32 C
Salta
miércoles, septiembre 30, 2020

Yik Yak, ¿el nuevo Twitter o una bala fugaz?

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Yik Yak es una aplicación que permite escribir un mensaje anónimo con un máximo de 200 caracteres. Este puede ser leído por otros usuarios que estén en un radio de 2,4 kilómetros. Y está dando de qué hablar.

Un especialista en medios digitales me dijo hace unos días que Yik Yak era una app que había que seguir. No fue la única. También mencionó redes sociales establecidas, pero su énfasis en este nuevo jugador era diferente.

“Está creciendo a un ritmo impresionante en universidades estadounidenses”, me dijo antes de agregar: “la última vez que una nueva idea creció así de rápido en campus académicos, ese proyecto se llamaba Facebook”.

Su entusiasmo no es aislado. Hace un par de días The Wall Street Journal informó que la aplicación ha logrado reunir US$62 millones a través de inversionistas privados lo que la valoraría en “cientos de millones de dólares” de acuerdo con la publicación.

Esta app es parte de una nueva moda de la que hablamos en “El ascenso de las redes sociales anónimas” que incluye a otros competidores como Whisper y Secret.
Whisper y Secret son otras de las redes sociales anónimas que existen.

El anonimato en las tres es similar, pero las dos cosas que hacen a Yik Yak diferente son el hecho de que los mensajes que se publican se asemejan a un tuit, con 60 caracteres extras, y el que la gran mayoría de sus usuarios se encuentran en universidades.

La app, que cuenta con un año de vida, es simple. Al abrirla aparecen los mensajes (llamados yaks) más recientes aunque se puede cambiar a los más populares.

El primer yak que me aparece dice: “¿Alguien más está aquí porque se siente solo?”

Opto entonces por mirar la sección llamada “Ojear” (Peek) que permite ver los mensajes que se están publicando en cualquier ubicación en el mundo en donde se use la app incluyendo, sobre todo, universidades.

En un campus en México y en otro en Madrid los mensajes son de todo tipo, pero se imponen los de estudiantes quejándose de la época de exámenes o de lo desvelados que están.

Claramente el interés en la app está estrechamente vinculado a compartir intereses, en este caso universitarios.

Yik Yak ha acarreado críticas dado que ha sido utilizada en casos de bullying por parte de usuarios que abusan de su anonimato. Los casos más graves se dieron en escuelas secundarias.

Pero sus creadores han tomado acciones no sólo recordando que su aplicación debe ser usada por mayores de 18 años de edad (o 17 con permiso de sus padres), sino también bloqueando el acceso a la app en coordenadas GPS en las que hay colegios secundarios.

De hecho antes de que uno pueda publicar un mensaje por primera vez, es necesario aceptar una serie de reglas. Las dos primeras son idénticas: no usar el servicio con fines de bullying.

Pero, ¿logrará Yik Yak crecer más allá del entusiasmo inicial? Por el momento sólo parece tener el común con Facebook el haber despegado en universidades, pero el tipo de mensajes y la forma en la que funciona no parece destinada al público general.

– BBC Mundo

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...