25 C
Salta
lunes, enero 18, 2021

Final de ciclo, por Osvaldo Bazán

Notas más leídas

En Perú, acusaron a Bill Gates de crear el COVID-19

Un tribunal peruano acusa además al magnate inversor financiero George Soros y a la familia Rockefeller.  Jueces peruanos pertenecientes a la Sala Superior de apelaciones...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Toque de queda sanitario provincia por provincia

El Gobierno Nacional dispuso nuevas restricciones en busca de frenar el avance del Covid-19. Entre las medidas, se establece que serán las provincias las...

Provincia por provincia: lo que tenés que saber para viajar por Argentina

Bajo el lema "Este verano disfrutá y cuidate", la plataforma virtual del Ministerio de Turismo de la Argentina reúne los requisitos, provincia por provincia,...

Dos o tres cosas que tengo ganas de decir con respecto al fin de ciclo.

Están enojados, tristes, desorientados.

No entienden cómo no nos damos cuenta de todo lo conseguido en estos doce años.
Están pasándolo mal y no me alegra. En la mayoría de los casos, claro, tampoco soy tan bueno.

Pero hay mucha gente buena, inteligente y querida que lo está pasando mal porque se termina lo que se termina y porque comienza lo que comienza.

Algunos de ellos están acá, sé quiénes son, sé que saben que sé y todo eso.
Y que hicimos lo que pudimos este tiempo para que nada fuera definitivo.

Para no decirnos cosas que estuvieron a punto de explotar.

Están enojados, tristes, desorientados.
No entienden.

Creo -con el derecho que tenemos siempre a equivocarnos- que no nos escucharon en todo este tiempo.

Que no nos tomaron en serio.
Que no les importó.
Pero los avisos estuvieron.

Hace poco alguien querido escribía “deberíamos reconocer que esas cadenas nacionales que tanto nos enamoraban quizás molestaban, habría que reducirlas”.

Sí. Molestaban. Molestaban en su intento totalitario de “cuarenta millones de argentinos”. Molestaba que desde la cúspide del poder ejecutivo alguien se dirigiera a sus conciudadanos como “abuelito amarrete”, “inmobiliario especulador”, o que la cultura del trabajo agropecuario fuera “el yuyo ése que crece solo”. Y lo dijimos en su momento. Y no sólo no nos escucharon. Nos humillaron por decirlo.

Decirle a alguien que no está de acuerdo “hacé un partido y ganá las elecciones” era terriblemente antidemocrático -y, como se demostró, temerario-. Abrieron, además, una puerta horrible: cuando el próximo gobierno haga algo que no les gusta y se quejen, habrán habilitado esa respuesta.

Decías “Milani” y te respondían “Te informa Clarín”.

Salí a la calle porque mataron a un fiscal y las respuestas de la máxima autoridad del país fue “No tengo pruebas pero tampoco dudas” por facebook. En lugar de escuchar a los que salimos nos dijeron desde “marcha de zombies” hasta -como siempre- facistas.

Y no, no soy facista. Y me enoja un poder que me trata así.

Cuando hablan en nombre de “la cultura” insisten con esa actitud totalitaria. No queridos, no representan a “la cultura”. No son tanto. No somos tan poco.

Pero haberse creído ser todo implicó que no escucharan.

No aceptaron una sola crítica.

En cuestiones más personales, no sentí la inclusión.

Me sentí expulsado de la marcha del orgullo a la que iba desde que estoy en Buenos Aires, siempre sin máscara. Era díficl cuando 100 tipos te gritan “Hijo de puta, hijo de Magnetto” en el escenario en el que había estado por casi diez años.

Me sentí expulsado cuando hice, como siempre, una nota periodística con tres fuentes y por publicarla tuve que aguantar que desde un medio estatal, cinco cuervos de los que no me voy a olvidar, me llevaron mintiendo a la picota pública, juzgaron mi carrera y lo único que tengo, mi credibilidad. Replicado, claro, en los medios paraestatales.

Los que me putearon en la puerta del Hotel Intercontinental de Mendoza, en una estación de Servicio en Colón -Entre Ríos- o a una cuadra de mi casa, en Corrientes y Gallo no contribuyeron para que me sintiera incluído.

¿Mi pecado antipatria?
Ser periodista de espectáculos en un medio designado por el Estado como enemigo. No estar de acuerdo. Decir públicamente que no estaba de acuerdo.
Ese fue mi pecado antipatria.

Algunas de estas cosas las conté públicamente y, lamentablemente, muchos amigos y conocidos de los que ahora están enojados, tristes y desorientados no se solidarizaron. No deploraron la actitud porque todo se referenció y justificó en nombre de un modelo que para mí siempre fue mentiroso, pero ése ni siquiera es el tema.

En treinta años de periodismo nunca me había pasado como me pasó una mañana en una radio FM con Nico Wiñaski que vinieran a decirnos “Acá tenés toda la libertad del mundo para criticar, si querés, a Macri. Pero nada más, porque la radio está floja de papeles y no vamos a hacer enojar al gobierno”.

Me pasó a mí, le pasó a decenas de amigos y conocidos.

Como también a otros de golpe y más allá de sus valores profesionales, les aparecieron casas en countries y viajes por el mundo.

Nunca nos había ocurrido desde la vuelta a la democracia que criticar al gobierno se convirtiera en un acto de traición a la patria.

¿Saben qué?
No lo es.

No lo era antes, no lo fue en estos doce años y no lo será desde el 11 de diciembre.
Están enojados, tristes, desorientados.

Lo siento mucho si no entendieron desde el primer día que 678 era ilegal y, sí, facista. El Estado no puede de ninguna manera tener un programa en donde se denigre a cualquiera que los critique. Y lo tuvo. Y lo aplaudieron. Y llenaron de plata estatal a un grupo de gente que se dedicó a destrozar a cualquiera que pensara diferente, sin posibilidad de defensa. Un mediático juicio sumario estatal. Lo defendieron y no entendieron que lo pasamos mal.

Estaban de fiesta.
Y el ruido de la fiesta no los dejó escuchar.

Y me gustaría poder no ser tan literal pero la noche que estaban saqueando y matándose entre argentinos en Tucumán, Cristina bailaba en Casa Rosada. Les molestaba hasta que nos quejáramos de eso.

Pero mientras estaban de fiesta algunos de nosotros decíamos “no es una fiesta”.
La respuesta era “armá un partido, ganá las elecciones”.

Están enojados, tristes, desorientados.

Tan mal como bien estoy yo.

He abierto la ventana para que se vaya toda la porquería que recibí en estos años.
Sí, para mí el que termina el próximo 10 de diciembre es el peor gobierno de la democracia desde el 10 de diciembre de 1983.

Peor que Menem, sí.
Porque Menem no mintió sus ideas más horribles, no pervirtió el sentido de las palabras.

Siempre supimos quién era, dónde estaba parado, qué pensaba.

Creo de verdad que viene un país mejor.

Puedo estar equivocándome muchísimo y no sería tan grave.

Todo lo que ahora pasa es responsabilidad de quienes en doce años no escucharon.
Dicen -ni siquiera me interesa si con razón o no- cosas horribles del candidato que pregona el cambio de esto que hay.

Y esas cosas, horribles, no cambia a nadie la idea que tenemos que peor que lo que pasó, no va a ser.

Imagínense cómo la pasamos mientras ustedes no escuchaban y repetían “si no te gusta, armá un partido y ganá las elecciones”.

Ocurrió eso.

Se trata de la democracia.

Hoy ganás, hoy perdés.
Siempre tenés que escuchar.

Y siempre, siempre, podés hablar.

– Por Osvaldo Bazán
…………………………………………

– Notas relacionadas:

Mauricio, no nos fallés
https://www.salta21.com/Mauricio-no-nos-falles.html

Urtubey se mandó la parte en Animales sueltos
https://www.salta21.com/Urtubey-se-mando-la-parte-en.html

Juan Manuel Urtubey en lo de Ale Fantino: “La Argentina votó un cambio”
https://www.salta21.com/Juan-Manuel-Urtubey-en-lo-de-Ale.html

La herencia que deja el Kirchnerismo
https://www.salta21.com/La-herencia-que-deja-el.html

Marcha del silencio en Salta: Nisman no está solo
https://www.salta21.com/Marcha-del-silencio-en-Salta.html

Tanto pedirle a Dios, el dolor le fue indiferente a León Gieco
https://salta21.com/Tanto-pedirle-a-Dios-el-dolor-le.html

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Dylan, Alberto y Fabiana: perro con excéntricos privilegios

El presidente Alberto Fernández decidió pasar dos días de descanso en la Residencia Presidencial de Chapadmalal. La situación generó repudio en las redes sociales por la situación...

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

Llegó la 2da tanda de dosis de la Sputnik V: otras 300 mil

El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusa la segunda tanda de 300 mil dosis de vacunas Sputnik V, arribó este sábado a la...

“Vamos a vivir con este virus para siempre” dijo el CEO de Moderna

Las declaraciones del ejecutivo a cargo de la fabricación de una de las vacunas llegan en medio del rebrote que atraviesa el mundo entero...

Detuvieron en Grand Boourg a la docente Carmen Venencia y exigen su liberación

https://youtu.be/u2ib-yIzLL8 Este viernes, docentes se manifestaron en el acceso al Grand Bourg para reclamar por la convalidación...