3.1 C
Salta
miércoles, mayo 18, 2022

Endeudamiento, inflación y pobreza, la realidad que Carrió busca desviar

Notas más leídas

Cumplidos dos años y medio de la gestión neoliberal encarada en Argentina por los organismos internacionales de crédito –usura- bajo la cubierta de un supuesto frente político que han llamado CAMBIEMOS, el desmejoramiento de las condiciones generales de vida en la población argentina, ya no admite más disimulo.

Ante el Congreso Nacional, Nicolás DUJOVNE, quien debía rendir cuenta de los términos de las condiciones impuestas por el FMI –que el gobierno llama acuerdo- expuso sin argumentos y solo con fundamentos en su propia convicción, que vamos por el camino correcto, y que vamos a recuperar la confianza, lo que reafirma que no tiene explicaciones coherentes para dar.

Si se proyecta un presupuesto nacional para 2019, con una inflación del 17%, que por supuesto nadie cree ni puede sostener con seriedad; con dólar libre supuestamente sin intervención del Estado, con ajuste de tarifas, suspensión de obra pública; ningún cambio para frenar la fuga de divisas, y el aumento insostenible de las tasas de interés, la confianza y el rumbo correcto que menciona el funcionario, aparecen como bromas macabras.

Al mismo tiempo las consultoras privadas que en el gobierno anterior eran presentadas como adalides de las verdades absolutas, para desmerecer lo que se invocaba eran datos falsos del INDEC, contradicen todos los índices oficiales, pero ahora esos porcentajes son mostrados, por el oficialismo, ya no como estudios serios, sino como parte de la campaña desestabilizadora de los miembros del club del helicóptero.

Siguiendo los lineamientos impuestos por los acreedores asociados al plan de saqueo del país, se reducirán los aportes a las provincias, lo que va a implicar menos salud, menos educación, menos transporte, menos empleo, y se va a liquidar el fondo de sustentabilidad del ANSeS, robándole a los jubilados otra vez.

Mientras se mantendrá la liberalidad a los exportadores de bienes primarios para que no liquiden divisas dentro del ejercicio fiscal (se permiten hasta diez años de plazo), las mineras tampoco deberán aportar regalías, y con total ligereza y caradurez, los mismos ministros del ejecutivo nacional –y el mismo presidente- siguen teniendo sus inversiones en el exterior, sin que DUJOVNE aclare cuándo va él mismo a recuperar la confianza.

La tasa de interés de Lebacs tocó esta semana el 62% anual; los de las Letes van a la par y en ascenso, el Banco de la Nación duplicó el remate de divisas diarios para postergar un poco la nueva corrida cambiaria inminente; el millonario Paolo ROCCA (Techint) reclamó una devaluación para ser competitivos, y los agoreros del campo reclaman dólar de –por lo menos- treinta y ocho pesos para liquidar divisas de la exportación.

Para no dejar escapar el valor de la moneda norteamericana, se colocan letras del tesoro todas las semanas, para tentar a los poseedores de pesos a que no presionen sobre el dólar y perciban altos intereses, medida ésta de corto plazo, que implica obviamente emisión de más deuda de corto plazo, y que nadie explica cómo se afrontará.

Los compromisos asumidos en intereses de deuda, letras, bonos, pagos de cuotas anuales de capital y pérdida de divisas mensuales por la balanza comercial deficitaria (por la apertura indiscriminada de las importaciones), remisión de fondos sin límite de empresas multinacionales, y el elevado volumen de dólares turistas que se fugan mediante tarjetas de crédito del turismo externo, importan –aproximadamente- en conjunto U/S 50.000.- millones.

Y si se tiene en cuenta que hasta diciembre de 2019, la actual gestión por el llamado acuerdo con el FMI, recibirá en el mejor de los casos U/S 33.000.- de los cuales ya reservó U/S 10.000 en el Banco Central para apoyar reservas no disponibles, y que diariamente se tiene que desprender de doscientos millones más para seguir frenando la corrida cambiaria, no se necesita ser experto en economía para darse cuenta del inminente colapso, y muy probablemente una nueva hiperinflación.

En este panorama de completo desmanejo de la economía nacional, no se anuncia ni una sola medida que implique inversión, reactivación del mercado interno, protección de PYMES o generación de emprendimientos productivos generadores de mano de obra, sino todo lo contrario, todos y cada uno de los anuncios tienen directa relación, sólo con la especulación financiera.

Y en medio de este panorama desolador, las únicas medidas indicadas por el frente gobernante por alguna figura representativa para paliar las dificultades, son los exabruptos de la vocera oficiosa Elisa CARRIO, indicando admonitoriamente y con ampulosos gestos y con cara de qué genio que soy, que es la clase media la que deberá poner el hombro otra vez.

Y en ese discurrir delirante, propone afrontar los efectos de la crisis, dejando propina en los bares, manteniendo los servicios a domicilio de las manicuras, apoyando a los cartoneros y llamando a los jardineros para que hagan changas, medidas éstas muy alejadas de estrategias macroeconómicas y más cercanas a una terapia psicológica de shock intensiva, que hacen aconsejable, cuando no impostergable, una internación para tratamiento especializado en paranoias de la legisladora.

El desquicio legislativo de la diputada empero no es una casualidad, ni es un manejo arbitrario de sus propios desvaríos. La casualidad no es un elemento presente en la estrategia comunicacional del macrismo, que es muy fina y eficiente. Ello se revela con solo recordar que la abogada CARRIÓ obtuvo el 53% de votos en la CABA en la última elección, lo que provoca –por lo menos- una enorme preocupación, cuando no el liso y llano espanto.

Que los ciudadanos del mayor distrito electoral del País, adhieran a una mentalidad enferma y desquiciada como la que se expone, y aún más, que les parezca original y graciosa, y que se la apoye en las redes sociales con epítetos como “aguante Lilita” o “no afloje fiscal de la república” dan cuenta de una degradación social evidente.

El modelo económico en curso sostenido por este conjunto de gerentes de multinacionales, tiene tres líneas directrices muy claras, con las cuales se promueve: 1) la fuga de capitales especulativos, 2) un alto endeudamiento externo e interno para sostener ese negociado, y 3) una concentración económica en sectores más ricos merced a exención de retenciones y otras facilidades.

A muy corto plazo esta experiencia ya conocida en el país, con los antecedentes del plan de Martinez de Hoz (Sociedad Rural), el menemismo posterior y la actual gestión (otra vez la Sociedad Rural), tendrá su eclosión inevitable.

Y para afrontar ese escenario dramático de postergación, desempleo, pobreza y decadencia económica, hará falta mucho más que los absurdos desvaríos de una paciente psiquiátrica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos