16.5 C
Salta
viernes, abril 23, 2021

9 sugerencias para “6- 7- 8”

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Terrabussi, empresa con tradición argentina

Comenzaba el siglo XX, con ella la idea de una Argentina moderna, cono el correlato de la idea de un modelo agro exportador, impulsado desde la elite gobernante, surgieron en La Argentina el desarrollo de la industria alimenticia, muchas de ellas impulsadas por inmigrantes, que lograron progresar a partir del ahorro y el sacrificio y que conformarían la clase media argentina.

En un escenario de producción televisiva oligárquica, tan dramáticamente mediocre como el que sufren los argentinos, el programa “6 -7 -8” trasmitido, casi a diario, por la Televisión Pública, constituye un viento fresco y un aporte para reforzar el debate crítico que, entre otras cosas, instaló en ese país la aprobación de la “Ley de Medios”.

Este programa televisivo se ha convertido en un espacio extraordinario, aún incipiente, para estimular el pensamiento crítico contra las canalladas cotidianas de los monopolios mass media locales y sus cómplices trasnacionales. Hay mucho por hacer y ese mucho bien pudiera hacerse, más abiertamente, en estos espacios de Televisión Pública que ya existen. Por ejemplo:

9 propuestas:

– Evalúen en su vocabulario la expresión “grandes medios” o “los medios importantes” y todo aquello que reconoce (así sea tácitamente) una falsa “grandeza”. Ni son grandes por el tamaño (los hay mucho mayores) ni son grandes por lo “grandioso”, en cualquiera de sus acepciones.

– Menos oficialismo. El repertorio de matrices para combatir la lógica mass media oligarca comprende, además de las agresiones a la presidenta del país, aspectos estéticos, culturales, folclóricos… filosóficos que aguardan a ser desmontados con rigor.

– Menos localismo. Lo que pasa en Argentina, con la ofensiva mediática oligarca, es una guerra ideológica continental y es preciso poner esto en perspectiva sistemáticamente.

– Menos generalidades. Cuando se habla, por ejemplo, de “el periodismo” bien vendría matizar de cuál se habla. No es lo mismo el “periodismo” de los lebreles al servicio del grupo “Clarín”, que el periodismo emancipador de, por ejemplo, John Reed y su escuela viva que flota en muchos medios alterativos y comunitarios latinoamericanos… es decir la pasión por la verdad.

– Debatan el papel de las oligarquías y de sus medios de “comunicación” serviles, sin olvidar que ellos cumplen su tarea como armas de guerra ideológica en el escenario de la lucha de clases.

– Sean capaces de decir, siempre, (es decir, por sistema) que nada de lo que ocurre en Argentina es distinto ni novedoso en materia de ofensivas mediáticas burguesas, que Cuba las ha padecido todas, que Bolivia vive bajo amenazas golpistas comandadas también por la Red Internacional de mafiosos dueños de medios (Televisa, O´globo, Globovisión, Clarín, Mercurio..). Que Venezuela lo vive, que Honduras lo vive… todos los días.

– Adviertan a sus muchos seguidores (y coautores) que la agresión mediática es un problema de seguridad no sólo nacional sino regional y que la tarea de la crítica tiene por objetivo la movilización rumbo a una democratización efectiva de los medios de comunicación, rumbo a la verdadera liberación de los caudales expresivos de los oprimidos (la inmensa mayoría) y rumbo la emancipación de las herramientas de producción para los lenguajes nuevos.

– Produzcan alguna vez, aunque sólo sea una, un programa dedicado a ustedes mismos. Sometidos fraternalmente a la opinión de quienes solidariamente pueden y deben decirles opiniones que ayuden a potenciar el valor de lo que ustedes hacen y los convenzan de que dejen de hacer aquello que los demerita. Un baño de crítica fraterna les vendría bien.

– Elijan mejor a sus invitados y a sus temas. Incluyan a los líderes de los movimientos sociales más avanzados y menos favorecido por el asistencialismo. Ábranse a los obreros no complacientes con el sindiclerismo que tiene una fama nefasta en ese país.

– Súmense al clamor continental que repudia las bases militares en Colombia, súmense al repudio del saqueo de materia prima en la minería en la agricultura, súmense al repudio contra el saqueo de los bancos, de los terratenientes y de los industriales que, al igual que en Argentina, han depredado un continente entero de manera inclemente e impune. Sean, por qué no, un motor de la unidad de todas las fuerzas que la comunicación emancipadora debe impulsar en todo el continente y desde abajo. Vendría muy bien.

Algunos piensan que es muy fácil “sugerir” cuando uno no está metido en las presiones ni en las pugnas contra limitaciones de todo tipo… y no les falta razón. Pero eso no implica negar la necesidad y (acaso) la utilidad de convocar propuestas, abiertamente, para formar un cuadro de sugerencias que, respetuosa y fraternalmente, se pongan, hombro a hombro, a pensar modos y medios de perfeccionar el trabajo. Lo ganado por “6- 7- 8” no es poco, se suma a una tradición de combate añeja en Argentina. Y en Latinoamérica. Hoy, sus logros se expresan incluso con manifestaciones públicas auto-convocadas por los seguidores. Eso merece la solidaridad y el respeto de todos.

También exige la participación de todos porque se trata, precisamente, de un espacio de la Televisión Pública donde el problema no es de “rating” sino los vicios del burocratismo, los estragos causados por el neoliberalismo a la argentina que entregó la televisora del estado a las garras de la farándula más mediocre y se trata, en fin, de la Lucha de Clases. Y hay que ganarla.

– Dr. Fernando Buen Abad Domínguez

Universidad de la Filosofía

4 COMENTARIOS

  1. 9 sugerencias para “6- 7- 8”
    Cada vez que veo 6-7-8 me doy cuenta que ellos rompen el velo de seda de brillantes y atractivos colores que tienen las noticias de los medios monopólicos que manejaron la información a medida de sus intereses hasta que aparecio este programa que nos muestra la verdad, o al menos otra verdad, pero sin disfrazar para nada su intenciones, es decir a cara descubierta. Sin embargo,el otro periodismo, aquel que responde a los intereses de las empresas que no sólo tienen intereses en las noticias sino tambien en la producción agropecuaria, en el papel , etc. se visten de imparciales y nunca realizan investigaciones sobre lo que realmente ocurre. Es lógico, no pueden ir en contra de sus patrones y sus intereses. A este periodismo que mote le calzaría para nombrarlos? . Basta leer los editoriales que escriben grondona. fontevechia, para darse cuenta de sus perfidas intenciones.

  2. 9 sugerencias para “6- 7- 8”
    “Viento fresco”? Más bien será “viejo”! Los panfletos de propaganda del gobierno son tan antiguos como la humanidad misma, sólo va cambiando el soporte material. Ya desde el Imperio Romano los mandatrios de turno supieron hacer y mantener (en el caso de los romanos con una eficacia de 2000 años!) campañas de defensa hasta de lo indefendible. Y 6, 7, 8 (nombre que parece de clase de gimnasia, sólo le falta el “ocho más!”) no es la excepción a ninguna de esas formas de propaganda gubernamental. Por supuesto que tampoco estoy con la deificación de la estupidez que se ve en otros medios, pero ¿cóno se puede hablar de debate, si esa posibilidad ni siquiera existe en un grupo de panelistas y conductores adictos al régimen de turno??

    • Un programa necesario
      Si 6-7-8 no existiera habría que inventarlo. Creo que por ahí pasa lo mejor del periodismo de hoy en la Argentina.

      Porque transmite lo que el pretendido “periodismo puro” no dice por ser la voz del verdadero poder: el establishment económico nacional y mundial.

      Porque dice claramente desde donde habla y deconstruye las mentiras y los ocultamientos con que la agenda mediática que se pretende monopólica (Eje Fontevecchia-Clarín-La Nación y los medios provinciales propiedad de las oligarquías locales) nos obnubila. Ahí está el debate. En abrir cabezas mostrando lo que los “medios in the pendientes” callan o tergiversan.

      • Un programa necesario
        Error. 6-7-8 no es periodismo, es oficialismo. Una cosa es ser periodista y otra, muy distinta, alcahuete pago del gobierno.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...