19 C
Salta
domingo, septiembre 27, 2020

Lucrecia Martel y La ciudad que huye

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

La directora salteña Lucrecia Martel aborda un fenómeno social gestado en las últimas décadas: los countrys. Son barrios amurallados dentro de la ciudad, fortalezas posmodernas antidemocráticas que fragmentan la sociedad y psicotizan al individuo.

jpg_la_ciudad_huye.jpg
El cortometraje “La ciudad que huye”, es una investigación realizada el año pasado por la cineasta para una muestra itinerante de la facultad de arquitectura de la universidad de Buenos Aires.

Con la mirada lúcida, el ingenio creativo y la interesante percepción que caracteriza a esta artista, este corto muestra cómo algunos integrantes de nuestra sociedad viven en una Cultura Country“regresando al primitivismo” según Martel,encerrándose en los barrios privados y saliendo solo a “cazar” a esa jungla de cemento que es la ciudad.

El trabajo describe paredones, alambres de púas, portones electrizados, guardias etcétera, a modo de barreras que separan y excluyen a los demás vecinos de la misma sociedad.

Pasajes y calles con carteles de “Prohibido el paso” se imponen al vecindario que tiene sus propias estaciones con guardias privados, escuelas y hasta centros médicos. Asi se autoaíslan los que viven en más de los seiscientos barrios y Countrys del conurbano bonaerense.

Como ya ocurrió con su magnífico corto “Rey Muerto” y sus dos largometrajes -La ciénaga y La niña santa- que recibieron premios internacionales y cautivaron a críticos y público en festivales de primer nivel como el de Berlín y el de Cannes, en su nuevo cortometraje Lucrecia Martel tiene el talento indiscutido de sumergirnos en una delicada y sensibilísima atmósfera. Esta vez está abocada a analizar aguda y lascerantemente problemáticas sociales que desnudan la intención de los nuevos modelos de sociedad que propone e instala el neoliberalismo.

jpg_martel.jpg
Por supuesto que estas barreras urbanas generan violencia alrededor de la ciudadanía y constituyen un problema de exclusión y discriminación, hasta se podría decir “amorfizante” para los niños que crecen distanciados de la población a la que sólo miran de lejos, cuando salen de sus casa-cárceles.

La mirada de Lucrecia nos hace ver esta realidad:

“La ciudad no es solamente un grupo de edificios y servicios que se le brindan a los ciudadanos, es un espacio narrativo donde uno arma su identidad”

“Esto desaparece en esa cosa articulada llena de pasajes barreras y dispuestas de una manera ficticia que tienen los barrios cerrados”

“Peligra la idea simbólica de ser ciudadano”

El espacio en el cual un ser humano crece genera más adelante su descripción del mundo, su universo, con el cual formará asociaciones diversas y construirá sus símbolos para inventar sus códigos que harán de ese ser un humano comprensible y socialmente adaptable.
Por supuesto que diversos factores pueden alterar ese desarrollo pero el encierro y la privación de entornos más reales es sin duda un problema social porque fragmenta a la sociedad en compartimentos estancos y personal porque psicotiza al individuo.

Enlaces:

Cortometraje “La ciudad que huye” de Lucrecia Martel.
hacer click para ver el cortometraje

http://www.youtube.com/watch?v=LeUvjPIJm_s

Entrevista a Lucrecia Martel en Sao Paulo

http://www.youtube.com/watch?v=ELsZtUEnuDM

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...