22 C
Salta
sábado, octubre 31, 2020

Borrad el nombre de mi abuelo en Yad Vashem

Notas más leídas

33 dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner

Llama poderosamente la atención que el mismo funcionario que ideó el desfile del Bicentenario estuvo a cargo de la necrofílica conmemoración pública que se organizó en torno al sepelio de Néstor Kirchner. Cámaras satelitales, estudiada coreografía circular, algunas de las claves que hicieron de las exequias del ex presidente un evento de primer nivel

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

SARSCoV2 y VIH : Una analogía

Creo que la crisis COVID19 ha superado el guión de la mejor de las películas de terror. Una población...

Usted dirige los destinos de un país que no sólo dice representar a los judíos en su conjunto, sino también la memoria de las víctimas del nazismo. Es eso lo que me preocupa y me es insoportable. Era preciso que esos crímenes no recomenzaran jamás.

Por Jean-Moïse Braitberg

Señor presidente del Estado de Israel:

Le escribo para que intervenga ante quien sea a fin que se retire del Memorial de Yad Vashem dedicado a la memoria de los víctimas judías del nazismo, el nombre de mi abuelo, Moshe Brajtberg, gaseado en Treblinka en 1943, así como los de los demás miembros de mi familia muertos en deportación en diferentes campos nazis durante la segunda guerra mundial.

Le demando que acceda a mi pedido, señor presidente, porque lo que pasó en Gaza, y de modo más general, la suerte dada al pueblo árabe de Palestina desde hace sesenta años, descalifica a mis ojos a Israel como centro de la memoria del mal hecho a los judíos y por lo tanto a toda la humanidad.

Desde mi infancia he vivido rodeado de sobrevivientes de los campos de la muerte. He visto los números tatuados sobre los brazos, he escuchado los relatos de las torturas; he conocido los duelos imposibles y he compartido sus pesadillas.

Era preciso, me enseñaron, que esos crímenes no recomenzaran jamás, que nunca más un hombre, por su pertenencia a una etnia o a una religión desprecie a otro, que atropelle sus derechos más elementales que son una vida digna en la seguridad, la ausencia de barreras, y la luz, por lejana que sea, de un porvenir de serenidad y prosperidad.

Pero, señor presidente, observo que a pesar de algunas decenas de resoluciones aprobadas por la comunidad internacional, a pesar de los claros indicios de la injusticia cometida contra el pueblo palestino desde 1948, a pesar de las esperanzas nacidas en Oslo y a pesar del reconocimiento del derecho de los judíos israelíes a vivir en paz y seguridad, reafirmadas frecuentemente por la Autoridad Palestina, las únicas respuestas aportadas por los sucesivos gobiernos de su país han sido la violencia, el derramamiento de sangre, el encierro, los incesantes controles, la colonización, las expoliaciones.

Usted me dirá, señor presidente, que es legítimo, para su país, que se defienda contra los que lanzan cohetes contra Israel, o contra los kamikazes que se llevan con ellos numerosas vidas israelíes inocentes. A lo cual le responderé que mi sentimiento de humanidad no varía según la ciudadanía de las víctimas.

Al contrario, señor presidente, usted dirige los destinos de un país que no sólo dice representar a los judíos en su conjunto, sino también la memoria de los que fueron víctimas del nazismo. Es eso lo que me preocupa y me es insoportable. Al conservar en el Memorial de Yad Vashem , en el corazón del Estado judío, el nombre de mis parientes, vuestro Estado tiene prisionera mi memoria familiar tras las alambradas de púa del sionismo para que sean rehenes de una así llamada autoridad moral que comete cada día la abominación que es la negación de justicia.

Por lo tanto, le ruego que retire el nombre de mi abuelo del santuario dedicado a la crueldad cometida contra los judíos para que no siga justificando la cometida contra los palestinos.

Sírvase aceptar, señor presidente, el testimonio de mi respetuosa consideración.

Jean-Moïse Braitberg es escritor.

Su carta al presidente de Israel -que aquí reproducimos- apareció en Le Monde y la tomamos de la traducción del francés realizada por Germán Leyens para el sitio Rebelión (www.rebelion.org), donde está publicada


Se puede leer también en Salta 21:

Operación plomo fundido, poema de Teresa Leonardi

https://www.salta21.com/spip.php?article1468

Canción para Palestina

https://www.salta21.com/spip.php?article1471

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

La carta completa de Cristina Kirchner

En una carta abierta, Cristina Kirchner pidió un "acuerdo entre todos los sectores" ante una economía "bimonetaria". Fuente: LA...

SARSCoV2 y VIH : Una analogía

Creo que la crisis COVID19 ha superado el guión de la mejor de las películas de terror. Una población...

Fortalecer los sistemas de áreas protegidas ante la crisis ambiental

Recordemos que representantes gubernamentales, expertos, comunidades,  pueblos indígenas, Guardaparques y ONGs ambientalistas de los 33 países de América Latina y el Caribe acordaron...

En busca de una Escuela inteligente

“Nunca viene mal argumentar por qué son tan importantes para el ser humano, lo que no quiere decir que todas sean maravillosas,...

El pequeño de Martín

No me extraña que Martín Grande quiera ver sangre docente, cadáveres de educadores para que, en las líneas de su pobre manifiesto,...