18.6 C
Salta
lunes, abril 19, 2021

Música de fines del siglo XIX

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Strauss compone una obra maestra de apenas quince minutos -el maestro Roel usó diecisiete- donde luce sus dotes de orquestador extraordinario. Soledad de la Rosa, exquisita, de afinación imbatible.

Salta, jueves 17 de noviembre de 2011. Teatro Provincial. Soledad de la Rosa (soprano). Orquesta Sinfónica de Salta. Director Mº Enrique Roel. Las alegres travesuras de Till Eulenspiegel op. 28 de Richard Strauss (1864-1949). Sinfonía nº 4 de Gustav Mahler (1860-1911). Aforo 80%.

Richard Strauss se sentía muy a gusto en el género denominado “poema sinfónico”. El más corto de los que escribió fue justamente el de esta noche. Se trata de un cuento musical que relata las picardías de un legendario personaje que habría vivido en la primera mitad del siglo XIV en el norte de Alemania, Países Bajos e Italia. Travieso, alegre, a veces desopilante, dedicado a atrevidas correrías que hoy divierten a niños pero en su época fueron consideradas con un sentido de insolencia desacostumbrada para las formas de esos tiempos. Sus actitudes irreverentes, lo condujeron al castigo de la horca como lección para otros que quisieran emularlo. Till Eulenspiegel y su leyenda fueron el germen de no pocas expresiones artísticas una de las cuales fue esta maravillosa muestra de música programática. Strauss compone una obra maestra de apenas quince minutos -el maestro Roel usó diecisiete- donde luce sus dotes de orquestador extraordinario. Trémolos, algarabías instrumentales, cambios de tonos, cadenzas para violín solo, fantástico uso de los metales pesados en especial la trompa -su padre fue un eximio ejecutante- cuyos pasajes son de concurso, hasta llegar al redoble de la percusión cuando Till va rumbo al tribunal que lo condena y luego a su ejecución. El atrevido muere corporalmente pero queda en las mentes de sus seguidores su inmortal alegría. La orquesta local conducida por su titular entregó una vibrante y también deliciosa traducción de esta notable y socarrona página escrita en 1895.

Cuatro años después, ya terminando el siglo, el gran sinfonista que fue Mahler escribe su cuarta sinfonía. Para muchos -no me cuento entre ellos- es su trabajo más modesto. Por el contrario, estamos los que reconocemos que el autor produce una sinfonía donde se aprecia el estupendo uso del contrapunto en su particular y obsesivo modo de mostrar sus ideas. El primer movimiento en donde debía escucharse con mayor volumen el cencerro acompañando el fraseo de la cuerda, es equilibrado en lo relativo a masa sonora. El segundo movimiento continúa arrimándose a la idea primigenia de esta sinfonía. Su devenir va en búsqueda de un propósito: poder usar una canción anterior, data de 1892, que gustaba al compositor y que habla de la “Vida Celestial” del ciclo “Des Knaben Wunderhorn”. El tercer esquicio llamado Ruhewoll es de una belleza inenarrable. Su exposición es tranquila y sigue preparando al oyente para algo que era muy apreciado por Mahler: la unión de voz y construcción sinfónica. La sensación es que uno va sobre una nube de sonidos, sensible, lírico, con envidiable unión entre maderas y cuerdas. Así llega ese final donde la soprano Soledad de la Rosa, exquisita, de afinación imbatible, agudos casi angelicales, cumpliendo indicaciones precisas del compositor en el sentido que la voz pueda ser escuchada por encima del sonido orquestal –mérito de Roel– lleva a la obra a lo mas refinado de la música de esta cuarta sinfonía. Seguramente las conversaciones previas entre cantante y director deben haber conducido a este excelente resultado. Así se entendió y los oyentes aplaudieron de pie. Mahler y Strauss muy bien servidos.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...