8 C
Salta
martes, septiembre 29, 2020

Cachi, un pueblo entre las nubes

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

La Felicidad. Cuento de María Teresa Andruetto

Buscamos la felicidad sin saber dónde está, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una. Voltaire La felicidad se...

Blancas casas de adobe, calles empedradas y la magnífica vista de los cerros, en el corazón de los Valles Calchaquíes. Así se muestra el pueblo de Cachi en una postal periodística de Ezequiel Sánchez para el diario Clarín. Un paisaje para el asombro

Un puñado de casas blancas sembrado en un valle transparente. Eso es Cachi, en los Valles Calchaquíes de Salta, a 2.200 metros de altura.

Florece, fresco, en el regazo del colosal Nevado de Cachi. Su clima seco y frío conserva con fidelidad las edificaciones de blancura sorprendente: casas de adobe y piedra con techos de caña y barro, calles empedradas, construcciones centenarias, rastros de los pueblos originarios y un paisaje asombroso.

Asentamiento anterior a la dominación española, fue habitado por diaguitas que aprovecharon el agua de deshielo y concretaron un ingenioso sistema de riego que transformó esta tierra marrón y quebradiza en un huerto verde y florido. Enclavado en un punto estratégico de los Valles Calchaquíes, Cachi, cuya existencia oficial data de 1673, aún discute el significado de su nombre.

Una versión sostiene que los diaguitas unieron los vocablos kak (piedras o peñones) con chi o chin (silencio, soledad). Otros afirman que proviene de un vocablo atacameño que significa valle hermoso.

La plaza central, de jardines serenos, está rodeada de calles adoquinadas y casas con bases de piedras y paredes revestidas de cal y arena. Algunas tienen antiguas rejas de hierro forjado. Las veredas de piedra y laja son altas y están acompañadas de acequias. Resulta imperdible visitar el mercado artesanal, donde se destacan los tejidos de buena calidad y los trabajos en cuero, madera, metales, cerámicas y productos regionales.

Después, los pasos llevan casi involuntariamente a la parroquia, una construcción de 1796, que despliega una noble y austera arquitectura colonial y norteña. Todo aquí está a la vuelta de la esquina, así que en el mismo paseo se puede acceder al Museo Arqueológico, que reúne más de 5 mil piezas extraídas de los Valles Calchaquíes.

Si uno pregunta por el Mirador, los vecinos señalarán un lugar muy cercano en lo alto de la ciudad: el cementerio, con su recova de arcos. Desde allí se obtiene una buena panorámica del pueblo y su valle.

En el camino

Hay, también, otros sitios para visitar cerca de Cachi. Por la ruta 33, antes de llegar a Piedra del Molino, un desvío se interna por un valle de laderas suaves. Cachipama es un refugio de pastores. Más adelante, el panorama se abre y lleva a la laguna El Hervidero, donde suele haber guanacos.

En un empalme de rutas se accede a la sorprendente recta Tin Tin, una línea sin curvas de 19 km pavimentada a 3 mil metros de altura. A su vera crecen los cardones y en el horizonte pueden verse los cerros Negro y Tin Tin. La ruta bordea Seclantás y acerca al bosque de Churqui Gigante.

Este bosque es una porción del Parque Nacional Los Cardones, un desierto donde sobresale el empecinamiento de esos árboles que beben de la arena seca.Tiene 70 mil ha y es habitado por vicuñas, guanacos, tarucas (especie de venado), pumas, zorros colorados, gatos monteses, quirquinchos y yararás.

Además, hay más de 100 especies de aves. El clima del Parque es seco y frío; en verano suele llover y en invierno puede nevar. No hay casi servicios, por lo que se recomienda llevar agua potable, protección para el sol y comida.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...