26 C
Salta
miércoles, septiembre 23, 2020

Osqui Guzmán y el Bululú, la costura de dos mundos: el español y el boliviano

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

El actor y autor (El amateur), Mauricio Dayub, dirige esta propuesta en la que el fantasma de José María Vilches espera ser hallado en la recitación de las obras doradas del Siglo de Oro español. Mas el actor y su director, realizan un gran giro en el que como un solitario, la piedra preciosa se engarza a la joya.

Osqui Guzmán, hombre-elenco, invoca a sus ancestros bolivianos para introducirnos en otra cultura, la del renacimiento español. “Soy un bululú” -exclama en su espectáculo y no deja lugar a dudas: centrado en la actuación, nos pasea por esos retazos de literatura, una especie de pastiche, que bien encaja en su parte final: “estoy hecho de retazos”.

El hilo conductor de la obra de teatro es el memorial de su vida, un relato testimonial acerca de su encuentro con Vilches a través del bululú, su deseo de estudiar Kung Fú – y su mismo origen. Por eso dice en un fragmento de la puesta: “mi karateca interior me llevó a Vilches”. Una bella comparación que traza Osqui Guzmán es la muerte de su padre y la del comediante por ello se interpreta también que la presentación del bululú es una especie de ritual por el que recuerda a los muertos. Y muy emocionado, el actor expresa frente a la muerte de su antecesor: “¿estaría él repasando los versos?”

Dijo Ernesto Schoo: Otra palabra que, pese a su extrañeza, nos resulta familiar, es “bululú”. Gracias al inolvidable José María Vilches, aprendimos que se trataba de “un comediante que iba por los pueblos representando él solo todos los personajes de una comedia, loa o entremés”. Durante muchos años, en la década del 70, Vilches ofreció las canciones, los poemas y las ocurrencias de su Bululú en Buenos Aires y en localidades del interior. Fue justamente en una de esas giras cuando el actor español murió, joven todavía, en un accidente en una ruta.

hi_6-87.jpgOsqui es un actor excelente, de una increíble ductilidad, capaz de interpretar varios personajes de manera simultánea como bien lo hace en el arranque, con el galán y la dama y durante toda la obra. Cervantes, Lope de Vega y Lorca eran recitados por Vilches, y Osqui conoció el lirismo y la elocuencia a través de un casette que llegó a sus manos. En el Conservatorio tomó la decisión de ser un bululú y buscó a Dayub para dar la fina terminación a la obra, tal y como hace un sastre de alta costura. Osqui es el sastre que recupera la memoria colectiva pero instalando su propia imagen, de manera fresca y jovial. Un montaje de oro español y boliviano.

Ficha técnico artística

Autoría: José María Vilches

Adaptación: Osqui Guzmán
Actúa: Osqui Guzmán

Escenografía: Graciela Galán

Diseño de vestuario: Gabriela Aurora Fernández

Diseño de luces: Graciela Galán

Música: Javier Lopez Del Carril

Entrenamiento musical: Javier Lopez Del Carril

Asistencia de dirección: Leticia González De Lellis

Coreografía: Pablo Rotemberg

Dirección: Mauricio Dayub

– Fotos tomadas durante la función.

– Nota relacionada:

El Bululú llega a Salta

https://www.salta21.com/El-Bululu-llega-a-Salta.html

Artículo AnteriorLa difícil acción de estrenar
Artículo SiguienteCulto a la hipocresía

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...