4 C
Salta
lunes, septiembre 21, 2020

El lenguaje de los jóvenes y una política editorial que no ayuda

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

La respuesta de la Fundación “Respirar” te deja sin aire

Hay un audio que se viralizó en Salta en el que te pasan un teléfono de la Fundación para que solicités el...

No pueden escribir bien aquello que apenas balbucean. Para ellos un monarca es un barco o un animal, el marfil se extrae del barro, el ombligo es algo que anda por alguna parte del cuerpo, un desván es un desvío, San Martín murió en la Cordillera…

El lenguaje es la base material del pensamiento. El desarrollo del pensamiento está determinado por el lenguaje. Es el instrumento de mediación por el cual el hombre interioriza y reconstruye la cultura. Una preocupante precariedad lingüística.

20 millones de palabras componen nuestro idioma según Aquino Sánchez. La Real Academia Española recopiló unos 100.000 vocablos. Sin embargo, se puede decir que el número de vocablos es infinito por el nivel compositivo, es decir, la variaciones que una misma palabra tiene.

Un diccionario tiene incorporados unos 283.000 vocablos. Cervantes usó unas 8000 palabras. Un novelista unas 3000. Una persona culta emplea unas 500. Un adulto utiliza unas 300.

Un joven… ¿Ustedes escucharon hablar a nuestros jóvenes?

Su vocabulario – en muchos casos- es mínimo, sólo usado para designar los objetos del entorno próximo, matizado con unos cuantos términos provenientes de su contacto con la tecnología y una gran cantidad de palabras procedentes del lecto juvenil.

Chabón, tranzar, chape, bandear, mambo, paila, anco, filo, rata y un abuso de los pronombres son parte del lenguaje diario. Aunque algunos de estos vocablos se incorporaron ya a nuestra lengua, alarma que sólo conozcan la minoría de un tipo de términos que a veces desvirtúan el significado dado.

Los sinónimos, antónimos y demás no existen. No pueden estructurar una oración que refleje, en lo escrito, lo que balbucean en lo oral. A falta de esa herramienta fundamental que es el lenguaje no pueden expresar opiniones, fundamentar comentarios o puntos de vista.

Al enfrentarse a los textos, estos le resultan incomprensibles. A pesar de los esfuerzos editoriales que añaden a los mismos múltiples puertas de acceso: gráficos, ilustraciones, infografías, vocabularios… Tal vez sea eso. La imagen va reemplazando a la palabra, los materiales de estudio cada vez son más pobres con una información escasa fragmentaria y generalizada. En un esfuerzo por hacer atractivo el contenido, los textos informativos incorporan un lenguaje informal, simplifican la terminología y trasgeden la forma y función de los textos.

En un manual de sexto grado de una editorial reconocida dice en el capítulo Entre dictaduras y democracias: “¿Te acordás de Yrigoyen? Sí, ese líder radical que fue elegido presidente dos veces. El hecho es que Yrigoyen no pudo completar su mandato …”

Ramón Gómez de la Serna escribió sus “Greguerías”, una especie de diccionario disparatado y José Maria Firpo, maestro uruguayo, recopiló en el libro titulado “Que porquería es el lóbulo” algunas frases o absurdos escritos por sus alumnos, que hoy se verían desbordados.

En estos días, previos a los exámenes, tuve algunas respuestas curiosas provenientes de un grupo de adolescentes, lo cual motivó mi reflexión.

para los estudiantes, un monarca es un barco o un animal, el marfil se extrae del barro, el ombligo es algo que anda por alguna parte del cuerpo, un desván es un desvío, San Martín murió en la Cordillera…

Al escuchar mi aseveración “Roma conquistó el mundo antiguo”, en un rapto de inocencia o ignorancia preguntaron “¿no había un mundo nuevo?”; y uno al ver sus rostros comprende que no se está “pasando de lista”, simplemente no comprenden.

A esta altura hay una anécdota familiar que podría compartir. Un tío mío solía hacer que sus hijos, antes de sentarse a la mesa, leyeran diez renglones de algo que les interesara para compartirlo en la sobremesa. Se las dejo para que lo piensen.

Pero algo hay que hacer para salvar de la ignorancia a la generación que se está formando … o deformando…


Para leer más notas de nuestra columnista, hacer click en el nombre.

2 COMENTARIOS

  1. Bla. Bla. Bla.
    Tengo 17 años y muchas veces ¡mis amigos no entienden lo que les digo!

    Algunos declaran nunca haber leido un libro y si lo hicieron son de esos para nenes de hasta 10 años.

    Por ahi, disminuyen tanto las palabras en el chat que ni ellos entienden lo que dicen.

    Cambiemos el mundo. Ahora que todavia se puede.

  2. Nadar contra la corriente
    A una alumna de 2o Polimodal, de 16 años, que molestaba en clase le pedí: ¡Por favor, sosegate!. En el recreo me vino a ver, entre ofendida y apenada. Como no conocía la palabra sosiego creyó que la había agredido pidiéndole que se suicide.

    Es verdad que, si no hacemos nada para preservar la riqueza del lenguaje oral y escrito terminaremos en el gruñido cavernario, como advierte el escritor Julio César Escamilla.

    En ese sentido, coincido con Cullen en que la tarea del maestro y del profesor es nadar contra la corriente posmoderna en la que prevalece la imagen y se soslaya la palabra que es vehículo del concepto.

    Sería bueno que los padres ayuden tratando de inculcar en sus hijos el hábito de la lectura.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Conversando con Paloma Herrera” por la plataforma de zoom

La prestigiosa bailarina Paloma Herrera brindará una charla virtual por Zoom, destinada a estudiantes avanzados de danza clásica de la provincia de Salta....