24 C
Salta
lunes, enero 25, 2021

Carrefour y la usurpación de símbolos sagrados

Notas más leídas

Arte en cerámica en Salta a un nivel sublime

Gozo, emoción, vuelo, raíz, quietud, tersura. Erotismo terroso y materia diáfana. Inmutable conexión con lo profundo y lo leve, con nuestros ancestros y nuestro tiempo. La muestra Arte Artesano Cerámica, una notable experiencia vital y estética.

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Provincia por provincia: lo que tenés que saber para viajar por Argentina

Bajo el lema "Este verano disfrutá y cuidate", la plataforma virtual del Ministerio de Turismo de la Argentina reúne los requisitos, provincia por provincia,...

Desde hace un tiempo, la multinacional Carrefour viene propalando una pegadiza melodía que no identifica, como cortina musical para su propaganda, que publicita los precios de sus productos.

La melodía citada pertenece a una antigua canción titulada “When Johnny comes home again”, ttps://www.youtube.com/watch?v=Bj9l9o0-CfY que rememora la angustia y el dolor del pueblo norteamericano sumido en una guerra civil que costó un millón de muertos, el 3% de la población de entonces (1861-1865) , y de cuya conclusión resultó el fin de la secesión de los estados sureños y la emancipación de una esclavitud varias veces centenaria, lo que significó un punto de inflexión para la historia de la humanidad.

Ahora bien, la pregunta de rigor que cabe formular, es si dicha melodía, que es una suerte de himno para el pueblo norteamericano, puede ser utilizada para publicitar los precios de una multinacional que sólo persigue maximizar sus ganancias. ¿Cabría que Carrefour utilizara para su publicidad la melodía de “La Marsellesa”? ¿La sociedad y el estado francés tolerarían que su himno fuera usurpado para beneficiar las ganancias de Carrefour? Entendemos entonces que en los preceptos comunicacionales deberían regir códigos éticos que preservaran la sacralidad de los símbolos nacionales y universales.

Carrefour se aprovecha que en Argentina y demás países de la periferia mundial, donde lucra con la distribución privilegiada de sus mercancías, los medios de comunicación que la propalan aparentan ignorar el origen de esa melodía histórica. También extraña que las autoridades responsables de controlar los medios de comunicación privados no hagan cumplir el código ético que ordena respetar los símbolos históricos de los pueblos con quienes mantenemos relaciones diplomáticas. Sorprende también que la representación diplomática estadounidense no haya elevado su protesta por el indiscriminado uso mercantil de un símbolo tan caro al pueblo norteamericano.

– Por Eduardo R. Saguier

1 COMENTARIO

  1. Carrefour y la usurpación de símbolos sagrados
    Excelente y aguda observación, esta del Dr. Saguier. Tenemos que agradecérsela. No la deslucen las observaciones que inspira, como estas.

    “Cuando Juancito vuelve a casa” no es ningún símbolo legalmente reconocido en los EE.UU. ni en ninguna otra nación, mucho menos universalmente, y ni siquiera en el nivel que goza “El Pericón Nacional” en estas regiones.

    Aun si algún día fuere institucionalmente elevado a esa dignidad, los símbolos extranjeros no están protegidos. En nuestra normativa no es penalmente sancionable ostentar uno, por ejemplo una medalla extranjera ajena o un diploma académico ajeno o incluso falso, siempre que sea como mero ornato personal, que es lo que hace con esa canción la empresa Carrefour.

    Por su antigüedad, el “símbolo sagrado” que detectó el Dr. Saguier está en el dominio público.

    La embajada de los EE.UU. no protesta, porque en la normativa de su nación el uso de los símbolos no estandarizados (fuera de los himnos y banderas estaduales y Stars & Stripes) está mucho menos sacralizado que entre nosotros.

    Carrefour, por su poder económico-político, en nuestra sociedad resulta injuzgable en cuestiones mal definidas como esta, las que en caso de plantearse en tribunales se desestimarían in límine, entre sonrisas y algún comentario poco lisonjero del escribiente de cuarta que debiera redactar el brevísimo auto;

    No pocos creen que la Guerra de Secesión sólo fue un cambio de dueño del negocio (la explotación de los estadounidenses) y que el sentido político de “La Marsellaise” debe invertirse, tal como lo piensan los partidarios de La Vendée;

    No faltan quienes denuncian que la democracia que elige partidos es otro engaño, un recurso de oligarcas y plutócratas para dominar a las masas;

    Afirmar que en el comercio “deberían regir códigos éticos” es muy ambiguo. ¿Cuál código? ¿La ley de Talión, Hammurabí, el de las familias de la maffia, la proscripción de toda plusvalía como un robo, el absoluto librecambio como expresión de respeto a la dignidad del comerciante, la declaración de que todo esfuerzo mundano es inútil y hemos de retirarnos a los bosques, o la vuelta a las tradiciones ancestrales y el repudio a toda propaganda con música, desde “La Marcha Peronista” a “Cuando Juancito vuelve a casa”?

    Y finalmente el paso, que va desde constatar el aprovechamiento de los ventajeros publicitarios que contrata Carrefour hasta la supuesta obligación de reprimirlo con toda la energía del estado, aunque es un paso con fundamento ético y bien intencionado, es igualmente condenable por caprichoso, porque no se ha podido fundamentarlo.

    Por todo eso, solamente la escolástica tomista local populista aceptaría considerar “símbolo sagrado” una canción popular foránea que ya cumple su sesquicentenario. Y también, tal vez, lo haría algún “bolivariano” al ver que representa al pueblo que nunca se equivoca. Pero se contendría si averiguase que “Juancito vuelve a casa” no canta la vuelta del Avión Negro desde Puerta de Hierro, sino que viene de allende el río Bravo.

    Todo lo cual invita a resignarse al uso ventajero pero no prohibido de esta cortina musical para la propaganda de Carrefour, que con ella hace amables los precios de sus productos. Estoy seguro de que el autor del artículo lo sabe muy bien.

    Por eso me parece muy valioso que, aunque toda otra acción resulte imposible, el Dr. Saguier nos invite a seguir protestando – y los lectores le pidamos que siga escribiendo.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

En época de pandemia el turismo virtual ofrecería nuevas oportunidades

Una nueva propuesta de turismo virtual que utiliza técnicas matemáticas y transmisión en vivo podría ayudar a revitalizar la industria del turismo que ha...

Un sismo de 7.1 sacudió la Antártida

Poco después de que se conociera la noticia de que un sismo de magnitud 7,1 en la escala Richter sacudió este sábado a la...

No vacunarían en Argentina este año al menos a 15 millones de personas

Muchas personas entre los 18 y 60 años que no tienen ninguna enfermedad de base tendrían que esperar más de la cuenta para recibir...

Mañana recibirían la 2da dosis de la Sputnik los que ya fueron vacunados

Hasta el momento, Argentina lleva vacunadas con la primera dosis de la vacuna desarrollada en Rusia, a más de 200 mil personas, la mayoría...

Dylan, Alberto y Fabiana: perro con excéntricos privilegios

El presidente Alberto Fernández decidió pasar dos días de descanso en la Residencia Presidencial de Chapadmalal. La situación generó repudio en las redes sociales por la situación...