27 C
Salta
martes, septiembre 29, 2020

Hay una autopista en mi jardín

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

En la vida de la familia Romero no hay sospechas de narcotráfico ni enriquecimiento desde el poder. Son personas honestas y laboriosas que hoy ven su casa rodeada de topadoras. La demolición es inminente, porque la autopista pasa por ahí.

Es una pesadilla. La pesadilla del progreso. La Avenida de Circunvalación es otra de las mega-obras viales con las que el gobierno muestra que Salta no es una provincia rancho. Pero hay un problema. Pasa por el predio de una humilde familia trabajadora instalada en su hogar del km 8 de la ruta 51 en San Luis.

No es un problema del gobierno, por cierto, que informó a la familia Romero hace un año que su propiedad debía ser expropiada en haras del bien común. Las leyes -y la misma Constitución Nacional- así lo prevén. Pero se supone que el resarcimiento debe ser justo, la indemnización adecuada y proporcional al perjuicio ocasionado.

No parece ser el caso. A los Romero sólo les depositan el valor fiscal -de 3.500 pesos- y hay además una vaga promesa de entregar en total unos 30 mil pesos.

La propiedad vale mucho más, se quejan los moradores de la vivienda amenazada. Pero no hay caso. Las topadoras deben abrirse camino sin reparar en estas situaciones. El estado no tiene mucha plata y se debe aceptar lo que se ofrece. Si no, tienen la opción de hacerle juicio al estado. Pero esa instancia llevaría al menos 5 años. Y mientras tanto ¿dónde vivirá la familia Romero? ¿Dónde instalará el taller mecánico que hoy se levanta junto a su vivienda?

El problema que viene a complicar las cosas es que la propiedad fue comprada a una persona que al parecer no era legítima propietaria y derivó en un intríngulis judicial -con sucesión incluída- que demora la obtención de los títulos escriturales pertinentes. Y el estado, el progreso vial y las topadoras no pueden esperar.

Dicen que en Atocha a un señor Solís las topadoras le derribaron su casita en un santiamén, sin darle tiempo ni a protestar. Dicen que a propietarios influyentes -conocidos políticos y empresarios- les pagaron bien, hasta un millón y medio. Dicen que hay quienes salen conformes del acuerdo con el gobierno y quienes se sienten despojados vilmente de una propiedad por la que reciben una cifra muy por debajo de su valor real.

Es que la Avenida de Cincunvalación avanza, como la provincia. Medina y Moncho aceleran su carrera constructora para certificar obras y cobrar. Y si en ese avance y en esa carrera aparece una autopista en tu jardín mala suerte.

Los Romero ya sacaron los muebles de la casa. Sólo entran a dormir. Trabajan al lado, en el taller. Pero casa y taller serán derribados por las topadoras.

El ataque es inminente y ellos mientras tanto miran resignados hacia la casa mientras siguen trabajando, hasta que no quede más casa ni taller. No tocan la lira, como Nerón cuando se incendiaba Roma. Siguen trabajando, rodeados de grúas y topadoras.

La familia Romero vive de su trabajo. Es gente honesta. No tiene poder. No está vinculada al narcotráfico. No goza de fama ni de fortuna. La autopista a ellos no los va a llevar a ninguna parte, sino que se los está llevando por delante. Porque la flamante Avenida de Circunvalación ya está encima de ellos, con la forma ominosa de una pesadilla demasiado real.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...