11.4 C
Salta
lunes, julio 15, 2024

“Río arriba”: la memoria de nuestros pueblos

Notas más leídas

El falso progreso: los ingenios enriquecieron a los Blaquier y a los Patrón Costas. Funcionó muy bien el exterminio. Un genocidio silencioso y a pasos de hormigas. Culturas destruidas, mano de obra barata. Río arriba (2005) es un film que muestra la historia de una cultura aborigen arrasada.

Ulises de la Orden echa por tierra la hipótesis sobre los héroes-patrones de los Ingenios, incluso ahonda en sus propias raíces y motivado por Don Manuel, su bisabuelo quien llegó a principios del 1900 al Ingenio San Isidro y arrendó las tierras en 1923 por 24 años, va en busca de la historia profunda de la gente trabajadora, de los zafreros. Con música original de Ricardo Vilca (fallecido el 19 de junio de 2007), penetra la tierra río arriba, cruza las Yungas y llega hasta Iruya; se interna por caminos transitables sólo a pie para buscar los vestigios de una cultura exterminada: la de los kollas en Iruya.

Sus bienes son recortes, fotos y fragmentos de una historia idealizada en los manuales donde se ve al indio trabajando feliz en la zafra, cuando en realidad los explotaron, los obligaron a trabajar a cambio de tierra y comida. Jamás percibían salarios porque todo quedaba en las proveedurías: les fiaban a cambio del salario completo. Así, abandonaron sus terrazas, sus cultivos, sus trabajos, sus costumbres: al servicio de los patrones.

El documental muestra cómo los trenes y el azúcar trajeron el progreso a los señores feudales, quienes eran lo únicos con poder sobre los campos y sobre las vidas de los kollas. El tren llevó a los kollas a la zafra como si fuesen esclavos, al no poseer títulos de las tierras eran forzados a trabajar con la caña de azúcar y para pagar al comerciante. Los contratistas avasallaban a la gente. “Venían como animales en vagones… eran sucios los kollas…” dice textualmente una señora mayor que cuenta desde el lado de los patrones. “Vino Perón y desapareció la proveeduría”-agrega. Las comunidades aborígenes estaban expuestas a la viruela y a otros padecimientos, pues el trabajo de sol a sol no tenía más que sufrimiento y pérdida. Mal alimentados, fatigados, en medio de un trabajo insalubre, se enfermaron y murieron.

Antes de la llegada de la zafra y de los señores feudales, los kollas se autoabastecían, cuenta Pepe, el maestro de la zona. El ingenio fue una causa grande del abandono de la tierra y como consecuencia, de la erosión en las terrazas que se derrumbaron y formaron piedras y barro, cerró el río Nazareno y arrastra el lodo hacia abajo.

Ulises de la Orden llega a 4000 m de altura donde falta el aire y no hay turismo, en una caminata a pie durante 2 días. Encuentra los restos de las terrazas que duraron siglos, ahora apenas talladas, abandonadas y sin riego en medio de los cerros de Iruya. El falso progreso trajo la destrucción, cada historia tendrá su volcán y su terraza, “lo que sucede río arriba llega río abajo”, casas enterradas en el lodo y piedra. Nada.

Los señores feudales crearon la necesidad y luego vino la tecnología: los echaron y no pudieron jubilarse. Mientras, cuando eran explotados, no podían oponerse al sistema. La desaparición de las personas eran atribuidas al “familiar”: cuando un kolla reclamaba, no volvía nunca más y les hacían creer que se los llevaba el “familiar”-cuentan los propios aborígenes. “Vaya a machetear”- les decían- “era Patrón Costas o el familiar?” Iban y no volvían. La zafra duraba desde junio a octubre: “30 años pelando caña, meta hacha nomás”- cuentan. Un laburo pesado en el que tragaban cenizas todo el día (tosen). No tenían obra social.

El ingenio San Isidro se fundó en 1760, es el más antiguo del páis. Funcionó hasta el año 93 y se reabrió en el 2000. Una máquina reemplaza 150 hombres, tiene una producción de 1500 tn de azúcar orgánica (El Chango). El otro ingenio, es el de San Martín de Tabacal, de un lado y del otro, corrieron a los zafreros que alguna vez dejaron sus vidas allí.

Don Manuel fue un campesino inmigrante que escapó del hambre, arrendó el ingenio por más de veinte años y luego vinieron otros. Los kollas dejaron de producir uvas, peras, manzanas, dulces y vinos, entre otras cosas, hasta que el cerro se vino encima.

Actualmente tejen en su telar y viven de sus cosas: “aquí no hay necesidades, tenemos siembrita, hacemos trueque, así se pasa la vida, siempre se tiene”-dice un hombre de la comunidad, Gutierrez. Un mes se tarda en hacer un poncho. Cuenta que en la zafra había maltrato, que el hombre cortaba la caña y la mujer la pelaba, que prefiere esta vida, la del telar, porque no hay patrón.

Ulises finaliza su viaje en la Fiesta de la Virgen del Rosario. Describe la inteligencia campesina y habla sobre los valores basados en la madre naturaleza. Muestra a Los Cachis, quienes resguardan la cultura ancestral que se defiende de la espada y la cruz impuesta: “no dejaremos de ser quechuas o aymaras”.

Bernabé (indio) cuenta que el indígena no hablaba de dios ni del diablo, el bien y el mal vino del español. Se queda en su lugar porque en la ciudad pasa hambre, en sus tierras hacen trueque (maiz por sal y otras cosas). “En verano no llega nadie”.

La música de Vilca estremece, la historia (que no está contada oficialmente) nos despierta de un salto. Cómo avanzó el progreso sobre el originario, cómo, de a poco, se fueron yendo… Un siglo de apogeo en Iruya fue borrado por la zafra y tienen nombres y apellidos los señores…

La imagen de un ferroviario lo explica todo: “me volví en el último tren para estar en el último viaje”. El falso progreso.

Hoy, la historia se traslada a la soja. Los latifundistas siguen siendo dueños de las alforjas. Ahora los kollas somos todos.

Sinopsis de la película

jpg_rio_arriba_1.jpgUn viaje en tren, a dedo, a pie y en lomo de burro desde la ciudad hasta lo más profundo de los Andes…

Un viaje interior del director del film, que explora desde su historia familiar, con un antepasado que explotó un ingenio azucarero, las consecuencias que la industria del azúcar produjo en las comunidades Kollas de la región de Iruya.

Rodada en los escenarios naturales de la cordillera y editada al ritmo de la música original del maestro humahuaqueño Ricardo Vilca, Río Arriba, se pregunta y responde qué pasó con la tierra y la cultura de los kollas cuando se vieron forzados a trabajar en la zafra de la caña de azúcar.

Río Arriba, un viaje por nuestra historia. Una búsqueda de memoria y raíz.

Premios recibidos:

– PREMIO DEL PÚBLICO A LA MEJOR PELÍCULA – PREMIO DEL JURADO AL MEJOR DOCUMENTAL REGIONAL
VI Festival Nacional de Cine Documental, Jujuy, Argentina

– HONOURABLE MENTION
Planet in Focus Film Festival 2005, Toronto, Canadá

– PREMIO AL MEJOR DOCUMENTAL
II Festival de Cine y Video Latinoamericano de Buenos Aires, Argentina

TÍTULO ORIGINAL: Río arriba

PAÍS: Argentina

DIRECCIÓN: Ulises de la Orden

GUIÓN: Paz Encima, Germán Cantore, Miguel Pérez y Ulises de la Orden.

GÉNERO: Documental

ESTRENO: Septiembre de 2004 (provincia de Salta, Argentina), 14 de marzo de 2008 (España).

3 COMENTARIOS

  1. “Río arriba”: la memoria de nuestros pueblos
    acabo de ver esta peli-documental extraordinaria, me duele el alma ver lo que ya habia escuchado, la explotacion y el exterminio de una cultura. Hasta cuando habra que soportar injusticias que parecen ser de otros siglos? Felicitaciones a Ulises y equipo….es una utopia pedir que sea vista en todos los colegios de Argentina?

  2. “Río arriba”: la memoria de nuestros pueblos
    Anoche, dia 22 de septiembre en el Canal Encuentro he visto esta hermosa obra de arte, he seguido de cerca estas historias, pues me han parecido siempre de extrema necesidad de conocimiento, al menos para mi…Sabia de una parte de esta historia…..

    Con todo respeto pregunto: Donde puedo ubicar una copia de Rio Arriba, o al menos un CD, busque un libro y no lo encontre…

    Por favor una respuesta…
    Gracias.
    Oscar.

  3. “Río arriba”: la memoria de nuestros pueblos
    Mi comentario es simple, no me canso de ver el documental y ver la lucha constante de los Kollas por revitalizar sus tradiciones, su cultura y estar el día de hoy peleando por el titulo de propiedad de sus tierras!… de la peli solo tengo flores, para que decir mas!

    Lo que quiero remarcar es el final de la nota, el planteo de la soja y el identificarse con los Kollas! Muy bueno y me deja pensando, saludos.
    Rocio mofer203@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos