16.5 C
Salta
viernes, abril 23, 2021

“Un mate y un amor…”

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Terrabussi, empresa con tradición argentina

Comenzaba el siglo XX, con ella la idea de una Argentina moderna, cono el correlato de la idea de un modelo agro exportador, impulsado desde la elite gobernante, surgieron en La Argentina el desarrollo de la industria alimenticia, muchas de ellas impulsadas por inmigrantes, que lograron progresar a partir del ahorro y el sacrificio y que conformarían la clase media argentina.

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed.

Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es ‘hola’ y la segunda
‘¿unos mates?’

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.

Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian.

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.

Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.

En verano y en invierno.

Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.

Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.

Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: ‘¿Dulce o amargo?’. El otro responde: ‘Como tomes vos’.

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las
casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular, Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí.

El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.

O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero debe haber sido un día importante para cada uno.

Por adentro hay revoluciones.

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…

Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena.

La charla, no el mate.

Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!’.

Es el compañerismo hecho momento.

Es la sensibilidad al agua hirviendo.

Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ‘¿está caliente, no?’.

Es la modestia de quien ceba el mejor mate.

Es la generosidad de dar hasta el final.

Es la hospitalidad de la invitación.

Es la justicia de uno por uno.

Es la obligación de decir ‘gracias’, al menos una vez al día.

Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

– de Lalo Mir en el programa “Lalo Bla Bla” Radio Mitre (ARGENTINA)

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...