22 C
Salta
miércoles, diciembre 7, 2022

Informe sobre el cambio climático: impacto global y responsabilidades

Los nuevos hallazgos revelan que los gobiernos y las empresas continúan siguiendo estrategias que amenazan cada vez más la salud y la supervivencia de todas las personas vivas hoy y de las generaciones futuras.

Notas más leídas

En el séptimo informe anual mundial Countdown on Health and Climate Change (’Cuenta atrás sobre la salud y el cambio climático’) de la revista médica más prestigiosa del mundo, The Lancet, donde han participado 99 expertos y 51 organizaciones colaboradoras, son contundentes: estamos en el momento clave.

En las últimas décadas, se han producido importantes avances en la salud pública en Europa, con disminuciones drásticas en la mortalidad prematura y un aumento de la esperanza de vida de casi 9 años desde 1980. Los países europeos tienen algunos de los mejores sistemas de atención médica del mundo.

Sin embargo, Europa enfrenta el desafío de crisis sin precedentes y superpuestas que son perjudiciales para la salud humana y los medios de subsistencia y amenazan la capacidad de adaptación, incluida la pandemia de COVID-19, la invasión rusa de Ucrania, la crisis migratoria de más rápido crecimiento desde la Segunda Guerra Mundial, desplazamiento de población, la degradación ambiental y la profundización de las desigualdades.

2022: el verano más caluroso

En comparación con la época preindustrial, el aumento medio de la temperatura del aire en la superficie europea ha sido casi 1°C más alto que el aumento medio de la temperatura mundial, y 2022 fue el verano europeo más caluroso registrado.

El informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de 2022 expuso lo “peligrosamente cerca que está el mundo de alcanzar puntos de no retorno impulsados por el clima. Los aumentos alarmantes de los peligros, vulnerabilidades, exposiciones e impactos relacionados con la salud del cambio climático en toda Europa muestran la necesidad urgente de objetivos de mitigación ambiciosos que restrinjan el aumento de la temperatura global a menos de 1,5°C por encima de los niveles preindustriales y estrategias de adaptación eficaces para aumentar la resiliencia ante las crecientes amenazas para la salud del cambio climático”, cuentan.

Aragón tiene previstas para hoy temperaturas que llegarán a los 30 grados. Algo muy inusual que es un ejemplo más de lo que viene. Pero hay datos que llaman también la atención.

  • La exposición de la población a las olas de calor aumentó en un 57% en promedio en el periodo de 2010–19 en comparación con 2000–09, y en más del 250% en algunas regiones, poniendo a las personas mayores, los niños pequeños, las personas con condiciones de salud crónicas subyacentes y las personas que no tienen acceso adecuado a la atención de la salud con alto riesgo de morbilidad y mortalidad relacionadas con el calor (indicador 1.1.2).
  • El calentamiento global observado entre 2000 y 2020 se ha asociado con un aumento estimado de la mortalidad relacionada con la temperatura en la mayoría de las regiones monitoreadas, con un promedio de 15,1 muertes adicionales por millón de habit
  • La exposición al calor también socava los medios de subsistencia de las personas y los determinantes sociales de la salud al reducir la capacidad laboral.
  • La oferta laboral en sectores altamente expuestos (por ejemplo, agricultura) fue menor en 2016–19 en comparación con 1965–94 debido a una mayor exposición al calor.
  • El cambio climático también está impulsando eventos extremos relacionados con el clima cada vez más intensos y frecuentes en Europa, con impactos directos e indirectos en la salud, pérdida de infraestructura y costos económicos.
  • Entre 2011 y 2020, el 55 % de las regiones europeas sufrieron sequías estivales de extremas a excepcionales, y los fenómenos extremos relacionados con el clima se asociaron con pérdidas económicas récord en 2021, por un total de casi 48 000 millones de euros.
  • Las condiciones ambientales cambiantes también están cambiando la idoneidad ambiental para la transmisión de enfermedades infecciosas. Un porcentaje cada vez mayor de las aguas costeras de Europa muestran condiciones adecuadas para la transmisión de patógenos.
  • La idoneidad climática para la transmisión del dengue aumentó en un 30% en la última década en comparación con la década de 1950, y el riesgo ambiental de brotes del virus del Nilo Occidental aumentó en un 149 % en el sur de Europa y el 163% en Europa central y oriental en 1986–2020 en comparación con 1951–85.
  • Las temperaturas más cálidas también están cambiando las temporadas de floración de varias especies de árboles alergénicos, con temporadas de abedules, olivos y alisos comenzando 10 a 20 días antes que hace 41 años, afectando la salud de alrededor del 40% de la población en Europa que tiene alergias al polen.
  • Los fenómenos meteorológicos extremos amenazan también en el rendimiento de las cosechas, acortando la temporada de crecimiento de los cultivos en 9,3 días para el maíz, 1,7 días para el arroz y 6 días para el trigo de invierno y primavera.

Qué hacer en ese momento

Para evitar un aumento catastrófico de las temperaturas globales, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático deja claro que Europa debe descarbonizar completamente su sector eléctrico para 2035, con todas las centrales eléctricas de carbón cerrando a nivel mundial para 2040.

La respuesta de Europa a la guerra en Ucrania ya la crisis energética será importante para configurar la nueva situación geopolítica de Europa. “La crisis energética y las décadas de retraso en el cambio a la generación de energía baja en carbono corren el riesgo de un cambio a una mayor generación de energía a base de carbón en el corto plazo. Incluso como medida temporal, un aumento en el uso del carbón podría sumarse a las aproximadamente 8.000 muertes anuales asociadas con las centrales eléctricas de carbón, en el sector doméstico, revirtiendo los avances en salud logrados en la última década y socavando los esfuerzos para satisfacer Compromisos del Acuerdo de París”, detallan.

“El aumento de la dependencia de Europa de los combustibles fósiles aceleraría aún más el calentamiento global, aumentaría la contaminación del aire y sería perjudicial para la salud y el bienestar”, destacan. “Europa se encuentra en un punto crucial para el cambio. Si los planes de mitigación y adaptación climática se diseñan e implementan con la salud, el bienestar y la equidad como enfoque principal, esto podría representar la mayor oportunidad de política de salud pública del siglo”, avisan.

“Las ambiciosas estrategias europeas de adaptación y mitigación no solo protegerán la vida y el bienestar en Europa, sino también en los países que menos han contribuido al cambio climático antropogénico. El peligro de llegar a un punto sin retorno significa que Europa no puede permitirse el lujo de perder esa oportunidad”.

Riesgos para la salud del cambio climático

La exposición al calor plantea riesgos graves para la salud, en particular para las personas mayores, las personas con enfermedades respiratorias, renales o cardíacas crónicas subyacentes, las personas que viven en áreas urbanas y las personas con pocos medios para acceder a los mecanismos de refrigeración.

Son de particular relevancia para Europa, ya que el continente está experimentando el envejecimiento de la población, la urbanización y una alta prevalencia de enfermedades crónicas. Las proyecciones de cambio climático para Europa sugieren un aumento de las muertes relacionadas con el calor. “Sestima que las muertes relacionadas con el calor aumentaron en 931 (94%) de las 990 regiones monitoreadas entre 2000 y 2020, con un aumento medio general de 15,1 muertes anuales por millón de habitantes por década para la población general, y 60·4 muertes adicionales por millón de habitantes por década para personas de 65 años y mayores.

En España, por ejemplo, las cifras van desde 30,6 muertes anuales por millón de habitantes por década en España a -1,53 en Islandia. Según los datos, las muertes relacionadas con el calor en Europa podrían duplicarse en 34 años.

Y resaltan una medida de refrigeración aunque buena para la salud pero mala para el medio ambiente, “el aire acondicionado es uno de los factores más protectores de la morbilidad y mortalidad relacionadas con el calor. Sin embargo, el acceso al aire acondicionado es desigual: con entre 50 y 125 millones de personas que no pueden costear el confort térmico interior en Europa, las poblaciones pobres y marginadas están expuestas a un mayor riesgo de exposición al calor, lo que exacerba las desigualdades en materia de salud. El aire acondicionado contribuye a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire, la demanda máxima de electricidad y el efecto isla de calor urbano”.

Europa pone en peligro a millones de personas

Un dato del informe es doblemente llamativo, “aunque la región europea es solo el 8% de la población mundial, Europa es responsable de aproximadamente el 11% de las emisiones mundiales de CO2 de los combustibles fósiles y del 11% de las emisiones mundiales de CO2 de la demanda de alimentos”.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE representan el 17% de las emisiones globales acumuladas de gases de efecto invernadero (1950-2020), lo que convierte a Europa en uno de los principales contribuyentes a la crisis climática y pone en peligro la vida y la salud de cientos de millones de personas en todo el mundo.

FuenteAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos