrados en poder del Jefe de Logística del ERP, Juan Eliseo Ledesma, capturado por el Ejército el 7 de diciembre, y las delaciones producidas tras esa captura (no por Ledesma, sino por su segundo en logística, Elías Abdón).

Ledesma, el Comandante Pedro, fue brutalmente torturado en Campo de Mayo. Testimonios presenciales lo vieron desnudo atado en la mesa de torturas donde le abrieron el abdomen con un cuchillo le ponían un hierro al rojo vivo y ratas en el interior, no logrando hacerlo hablar, solamente pedía que lo maten. Murió cantando la Marcha del ERP.

Pero no es el motivo de la nota contar la Historia de la Batalla de Monte Chingolo, para lo cual recomiendo, entre otras lecturas, los libros de Gustavo Plis-Sterenberg Monte Chingolo y el de Pablo Pozzi El PRT-ERP, sino, criticar que la burguesía no arriesga la posibilidad de una revolución.

La tendencia de la burguesía y el populismo, ante un peligro revolucionario, ha sido siempre el unificarse y recurrir a un gobierno de corte fuertemente autoritario y represivo. Me recuerda, salvando los motivos y la distancia, el comentario de Ernesto S. Mazar en El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte de Karl Marx: …la república fue derribada debido a que las masas, especialmente las rurales, no estaban aún lo suficientemente educadas como para comprender el socialismo…el proletariado deberá destruir la maquinaria estatal.

Una vida al servicio de la Revolución, Mario Roberto Santucho, escribió:

La lucha por el poder obrero y popular y por el socialismo, es inseparable de la lucha contra el populismo, grave enfermedad política e ideológica existente en el seno del campo popular. El populismo es una concepción de origen burgués que desconoce en los hechos la diversidad de clases sociales: unifica la clase obrera, el campesinado pobre y mediano, la pequeña burguesía y la burguesía nacional media y grande, bajo la denominación común de pueblo. Al no diferenciar con exactitud el rol y posibilidades de estas diversas clases, tiende constantemente a relacionarse, con prioridad, con la burguesía nacional y a alentar ilusorias esperanzas en sus líderes ligados al capitalismo. La elevación del nivel de conciencia de la clase trabajadora y una constante prédica clarificadora al pueblo, política e ideológicamente son medios para combatir la enfermedad populista y recuperar la causa obrera, popular y socialista.

En definitiva, creo que las fuerzas revolucionarias de los años 60′-70′ llevaron adelante la acción más heroica, más audaz, más decidida y más importante para transformar este país dominado por el capitalismo. Por eso lucharon los mártires y héroes de Monte Chingolo.

– El autor es Médico Forense

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...