11 C
Salta
martes, septiembre 22, 2020

Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla

Notas más leídas

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

La respuesta de la Fundación “Respirar” te deja sin aire

Hay un audio que se viralizó en Salta en el que te pasan un teléfono de la Fundación para que solicités el...

El 24 de marzo de 1987 los alumnos del Instituto Santa Lucía de Florencio Varela ingresaron por el jardín desde el que se observa la imagen de la virgen, rodeada de los pavos reales, herencia de los antiguos dueños del predio, que daban cierto aire pintoresco a la institución. Una vez congregados en el gimnasio, su rector y fundador, Modesto Evaristo Tino Rodríguez, inquirió desde un improvisado púlpito: “Los desaparecidos son todos delincuentes, asesinos. Y bien se merecen lo que les pasó. Yo he visto caminar por estos pasillos al diablo, pero gracias a Dios esas personas están hoy viendo crecer los rabanitos desde abajo”.

Toda una declaración de principios.

El alumnado escuchó en silencio las palabras de quien era el símbolo del colegio y de la comunidad varelense. Algunos meditaron el asunto y no se quedaron de brazos cruzados.

Los pibes del Santa. Quienes para 1987 estaban bien muertos, según Rodríguez, eran diez ex alumnos que entre 1977 y 1979 fueron secuestrados por las Fuerzas Armadas bajo las órdenes de Jorge Rafael Videla. En el año 2009, Néstor Denza, Rafael Britez, Eduardo Cartoccio y Julio Kaler, con la colaboración del Centro Monseñor Enrique Angelelli, realizaron un documental al respecto, Los pibes del Santa. Teodosio Acuña, Daniel Demaestri, Angel Iula, José Lépore, Horacio y Julio Gushiken, Silvia Schand y los hermanos Gustavo, Sergio y Alejo Zurita habían comenzado allí su militancia estudiantil. Al momento de sus secuestros –cinco de los cuales ocurrieron en una redada entre el 23 y el 26 de mayo de 1978– los diez muchachos repartían su tiempo entre el trabajo social y la fábrica.

El Santa Lucía, enmarcado en una población con escasas posibilidades de acceso a la educación media, se había caracterizado por abrir sus puertas tanto a las familias más acomodadas como a los hijos de los trabajadores de las zonas rurales. Sin embargo, pese a su apertura en este sentido, su rector era irreductible en lo ideológico. Tanto es así que en medio de un enfrentamiento con los alumnos, la siguiente leyenda apareció una mañana de 1974 frente al aula de 5º año: “Fuera perros comunistas Lépore y March”.
La frase venía a cuento del reclamo del Grupo de Resistencia Estudiantil Secundario (Gres) y la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) por la conformación de un centro de estudiantes. Por ello, los chicos habían distribuido en la puerta del colegio volantes solicitando un espacio en donde poder expresarse sin ser víctimas de persecuciones. Es que Rodríguez gustaba llamarlos “forajidos, irresponsables y subversivos”. Además se pedía el apartamiento del profesor Tamburo, sospechado de pertenecer a Coordinación Federal, el servicio de inteligencia de la Policía Federal. El tipo, además, había ordenado la expulsión del alumno Horacio Gushiken. Lo cierto es que los pibes eran todos buenos alumnos y muchos de sus docentes los recuerdan con gran afecto. Ángel Iula fue abanderado de la promoción 1974 y su nombre fue omitido en el homenaje que la institución hiciera en su décimo aniversario. El propio Rodríguez dio esta sintomática argumentación: “No sabemos dónde está, no sabemos si está de viaje, si está desaparecido o si se fue a vivir a otro lado”.

Pero sí se supo. Lépore, Acuña, Alejo Zurita y el matrimonio Iula-Schand fueron vistos en el centro de detención clandestina El Banco. Silvia Schand llevaba un embarazo de tres meses. Hasta hoy no hay datos acerca del paradero de ese bebé. Sergio Zurita fue visto en La Cacha y luego asesinado. Nunca pudo saberse nada de los secuestros de Claudio Zurita y Julio Gushiken. Daniel Demaestri fue conducido hacia lugar desconocido en el mismo automóvil en que iba Antonia Oldani de Reggiardo. Su historia se cruza con la de otro varelense desaparecido, Francisco Bartucci. Los restos de Horacio Gushiken fueron encontrados en una fosa común.

El ciclo de la Historia. En 1987, el ala conservadora de la sociedad argentina esperaba un nuevo alzamiento militar. Tino, envalentonado con esa posibilidad, no había permitido un solo temblor en su voz aquella mañana. Tenía el aval de los medios locales que celebraban su visita al reo Jorge Rafael Videla al penal de Magdalena. La vinculación con el genocida databa de varios años, pues Omar Bódega, importante comerciante de la zona, era padre de un ahijado del militar. Por ello las visitas de Videla al solar de los Bódega se hicieron cada vez más frecuentes, compartiendo largas sobremesas en los asados dominicales. Allí, Tino quedó deslumbrado con la estampa castrense del ex comandante en jefe, al punto de compartir el pesar por su detención.
Un grupo de alumnos, docentes y vecinos levantaron su voz para reprochar su gesto de compasión. El revuelo llegó a oídos del diputado provincial Jorge Fava, quien realizó una denuncia penal por “apología del crimen”. Por su parte, el Concejo Deliberante de Florencio Varela se reunió a fin de dirimir la responsabilidad del rector. Tino se oponía sistemáticamente a su retractación, al punto de que varios alumnos fueron objeto de persecuciones y amenazas. Nada raro. Ya habían escuchado de boca del rector del colegio comentarios del siguiente tenor: “Su madre va a terminar como esas locas del pañuelo blanco que dan vueltas en la Plaza”.

En el libro Los pibes del Santa, que luego se convirtió en el film, los autores son exactos a través de los testimonios recopilados sobre la historia de este colegio: “Lejos de desdecirse y subiendo la apuesta Tino Rodríguez defendió en varias oportunidades, ante todos sus alumnos, al general Videla, a Camps, a la dictadura en general, por haber librado la guerra contra la subversión, y acusaba también al obispo Novak” –con quien había mantenido una fuerte disputa por su posición respecto de la defensa de los derechos humanos– “de no querer oficiar una misa para Famus (Familiares de Muertos por la Subversión)”.

Antes de ello, a fines de los –70, Rodríguez –quien tenía asimiladas algunas estrategias, producto de su paso como docente en correccionales para menores– intimaba a los estudiantes: “Tengan cuidado con lo que hacen. El otro día vi cómo terminaron unos subversivos: cuando volvía de La Plata en la ruta había un operativo; el auto de los guerrilleros se quemó con todos adentro, pasé despacito para ver y lo único que no se había carbonizado era el pie de uno, que sobresalía por la puerta”.

El testimonio del doctor Rubén Porto fue esclarecedor para los autores del libro, que está incorporado a los expedientes de los Juicios por la Verdad en La Plata, gracias a la gestión de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Florencio Varela. Ex concejal y reconocido pediatra de la zona, Porto fue preceptor del Santa Lucía desde principios de la década del ’70. El médico confesó que durante la dictadura había sido testigo de las visitas de algunos militares al colegio –a los cuales reconoció por sus uniformes de fajina– para reunirse con Rodríguez, a partir de lo cual él deducía que podría haber tenido lugar algún tipo de señalamiento de personas.

Lo cierto es que luego del incidente de 1987 Tino o El Jefe, como le gustaba hacerse llamar, prosiguió su defensa del genocida, dando de ello testimonio por escrito en sus memorias. En febrero de 2003 murió en Mar del Plata, la ciudad en la que un año después el Equipo de Antropología Forense reconoció los restos de Horacio Gushiken, enterrado en una fosa común, con signos de haber sido acribillado por la espalda. Fue esa misma ciudad en la que se había refugiado Claudio Zurita en 1979, momento desde el cual nada se sabe sobre él.

El Instituto Santa Lucía continúa conservando el prestigio conseguido con sangre, sudor y lágrimas. Y es en la actualidad dirigido por una sobrina de Tino, María Matilde Rodríguez De Virgiliis. Ella misma al año siguiente, en 2004, propuso que en el gimnasio de la institución colgara una gigantografía del fundador, y tan sólo luego de insistentes pedidos accedió en 2006 a exhibir un afiche en homenaje a los diez estudiantes detenidos-desaparecidos en un pasillo por el que prácticamente hoy nadie pasa. Tal vez esto sea consecuencia directa de una de las máximas que engalanan el ideario del Instituto Santa Lucía, aún cuando la propia comunidad educativa ni siquiera pueda medir el alcance de sus propias palabras: “Hemos reconocido la fuerza creadora de la verdad y del bien pero también la oscuridad del mal y el peso de la culpa”.

EL MINISTRO DE LA CORTE

Francisco Pancho Bartucci fue secuestrado el 29 de julio de 1976 cuando iba al encuentro de Daniel Demaestri, uno de los pibes de Santa Lucía, quien luego correría la misma suerte, también en Florencio Varela.
Pancho y Daniel eran militantes de la Juventud Peronista. En aquel momento realizaban sus actividades en un local en la calle San Juan, cuyo contrato de locación había sido firmado por Gustavo Zurita, Rubén Porto –por ese entonces perceptor del Santa Lucía–, Luis Genoud y Ernesto Bargas, actual director provincial de Tierras de la municipalidad de Florencio Varela.

Para ese entonces Genoud, actual presidente de la Corte Suprema bonaerense, ya había abandonado su trabajo como oficial de policía en Avellaneda. Hay quienes aún hoy recuerdan que cuando se recibió de abogado acudieron a su festejo todos los muchachos de la zona, entre ellos gran número de quienes formarían luego la lista de detenidos-desaparecidos de Varela. Años más tarde, cuando el 26 de junio de 2002 fueron asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, Genoud ocupaba la cartera de Justicia y Seguridad. Por aquel episodio la Justicia condenó a Alfredo Fanchiotti, el jefe del comando Patrullas, un viejo conocido de Varela, cuya hermana se desempeñó en el Santa Lucía como profesora. Más aún, la ligazón entre Genoud y el colegio llega al punto de la familiaridad: está casado con Teresita Rodríguez, otra sobrina de Tino Rodríguez, quien también dio clases en la institución.

A fines de 1976, poco antes de su desaparición, Pancho comunicó a su hermana Nelly: “Si me llega a pasar algo algún día, hablá con Luis [Genoud] que él te va a decir lo que hay que hacer”. Dos días después de su secuestro, Nelly se dirigió a la casa de Luis para que la asistiera. El abogado poco hizo por ella, apenas le dijo que fuera a la comisaría 1° de Varela a hacer una denuncia por averiguación de paradero, pero que no le iba a explicar cómo se hacía un hábeas corpus “porque era un momento muy peligroso”. Al llegar a la dependencia policial, grande fue la sorpresa de Nelly al encontrar allí mismo a Genoud dialogando con el oficial de policía a cargo, poniéndolo al tanto de la pronta llegada de la mujer. En ese mismo momento y delante de la presencia policial, Genoud comenzó a interrogar a Nelly acerca del lugar en el que su hermano dormía siempre. “Yo le decía: ¿dónde va a dormir? En la casa de mi mamá. Pero él me insistía: ‘No, no, él tenía otro lugar. Decime en dónde dormía’. Todavía me pregunto qué habría pasado si él hubiera actuado de otro modo ese día adentro de la comisaría”, afirma Nelly, quien en 2004 contó esta historia ante un tribunal de La Plata sin mayores repercusiones. Lo cierto es que la comisaría 1° de Florencio Varela guarda en el más absoluto silencio esa historia. Años después, otra igualmente trágica tendría lugar allí: en mayo de 2002 fue torturada hasta la muerte la joven Andrea Viera, en tiempos en que se desempeñaba como ministro de Seguridad el mismísimo Genoud.

– Por Laura Lifschitz – Miradas al sur

9 COMENTARIOS

  1. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    soy ex alumna del colegio, los católicos saltando como leche hervida, Tino era un entregador ,mafioso, y …católico.

  2. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    pesimo trato con los chicos desde que cambiaron la direccion, bajo rendimiento, no es lo que era, una lastima

  3. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    Señora Ernestina, no reniego de mi judaísmo, pero debería hablar ud. con los sacerdotes que me becaron en el Instituto Inmaculada de Castelar, de cuyo bachillerato humanista egresé con excelentes calificaciones. De todos modos, con católicos así, para qué necesito preocuparme por los atropellos cometidos por el Estado de Israel. En realidad, sí debería preocuparme. Y le aseguro que al escribir esa nota me puse en mi costado goy.
    Laura Lifschitz

  4. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    Lo que dice es totalmente cierto, no hay porque criticarle nada.
    La estan discriminando por ser judia y eso esta muy mal.
    Hay muchos judios que no estan de acuerdo tampoco con como se maneja israel en estos momentos.
    Saludos.

  5. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    A la señora Ernestina, que comenta el presente artículo, le sugiero que lea con más detenimiento la nota a fin de darse cuenta que no intenta ser una crítica a su religión. Por otra parte Señora Ernestina yo en su lugar me preocuparía por conocer quiénes son los señores denunciados. Tal vez, luego de hacer ese ejercicio su opinión pueda ser distinta.

    • Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
      Sr. Juan … : independientemente del contenido del artículo, cualquier persona incluso un niño no deja de darse cuenta del mensaje anticatólico del título: “… colegio católico … amigo de Videla…” Pero quizás Ud no se dió cuenta. Y así por el estilo son todos los mensajes de la ‘furia anticatólica’. Obviamente, luego viene la aclaración: “¡no contra la religión, por favor!”. Pero repito, quienes están comprendidos ‘dentro de las generales de la ley’ deberían abstenerse de emitir sistemática y constantemente expresiones que incomoden a los sentimientos de otros. Dígame ¿qué es lo que ocurre cuando alguien se expresa en contra de los judíos, sus costumbres o sus tradiciones? Le contesto: se arma un lío tremendo. Lo denuncian en todos los foros. Lo escrachan de por vida. Etc.

    • Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
      Ah! y me olvidaba de un agregado: lo que ocurrió en ese colegio, según la versión de ese artículo, también ocurrió en muchísimas otras instituciones, colegios, facultades, medios, organizaciones gremiales, etc. no precisamente “católicas”. Entonces, por qué lo de la aclaración de ‘colegio católico… amigo de Videla’, si no fuese que hay un interés especial en desacreditar y denostar a ese ‘tipo especial’ de colegio: católico. Don Juan: hace mucho que dejé el chupete. Vamos…

  6. Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
    Esta señorita, por su vinculación con su religión (judía), debería abstenerse de poner énfasis en su crítica a lo que sea católico. Y no me vengan con el latiguillo del antisemitismo: como cristiana y católica soy profunda respetuosa del judaísmo, nuestra religión precursora y hermana mayor. Pero tampoco acepto, como no aceptarían los judíos en el caso inverso, que se ataque a mi religión, que es lo que hace esta señorita al referirse a ‘un colegio católico’. OTRO QUE DEBERÍA GUARDAR BIEN SU LENGUA ES EL ‘PERRO’ VERBITSKY, Y POR EL MISMO MOTIVO. (salta 21, a ver si publica ésto)

    • Historia de un colegio católico con un rector que era amigo de Videla
      señora Ernestina, si no conoce la historia de estos personajes varelenses abstengase de hacer comentarios . Como usted verá, si es una lectora lúcida, la crítica no es hacia su religión. Muchas gracias.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...