34 C
Salta
viernes, septiembre 25, 2020

Natalia Oreiro y Unicef: el ataque y la envidia de los famosos

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Natalia Oreiro (40) viajó al norte de Kenia “para conocer de cerca y compartir cómo viven las niñas, niños y adolescentes de las zonas más afectadas por la sequía y la desnutrición”. Así lo informó la entidad en un comunicado, en medio de una gran controversia por las fotos de su experiencia en África, que terminaron en la portada de la revista Gente. Incluso fueron repudiadas por otros famosos, como Federico Bal: “No entiendo de verdad por qué hacen este tipo de cosas. Me da pena y hasta un poco de lástima”. Segundo mensaje: “Igual, está bien. Ella está comprometida con la causa, me choca este tipo de fotos. Chau, sigo con la mía”. Finalmente subió un mensaje: “La caridad debe ser anónima, de lo contrario es vanidad”. En un delicado cuadro de situación social, donde conseguir agua potable es una tarea que a una familia puede demandarle todo el día, tras recorrer hasta 20 kilómetros, UNICEF instala clínicas móviles para asistir a los niños que padecen desnutrición severa aguda. “Natalia Oreiro conoció a las mujeres que asisten a la clínica móvil, pesó y midió a sus bebés. También interactuó con los voluntarios y trabajadores comunitarios, y entregó alimento terapéutico, una pasta con alto valor proteico realizada a base de maní, que se usa para tratar la desnutrición”, se informa. (Infobae)

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...